Opinión Política

Mi voto será por ti, Guayaquil.

Aún recuerdo mi primera votación para Alcalde de Guayaquil, allá por el año 1992, veníamos de un período de barbarie, donde en un año, a punta de golpe y de bala podía un Concejal amanecer como Alcalde y al siguiente día, ya no ser ninguna de las dos dignidades.

Tiempos funestos para nuestra querida Guayaquil, Madera de Guerrero, ciudad que llegó a ostentar el record Guinness como la segunda urbe más sucia del mundo, sólo encimada por Calcuta, donde los espacios dentro del Cabildo Porteño, eran alquilados a mercaderes por metro cuadrado y si querías beber, drogarte o realizar otras cosas, también las podías obtener dentro del Palacio Municipal.

Dentro de ese ambiente terrible y populachero que gobernada a la Ciudad, el ingeniero León Febres Cordero, tomó la decisión, con el apoyo de la empresa privada, de correr para la Alcaldía, con el fin rescatar a nuestro territorio, del albañal en el que lo habían convertido quienes fungieron de sus administradores.

En agosto del 92, el expresidente LFC asumió su primer mandato como alcalde, dando inicio al cambio positivo, primero en la autoestima del guayaquileño y luego desde la profundidades de la obra pública, para dejar listo y en camino para que el Alcalde Nebot revolucione en beneficio de todos nuestros coterráneos el cambio por el Guayaquil del desarrollo.

Nuestra actual candidata, dio sus primeros pasos en la administración pública en la primera administración de LFC y luchó como muchos lo hicimos, para que los más caros intereses de los necesitados se vayan uno a uno cristalizando. Su sabiduría, comprensión y amor por el prójimo, le permitieron a Cynthia ir escalando en el quehacer político y ahora representa a la línea del Cambio Positivo, iniciada por Febres Cordero y continuada excelentemente por Nebot para proseguir con el Guayaquil del futuro que todos deseamos.

Cynthia Viteri tiene sobrados méritos para convertirse en la alcaldesa que cumpla con tres décadas de buenas administraciones social cristianas y así mismo, para recibir a Guayaquil en sus 200 años de independencia en el 2020, mi voto será por ti, Guayaquil, mi voto será por CYNTHIA, mi alcaldesa.     

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *