Opinión Política

Mejorar la transparencia y fortalecer la lucha contra la corrupción

Entre los 4 puntos del Plan de Prosperidad presentado por el Gobierno de Moreno y aprobado por los organismos multilaterales, entre ellos el FMI, para la entrega de préstamos por $ 10.200 millones al Estado ecuatoriano, tenemos “Mejorar la transparencia y fortalecer la lucha contra la corrupción”, lo cual implica el reconocimiento mundial sobre la falta de transparencia en las instituciones de control de nuestro país, que debilita la labor de luchar contra la corrupción.

Un acuerdo anticorrupción fue suscrito en enero 2019 entre la Contraloría, la Fiscalía y la Procuraduría. La Secretaría Anticorrupción de la Presidencia y el Consejo de la Judicatura se sumaron el 19 febrero 2019. También, en febrero, Lenin Moreno anunció la creación de la Comisión Internacional Anticorrupción e indicó que un grupo de expertos internacionales e independientes dará seguimiento y apoyo al trabajo de algunas instituciones ecuatorianas y sería integrada por 5 expertos.

¿Se debe investigar los actos de corrupción con la ayuda de los organismos que deben ser investigados o las investigaciones deben ser independientes?

Los ojos de los nuevos organismos anticorrupción deben dirigirse también a la Fiscalía, a la Contraloría, a la Procuraduría y a los jueces. Es muy difícil combatir la corrupción con organismos de control infestados de corruptos que obstruyen el curso de la justicia. Es necesario hacer una limpieza. Por ejemplo, tenemos jueces de biberón, sin la experiencia ni el conocimiento para el cargo que ocupan, y peor, están infectados con el virus de la corrupción. Es conocido que el Contralor del correismo tapó los actos de corrupción de ese gobierno, pero obviamente no pudo haber actuado solo, o sea, es evidente que ese organismo de control está infectado con el virus de la corrupción y es necesario sanearlo. De igual manera, la Fiscalía y la Procuraduría.

¿Muchos cocineros dañan la sopa?

¿Cómo va el Gobierno a resolver los problemas de corrupción relacionados a nuestra función judicial para evitar que sigan burlándose del pueblo ecuatoriano con decisiones como la del “Tribunal que ratificó la inocencia de Iván Espinel y otros siete procesados por el caso de peculado”? Esa noticia causó tanta indignación entre los ciudadanos, que hasta la ministra de Gobierno tuvo que quejarse de ese tribunal.

Pero es lo que vemos diariamente en las noticias, porque esto es Ecuador, donde parece que no hay derechos humanos para la gente honesta, que definitivamente no tienen acceso a un empleo con poder de decisión, ya que esto parecería estar reservado
para los corruptos.

Ya surgieron acusaciones de un partido político contra otro, porque ha obtenido mayoría en el Consejo Nacional Electoral y supuestamente hará fraude en las elecciones. También, algunos candidatos a Alcalde de Guayaquil y Prefecto de Guayas se quejaron sobre las irregularidades en el manejo de las franjas electorales, por parte de sus propias agrupaciones políticas.

Esto siempre existirá mientras no tengamos un cambio profundo en nuestras instituciones, con un fortalecimiento de nuestras instituciones del Estado. Anteriormente me referí al Código de la Democracia y a la Ley Electoral, que deben ser revisados y reformados, y al Consejo Nacional Electoral, que no debe simplemente cambiar su miembros, sino que debe ser reestructurado para que sea verdaderamente independiente de los partidos y movimientos políticos.

Pero esto no es posible manteniendo la misma constitución correista, y las instituciones creadas a partir de ella, que provocaron la multiplicación de los actos de corrupción y su impunidad.

En Ecuador han proliferado las instituciones para la lucha anticorrupción y una gran mayoría de los políticos se atribuye esta lucha contra la corrupción, especialmente durante el periodo electoral, donde tenemos una ciudadanía observando incrédula e impotente, mientras las denuncias de actos de corrupción abundan a diario y hasta involucran a personas cercanas al presidente Moreno y sus colaboradores.

El 30 de octubre 2018, en mi artículo “¿La guerra de los corruptos?”, escribí:

“El concepto de moral es tan bajo que los corruptos dicen ser perseguidos políticos, porque consideran que son perseguidos por políticos corruptos como ellos, ya que asumen que política es sinónimo de corrupción. ¿Estamos viendo ‘La guerra de los corruptos’?”

Sin embargo, no es cierto que en Ecuador hay solo dos opciones: Ser corrupto o ser corrupto. Ser honesto sí es una tercera alternativa. Para cumplir con las obligaciones contraídas con los organismos multilaterales, para ser sujetos de créditos futuros, para mejorar nuestra credibilidad como Estado, a nivel nacional e internacional, y reducir nuestro riesgo país, no es suficiente crear más comisiones anticorrupción, que entorpezcan esta lucha, sino que la honestidad es la única opción para el desarrollo de Ecuador.

Esta honestidad no se la va a encontrar en los que quieren tapar sus propias fechorías. Si el Gobierno quiere transparencia, esta debe venir con los que no están comprometidos, con los que no tienen conflictos de interés, con los que no son jueces anticorrupción y, al mismo tiempo, parte de la corrupción.

2 Comentarios

  1. Avatar
    Cordinador nacional Del Movimiento Politco exportador Agroindustrial suelo patrio

    Éxitos Carlos , yo cuando empecé a formar parte de las bases de la población de la Republica del Ecuador, vi en la solución de terminar con la pobreza creada por unos cuantos , la solución es que nuestros avitantes tenga un trabajo digno estable sin límite de edad y capacitación Agroindustrial para generar trabajo estable mediante la exportación Agroindustrial, pronto tendremos un nuevo Gobierno para desarrollar al individuo de nuestro suelo patrio,. Solo así se termina con la corrupción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *