Comentario Economía

El nuevo Guayaquil: Los tallarines

( Y ciertas malas costumbres afean y afearán la ciudad de Guayaquil)

No es la primera ocasión que escribo sobre este tema. Guayaquil, pueda lucir muy bonita, pero, mientras exhiba los “TALLARINES” (de luz y de teléfonos) colgados de cada poste, en cada esquina de la ciudad, jamás será atractiva. Se requiere la cooperación de las empresa eléctrica y telefónica para que los desaparezcan. Una tarea de años quizás, pero tiene que empezar ya!!

El Municipio de Samborondón, tiene el mismo problema, pero ya empezó, cambiando los postes y “escondiendo” la cableria, en el subsuelo.

Los tachos para basura, son escasos o insuficientes para la generación de basura no degradable. La ciudadanía, cómoda y de malas costumbres, prefiere votar, lo que va consumiendo, al suelo (residuos). Por igual en la calle, en los buses mientras viaja o en las playas.

Es una gran falta de educación y de respeto a la ciudad y a los ciudadanos que transitamos por sus calles.

FALTA EDUCACIÓN, en todas las órdenes y niveles sociales.

El ex Presidente. Galo Plaza Lazo, decía; “El Ecuador necesita Escuelas y más escuelas”. El Dr. Otto Arosemena Gómez, tuvo como lema de su campaña: “Haré una escuela por dia”. No se si cumplio o no su propósito, como Presidente del Ecuador. Pero, habrá logrado, en algo, mejorar la educación del pueblo ecuatoriano.

Recuerdo de niño, hasta joven, la existencia de “escuelas nocturnas”. Nuestra casera Doña Olga Ruiz, era profesora y Directora de una Escuela Municipal Nocturna. Cumplian una gran labor, hasta que un Alcalde las elimino al igual que algún Gobierno de turno.

Posteriormente el ex Presidente Correa, eliminó las escuelas uni- docentes, para construir las escuelas del Milenio, que según el Presidente Lenin Moreno, “son un desastre”.

Con el préstamo del F.M.I., posiblemente se mejoraran y ayudarán a mejorar el nivel educativo de los ecuatorianos. OJALA!!!

Pero, el mal comportamiento de las personas, es en todos los lugares, es un hecho en las calles, en los restaurantes, en el trabajo, en los ascensores, en fin.

Sin embargo todavía habemos personas educadas, aunque somos “una especie humana en proceso de extinción”. Y por supuesto jóvenes que saludan y dan el paso, cosa que me agrada, pero también me recuerdan que ya estoy viejo y así lo digo, algunos me responden, señor “son viejos los caminos”.

Mucho se ha avanzado en modales y formas de comportamiento, pero falta más, para tener una ciudad con gente educada y amable. Boston es quizás la ciudad más amable y educada de USA.

Son varios de los retos que le esperan superar a la nueva Alcaldesa de Guayaquil.

Tengo fe que lo hará para el bien de todos los y los no guayaquileños afincados en Guayaquil y en las afueras de la ciudad.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *