Comentario Historia

Cuatro oficios o trabajos muy duros de realizar

No tanto por el esfuerzo físico, sino por su escasa movilidad

Debo referirme obligadamente al Dr. Jose Maria Velasco Ibarra. El Dr. Velasco, más allá de sus virtudes, defectos e ilustraciòn, el Dr. Velasco, debió haber sido un gran observador.

Alguna vez dijo, que para él, “los oficios o trabajos más difíciles de llevar durante el horario de trabajo, eran los de chofer de bus y de ascensorista”.

Sobre los primeros dijo, “los buseros urbanos, tienen una ruta, a lo largo de su recorrido, del cual no pueden salirse y tienen, durante el dia, que recorrerlas  varias veces”.

En cuanto a los ascensorista dijo: “Los ascensoristas tienen que permanecer en el interior del ascensor, subiendo y bajando un determinado universo de pisos de acuerdo a los disposiciones de los usuarios, de abajo hacia arriba y viceversa. Comparto  el criterio del Dr. Velasco.

Hoy, en la actualidad, bien podríamos añadir dos nuevos oficios a los anteriores, el de Agente de Tránsito, de la(s) ciudad(es) y el de las empleadas domésticas.

Los Vigilantes, son personas que permanecen de pie, en el mismo lugar, dirigiendo el tránsito vehicular donde los destinan. Esto es, aguantando el sol canicular en el dia, y tambien  la lluvia en las épocas de invierno.

Las empleadas domésticas, en la actualidad, gracias al avance de la Legislación Laboral, tienen un limite laboral de ocho horas al día, de lunes a viernes, tienen afiliación al IESS y sus respectivas vacaciones anuales y sobre sueldos.

Pienso en unos sesenta años atrás, cuando se los consideraba “empleadas puertas adentro”, con un cuarto estrecho para dormir y un SS.HH. en el patio trasero.

Cierto es, que eran “parte de la familia”, pero, no todos los familiares tenían para con ellas las mismas consideraciones. En tiempos más lejanos algunas de ellas, amamantaban con sus senos a los niños recién nacidos de sus patronas. Eran la “nanas” de toda la vida. Dependiendo del nivel social de las familias, las consideraciones hacia ellas, variaban.

En la actualidad, ciertas “empleadas domésticas”, tienen el privilegio de viajar al exterior con sus patronos y gozan de muchos otros privilegios, pero, la mayoría no. Este es un tema sensible, que lo dejo a discreción de cada familia.

Las condiciones de trabajo en el mundo, para las empleadas de casa, ha variado ostensiblemente. En los Estados Unidos y en Europa, son un lujo y ganan mucho dinero. Se requiere tales empleadas para limpiezas globales, una o dos veces a la semana, como mucho. Se estila, este tipo de tareas, en Chile, Argentina, Brasil, años antes en Venezuela, EE.UU. y en Europa.

Gran parte de la migración hacia esos países, era atraída por esos niveles salariales.

Las consideraciones personales hacia quienes por un salario, nos ayudan a mantener en orden los hogares, conlleva la obligación de un buen trato y mucha consideración. Sin ellas, la vida de un hogar de clase media, media alta y alta, se volvería muy difícil, máximo en la actualidad, cuando las madres trabajan al igual que sus cónyuges.

Son, realmente, las “dueñas de casa”. Hoy diría, casi sin equivocarse, dependemos de ellas, más que ellas de nosotros.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *