Opinión Política Salud & Medicina

Ecuador 20/20: Una visión diferente – Obligación del Estado

¿La obligación del Estado es castigar el asesinato, o es prevenir el asesinato? ¿Debe el Estado prevenir o sancionar? ¡Creo que debemos reflexionar y ubicarnos en la realidad de los problemas!

¡Todas nuestras leyes son hechas para sancionar! ¿Es esa la función real de la justicia? Me impactó leer en VISTAZO la entrevista a María Mercedes Cuesta, chica preciosa, a la que estimo y quiero mucho. Fue mi paciente de pequeña. Nunca supe lo horrible que tuvo que sufrir de chica, y peor lo que tuvo que sufrir después. Pensé que con lo linda que era, su vida debería ser un jardín de rosas y no de espinas, como parece haber sido.

La gente se quedó impactada con el cambio de mujer provida, a defensora del derecho de la mujer, no a abortar, como algunos quieren pensar, ¡sino a decidir!

Quiero aclarar: ¡Soy 10.000% PROVIDA! Pero insisto: ¿Cuál es la función del Estado?

¡Si el Estado está para castigar, vivimos en un mundo criminalmente horroroso, en el que lo que se busca es delinquir! ¡No creo que esta sea la finalidad de los que escribieron las leyes! La verdadera función del Estado, es la armonía entre sus ciudadanos, el buscar el SUMAK KAWSAY de toda la población. Si el puerco más ruin, rompe el chiquero, será castigado acorde a las leyes.

¡Es el Estado el que tiene la obligación de hacerse cargo del seguimiento de estos embarazos! Pero antes, tiene la obligación de hacer un ¡MEA CULPA! y cambiar las estúpidas y obsoletas trabas para la adopción correcta, sin entrar en polémicas de querer promover aberraciones. La adopción debe tener trámites fáciles y lógicos, para parejas de personas casadas legalmente, que desean tener hijos, logrando integrar los chicos a esos hogares a la menor edad posible. Es absurdo que para adoptar, habiendo tantos niños que esperan ser adoptados, haya que esperar meses y años. ¡Cuántos hogares de parejas casadas necesitan llenar sus vidas con un niño! Y ¡cuántos niños que son abortados, serían felices consiguiendo un hogar donde reciban alimento, cariño, educación y amor! Podría exigirse que una o dos parejas certifiquen la viabilidad de los padres, para evitar el tráfico o el abuso, y que ellos respondan por la pareja que adopta.

Que no se quiera aprovechar este escrito para fomentar aberraciones. La familia normal, es ¡PADRE, MADRE e HIJOS! Por favor, que no se quiera soslayar la ley de la naturaleza. ¡Solamente debe ser aprobado lo NATURAL! No puede existir ningún derecho para adoptar, sino para parejas de HOMBRE Y MUJER, es decir entre quienes NORMALMENTE podrían tener hijos. Un niño, para su desarrollo normal, necesita de un padre y una madre.

Si el Estado abre casas de acogida para madres embarazadas con hijos no deseados, se acabarían los abortos clandestinos, estas mujeres tendrían un chequeo prenatal adecuado, disminuiría la mortalidad materna significativamente, ayudaríamos a parejas que desean ser completadas con familia (siempre y cuando se agilite los trámites de adopción, que son criminalmente engorrosos). No creo que ninguna madre sea tan egoísta, que prefiera matar a su propio hijo, en vez de dejarlo ser feliz con otros padres.

José Fernando Gómez

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *