Economía Historia Opinión Política

Combatir a los corruptos y recuperar el dinero perdido

Ecuador ha estado sumido en una descomposición social que afecta a lo político y a lo económico.

Tenemos un Gobierno que trata de salir de la crisis a toda costa. Antes del escándalo de los diezmos recibidos por la vicepresidenta Vicuña, el presidente Moreno había pedido la renuncia de todos sus ministros, luego de la presentación de la Proforma presupuestaria 2019 y las críticas que esto generó incluso dentro de su propio Gabinete.

La declaración juramentada de un ex-colaborador de la vicepresidenta acusándola de haber exigido colaboraciones o diezmos que fueron depositados en su cuenta bancaria personal dejó al Gobierno tambaleándose, rodeado de múltiples comentarios y especulaciones acerca del futuro de la vicepresidenta y de todos los gobernantes, incluyendo al mismo presidente, que resultó en la renuncia de la ahora ex-vicepresidenta Vicuña, la extraña declaración de un vocero del Gobierno indicando que el presidente no renunciaría y finalmente la selección de un nuevo vicepresidente.

Con ese escenario, la única certidumbre en Ecuador era la incertidumbre que aumenta el riesgo y posterga la inversión. Luego de la terna de candidatos para suceder a Vicuña en el cargo de vicepresidente presentada por el presidente a la Asamblea y con la consiguiente selección del nuevo vicepresidente se espera que la calma vuelva y con ella la inversión nacional y extranjera directa.

Los ecuatorianos exigen ahora más que nunca que su Gobierno sea más blanco que el color blanco y sus representantes más cristalinos que el agua.

Carlos Pareja Yannuzzelli, @Capaya, fue sentenciado a 10 años de cárcel por delito de peculado. Antes ya había sido condenado por otros delitos, que en total llegan a sumar una condena total de 20 años. Los que transportaban a Capaya en aviones privados, los que lo propusieron y apoyaron, los que se tomaban fotos con él, los que lo condecoraron, los que lo aplaudían, ahora deben estar llenos de vergüenza y algunos llenos de miedo.

La esposa de Jorge Glas pidió su traslado de la cárcel de Latacunga a la cárcel de lujo No. 4, para que este termine con su supuesta “huelga de hambre”, mientras por otro lado lo demandó por alimentos por la misma cantidad de dinero correspondiente a su pensión vitalicia de vicepresidente.

Pero, ¿las sentencias impuestas a los apresados por corrupción reparan el daño hecho a la sociedad entera? El Gobierno actual tiene grandes dificultades para mantener los presupuestos de educación y salud y al mismo tiempo servir una deuda enorme y cara, debido a la falta de dinero.

Los corruptos se llevaron el dinero y algunos están en la cárcel, pero continuamos sumidos en la misma pobreza que antes, a pesar de la década de bonanza que tuvimos, cuando el precio del petróleo hizo creer a algunos gobernantes inescrupulosos que duraría para siempre y que con migajas contentarían a la nación entera en perpetuidad.

La hermana del ex-dictador Correa alegó que se había ganado la lotería sin presentar evidencia alguna, cuando le preguntaron sobre el origen del dinero que le permite ser dueña de empresas con grandes inversiones.

Realmente nos creen tontos. La vergüenza es inexistente en estas personas que se pasean por nuestro país muy campantes o se pasean en otros lugares del mundo ostentando el dinero robado a nuestros ciudadanos, que a veces parecen resignados a su suerte.

Hay otros que llegan a correr mejor suerte que los apresados y antes de ser detenidos se fugan. Son tan invisibles que a pesar de estar en la lista de los más buscados no se los encuentra por ninguna parte, como es el caso de Ramiro González y Fernando Alvarado.

El único consuelo que le queda al pobre honesto ecuatoriano es que algunos corruptos han sido descubiertos y avergonzados ante la opinión pública, aunque ellos no conocen lo que es vergüenza. Son sinvergüenzas, mentirosos, manipuladores y ladrones. Se defienden diciendo simplemente que son perseguidos políticos o que quienes los persiguen son más corruptos que ellos. Por eso, no es suficiente avergonzarlos ya que eso no les hace mella. Muchos piensan que deben ser apresados y sus bienes confiscados pero la justicia en Ecuador es pésima, o lo que disuena más, es pestilente. Todos hemos escuchado: “Hecha la ley, hecha la trampa”, sin embargo, no deben existir trampas sino leyes con las cuales se pueda regir al país decentemente, con igualdad de derechos y con administradores de la justicia en los cuales la ciudadanía pueda confiar.

La corrupción es un cáncer que agobia a nuestra nación y debemos extirparla de raíz. ¿Cómo hacerlo si el sistema no lo permite porque es un sistema corrupto? Es una enfermedad que azota en mayor o menor grado a todos los países del mundo. Por eso vemos las reacciones de diferentes pueblos contra ese sistema. Así quedó claro en EE.UU. y Brasil, por ejemplo, donde sus ciudadanos prefirieron elegir a candidatos diferentes a lo establecido.

Contrario a lo que se piensa, Ecuador no me parece un país desorganizado. Me parece, más bien, un país bien organizado pero, lamentablemente, para el crimen. Por ejemplo: ¿A qué se dedicaron el Fiscal, el Contralor, los asambleístas durante la década “correísta” que no vieron y no denunciaron los atracos a la nación ecuatoriana, que ahora parecen obvios? ¿Cómo podemos pedir que los asambleístas fiscalicen si son de parte de la corrupción, si cobran diezmos a sus colaboradores y hasta reciben esos diezmos en sus cuentas personales?

Sin embargo, no podemos rendirnos. Acostumbrarse a la corrupción es empobrecer el alma, es acostumbrarse a sobrevivir con el alma empobrecida. No solo no debemos acostumbrarnos a la corrupción, tampoco podemos acostumbrarnos a la impunidad. Si realmente se quiere cambio, no se puede ir a tientas a algún término medio entre lo correcto y lo equivocado en el combate a la corrupción.

Combatir a los corruptos y recuperar el dinero robado debe ser parte de la misión ternura y del plan de toda una vida del Gobierno actual y de los gobiernos futuros.

Carlos Sagnay de la Bastida

@carlossagnay - Abanderado San José La Salle Master en Ciencias MBA Strathclyde University Graduate Business School Gran Bretaña Dipl.CIM, Ex Candidato Presidencia Ecuador 2009

2 Comentarios

  1. Avatar
    Raymundo García Pacheco

    Que bueno. Lo he dicho muhas veces Traer el dinero y no seguir castigando al pueblo con mas impuestos y alzas.

  2. Avatar
    UN ARRECHO ECUATORIANO

    MAS QUE COMENTARIO…UNA SUGERENCIA…. CONTRATAR A LA MOSSAH JUDÍA PARA ENCONTRAR A LOS LADRONES ECUATORIANOS ASÍ COMO ELLOS LOS ENCONTRAROS A SUS CRIMINALES DE GUERRA NAZIS…ESCARBANDO HASTA BAJO LAS PIEDRAS…. Y TRAERLOS….. NO PARA MATARLOS…. COMO ELLOS LO HICIERON…SINO PARA DARLES UN TIRO EN LAS APTAS PARA QUE NO PUEDAN SALIR CORRIENDO….COMO LO HIZO FERNANDO ALVARADO, & LA MANADA DE LADRONES CORREISTAS (35) …..ENCABEZADA POR EL SÁTRAPA EN BÉLGICA….Y ENTONCES TENERLOS AQUÍ HASTA QUE DESEMBUCHEN…. (CANTEN)…. DONDE ESTÁN LOS MILES DE MILLONES DE DÓLARES ……DINEROS DE TODOS NOSOTROS LOS APORTANTES….. ROBADOS….METIÉNDOLES LA CABEZA DENTRO DE UN BALDE CON AGUA (MIERDA)…SI ES POSIBLE……. PARA QUE HABLEN…. Y NO ES QUE DIGO VOLVER AL PASADO….SINO QUE AQUELLAS FUERON PRÁCTICAS MUY EFECTIVAS EN EL PASADO Y LO QUE NECESITAMOS ES….. “EFECTIVIDAD EN EL ACCIONAR JUDICIAL QUE ESTÁ EN LA MISMÍSIMA MIEEEEEERDA”…… DE OTRA MANERA …..NADA…NADA…NADA…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *