Economía Opinión Política

Fortalecimiento de las instituciones del estado

Cuando inicié mi carrera política en 2006 propuse el fortalecimiento de las instituciones del Estado, como uno de los puntos principales de mi Programa de Gobierno, ya que entonces veía que nuestras instituciones estatales eran débiles en organización, preparación de los elementos que las componían y pobreza en el presupuesto destinado para que estas instituciones puedan llegar a ser sólidas.

Desde entonces nuestras instituciones del Estado no solo que no han sido fortalecidas, sino que deliberadamente fueron debilitadas y en algunos casos se las corrompió, más de lo que ya estaban corrompidas.

Mi propuesta de ser duro contra el crimen y duro contra las causas del crimen se mantiene, más aún cuando el clamor ciudadano es por mayor seguridad para una población que se siente expuesta y desprotegida ante los criminales. Ser duro contra el crimen y duro contra las causas del crimen significa ser duro con los criminales, pero también duro con la falta de educación y la falta de empleo.

El gobierno correísta tuvo la brillante oportunidad de desarrollar nuestro país no solo en el ámbito económico, sino también en otras áreas como seguridad. Ahora la falta de seguridad agobia a nuestra nación, cuyos ciudadanos observan absortos, y en muchos casos impotentes, los atracos a la nación perpetrados no solo por criminales de cuello blanco, sino también por criminales comunes, que sobresalen en medio del caos que se vive en nuestro país.

Lamentablemente el ex-dictador no solo despilfarró la riqueza recibida durante esa década, sino que conformó un gobierno altamente organizado para el crimen que se alzó con el santo y la limosna, que podría llegar a 70 mil millones de dólares, prácticamente sin cuestionamientos por el temor al chantaje y la amenaza, en medio de la manipulación de las masas con propaganda falsa, engañosa y mentirosa que silenció a muchos por su ignorancia, por el miedo, la conveniencia o complicidad.

Y lo que ahora tenemos es un Estado lleno de deudas que no pueden ser servidas, es decir que no alcanza para pagar el capital y los intereses debidos, ni tampoco para pagar deudas corrientes, a tal punto que el Ministerio de Finanzas se ve obligado a buscar un plan de pago con base en créditos de la banca pública y privada, que podrían ser pagados con las órdenes de pago del Ministerio (El Universo, 26 enero 2019), para cumplir con decenas de proveedores del sector público, que se mantienen impagos desde hace varios meses. Y también se busca acordar son el Seguro Social y con el SRI un mecanismo similar, pues estas empresas a su vez se han atrasado en los pagos a estas entidades.

Bien, hasta eso hemos llegado. ¿Ahora está claro que es falsa la aseveración acerca de condonar deudas a las grandes empresas para reactivar la economía? Y con referencia a las protestas por el fracasado intento de los bancos de cobrar más intereses en las tarjetas de crédito, ¿no les dije anteriormente que si alguien conoce el valor del dinero en el tiempo es el banquero?

La condonación de deudas los benefició solo a ellos, quienes traspasan a los usuarios solo los costos, jamás los beneficios. Sin embargo, ese error fue cometido por el Gobierno. ¿Y quién va a reactivar a las pequeñas y medianas compañías que están impagas? ¿Ellas no necesitan efectivo? Y encima nos dicen que recuperar el dinero perdido no depende del Gobierno, cuando en realidad es su deber.

Con la salvaje violación de una mujer por parte de supuestos amigos durante una celebración, con el asesinato en la vía pública de una mujer encinta a manos de su pareja, aparentemente venezolano, con los asaltos de motociclistas, etc., también tenemos un país alarmado por múltiples actos de violencia perpetrados en las calles y que han llevado a los ciudadanos a la histeria colectiva, buscando culpables en extranjeros que viven en nuestro país, cuando la violencia no tiene ciudadanía, sino que necesitamos que nuestras instituciones del Estado, especialmente la Policía, como institución y sus miembros, sean fortalecidas.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *