Comentario Poesía & Arte

Mi forma de querer

Amarte es una eclosión que calcina mis adentros.
Lo que llevo debe revelarse para darse por urgir.
Es un volcán de sensaciones que obnubila mis sentidos.
Un desasosiego que reclama el sometimiento de tu entrega.
Profeso por ti un sentimiento salvaje; brutal, apasionado.

Una conmoción iniciada por su propia intensidad.
Es el agregado de un total; una turbación que convulsiona.
Mi amor es mucho más que mi razón.
Un propósito mayor que la fundamentación de mí vivir.
Es el sin sentido del sentir que me grita por salir.

Me es tan necesario como el aire para respirar.
Es un desenfreno que se calma cuando calmas mí pasión.
Una hoguera que se abrasa con un fuego inextinguible.
Un inconsciente dominando mi conciencia.
Es el amarte de una entrega sin frontera.

Mis sentires se cunden con vigores de furor insospechable.
Todos mis ardores perseveran para seducir tu vientre.
Termino en paroxismos derramados que no pueden ser calmos.
Mi sentir es el complemento de un completo.
Un frenesí que sobrepasa los sin controles del querer.

No concibo mis estremecimientos sin sus prisas para ti.
Vivo el frenesí que me da mí identidad.
Albergo sensaciones que confluyen a romper silencios.
Necesito poseerte para hurgar en tus olores.
Te veo con los ojos del sentir; del percibir.

Debo saciar en tus entrañas la desesperación de mi salvaje instinto.
Tengo que fraguarme con tu cuerpo en una música sin tiempo.
Traigo urgencias que se hierven de impaciencias.
Mi sentir está preñado de una irrealidad sin calendario.
Mi amor se hospeda donde el arrebato es más importante que vivir.

Ardo en una brasa que se combustiona para ti.
Solo respiro mi respiro si respiro tú respiro.
Voy loando con el canto de un eco enmudecido.
Soy un dar y provocar; un proceder y suceder.
Te deseo con el hambre del tener; del pretender.

Soy un ruido amordazado que pregona los susurros quedos.
Sobrevivo en la excitación de mis ansias por cumplir.
Te grito desde los silencios más ruidosos.
Mí frenesí es incontrolable; inagotable, inenarrable.
Es la sinrazón de los te quiero que no te puedo decir.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *