Opinión Política

Cecilia: Más humana y experimentada

Excelente candidata para Prefecta del Guayas

La ciudadanía la conoce por su lucha por lograr justicia, hasta encarcelar a los asesinos de su padre. Pero, es más que una luchadora, que le dio renombre político. Es una estudiosa del problema social. Su 1era etapa política, la inicia el día siguiente al dar a la luz a su primera hija -La Pauli-, cuando se enteró del asesinato de su padre, el Ec. A.C.M.

Su pérdida de tiempo, recorrió el país al frente del FRA -Partido que su padre fundara- y recorrió el país de cabo a rabo, acusando a la dictadura de ese tiempo como los asesinos de su padre. No fue una labor fácil, la dictadura militar como todos las dictaduras, se esmeran por amenazar, encarcelar y matar a la oposición. Lo vemos hoy en Venezuela.

Recuerdo en uno de esos recorridos en Riobamba, donde había sido invitada por la Juventud del FRA de ese cantón, a inaugurar un monumento de piedras, eregido en las faldas del Chimborazo, en su memoria, a la altura del metro 4000, donde las condiciones del clima y la falta de oxígeno, eran visibles.

De regreso a Riobamba en la Sede del FRA en ese lugar, pronunció otro discurso, igualmente fuerte contra la Dictadura. Escuche a dos jóvenes, de entre la muchedumbre que le dice el uno al otro, “esta mujer si que tiene huevos”.

No hubo lugar, comarca o población de la Costa, Sierra y del Oriente ecuatoriano que no haya visitado Cecilia, ni entidad pública; electoral -el FRA había sido borrado de los registros electorales- judicial, administrativa y constitucional que no haya dejado de visitar para lograr sanción para los criminales de su padre y para la rehabilitación del FRA; ambas cometidos lo logró, gracias a su gran carácter, firmeza de conciencia, valentía y gran sentido de movilización nacional.

Esa Cecilia fue la que enfrentó al Ab. Abdalá Bucaram, en las justas para la Alcaldía de Guayaquil, cuyas elecciones las perdió por 2.000 votos, gracias a un candidato chimbador, que le resto los votos para derrocar a su contrincante, a quien combatió con duros términos, -pues, pocos meses atrás había dejado, el “cargo” de Intendente de Policía, de triste recordación. Abdala y sus huestes, no solo la insultaban con los peores tópicos, -irrepetibles- sino que perseguían sus caravanas motorizadas y los esperaban en ciertos sectores alejados del Centro de la Ciudad, para atacar a su caravana con piedras, palos y baldes de agua sucia.

Eran los tiempos del bucaramismo en alza, donde las reglas de la educación política, del debate de ideas, eran reemplazados por la piedra y el garrote. Baste recordar, su paso- del Ab. Abdalá Bucaram- por la Intendencia de Policía, enviando a sus huestes, en las noches de Guayaquil, a los locales comerciales de planta baja para dejarles una citación para el dia siguiente, donde lo mínimo de las indilgaba antes de la multa exorbitante, era el término COMERCIANTES LADRONES.

A los bancos les mandaba a tirar basura en las oficinas de ingreso de sus establecimientos, para a 1era. hora clausurarlos. Clausura que se levantaba inmediatamente con el pago de una multa exorbitante y la exigencia de los concebidos juguetes a los niños pobres, que los botaba por los balcones de la Municipalidad a la muchedumbre, en épocas navideñas, juguetes infantiles en fundas plásticas, con el rostro de ABDALA para que el pueblo crea que él era el que los regalaba. Solo le falto disfrazarse a Papá Noel o de Robin Hood, el personaje inglés que robaba a los ricos para beneficiar a los pobres.

La Cecilia Calderón, de esa etapa de su vida, también fue la Vicepresidenta del Consejo Provincial del Guayas (hoy Prefectura del Guayas).

En esas elección, el FRA le ganó las elecciones al partido de Abdala. Cecilia y sus cuatros Consejeros Provinciales obtuvieron para ella la Vicepresidencia de ese Organismo Provincial. En ese entonces la Provincia del Guayas, comprendía a la actual Provincia de Santa Elena, dentro de su extensión territorial. Fue en ese periodo, donde Cecilia conoció de las necesidades de los Cantones, Comunas Parroquias rurales y Comercios, de la Provincia del Guayas.

También en esa etapa de su vida, conoció los escaños de la vida Legislativa.

Fue 12 años Parlamentaria, en representación del FRA y en alguna ocasión por la I.D. (Izquierda Democrática), cuando el Tribunal Electoral volvió a borrar al FRA, del registro de Partidos Políticos.

Como Parlamentaria, impulsó Proyectos de Leyes, en favor de la niñez y de la adolescencia, y en favor de los adultos mayores y de las mujeres. Y de su permanente accionar legislativa en favor de los Gremios de Mujeres y de campesinos de la Costa y de la Sierra. Impulsó el proyecto de la caña guadua para planes de vivienda en el campo.

Recuerdo su lucha, ante el IESS, en favor de los ciudadanos pobres, que habían empeñado sus alhajas en la “Caja de Empeño”, que en dia de esos, se las “robaron”. Les querían reconocer una bagatela, por el grano de oro de sus alhajas. Ella logró, con su apoyo personal e intelectual, que se les reconozca, un valor más equitativo, en comparación al valor del grano de oro, del mercado nacional.

Finalmente lucha, en contra de los chulqueros, de la ciudad y del campo, que son un verdadero azote de las clases populares, que recurren a ellos por dinero, contra el pago de intereses, imposibles de pagar (15% mensuales), para finalmente quedarse con los bienes dados en prenda.

Todos pensábamos que Cecilia se había retirado de la política -me incluyo-, pero no, era solo una PARA. Mientras tanto, se dedicó a la cátedra y a la administración universitaria, en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, y a la empresa de negocios, populares -de preparación de comida y cría de ganado porcino y de árboles frutales, en una finca en la vía a la Costa..

Con mi prima Cecilia, ha conservado mucho, y en ocasiones discrepado en materia política, pero, soy su fanático, al igual que el grupo de mis primos, con los que nos reunimos desde siempre, en casa de cualesquiera de nosotros, para conservar de todo y de manera especial de la política del tiempo pasado, del presente y del futuro, siempre con el acompañamiento de un piano, tocado por Cecilia o por su hermano Abdón y terminamos bailando, gracias a las excelentes “discotecas” caseras (Ipods), a tono con algún piqueo y unas copas de vino.

Cecilia aprendió el francés en su colegio “La Asunción” de Guayaquil y lo perfeccionó un año en París o en la Suiza Francesa, no lo recuerdo, después de su bachillerato. No se, si lo conserve. Ha sido muy amigable y solidaria con sus amigos y compañeros de clase, que le reconocen sus méritos, la admiran y la apoyan.

También es buena organizadora. Cecilia organizaba, las olimpiadas familiares, de los descendientes de mi abuela Ana Muñoz. Le compuso una canción con la que iniciábamos los encuentros. Fueron cada dos años, 5 encuentros seguidos en distintos escenarios educativos familiares y en rústicas fincas de la Costa, cercanas a Guayaquil.

Después de estos encuentros familiares, Cecilia, organizo paseos familiares a la Costa y a la Sierra ecuatoriana.

Con ella, fuimos de paseo a la Isla de la Plata, para ver el espectáculo de las ballenas jorobadas, después fuimos a Machala, a Manta, a Quito, a Otavalo, a Ambato, a Riobamba, a Cuenca y a Loja. Paseos que duraban un fin de semana unos y otros 4 días. Aprovechábamos los feriados largos a esas épocas, para viajes a la Sierra. Para los paseos de 4 días. Alquilábamos una Unidad de transporte Provincial, de la zona, para escoger a los mejores conductores. Hacíamos base en una ciudad y desde ahí recorríamos los entornos

Desde los puntos de encuentro, salíamos a visitar los poblaciones cercanas. La parte económica, estaba a cargo de mi esposa y de mi prima Guiomar de García. La compartíamos por familia, los niños hasta 12 años, no pagaban.

Por eso, por su experiencia política, su esmero social y su entusiasmo, considero que Cecilia, es la mejor candidata para ejercer el cargo de Prefecta del Guayas. También por su experiencia Administrativa y conocimientos de la Historia y Geografía del Ecuador, y por su sensibilidad con lo más pobres de la patria. Por supuesto, sin desconocer los méritos de los demás candidatos.

La Cecilia actual, recoge el viaje de vida que le dan sus años, su experiencia administrativa y legislativa y del conocimiento de las necesidades de todos las provincias del país y con mayor razón, la del Guayas.

Estuvo en PATUCA, en la guerra del Cenepa y conoció el oriente ecuatoriano con sus padres en su adolescencia.

Por sus ascendientes orenses, de extracción y vocación agrícola, conoce de las virtudes del agro y del cultivo del cacao, del banano y del camarón, de la cría del ganado y de las plantas, árboles maderables y frutales.

Su formación política, académica y social es completa para el cargo que se ha propuesto asumir.

Votaré por ella, espero que Uds, mis queridos lectores, también.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *