Internacional Opinión Política

¿Pacto Global Migratorio a espaldas de los ciudadanos?

Somos errantes desde la caída de la Torre de Babel o de la humanidad, con la barrera de los idiomas, con las milenarias migraciones de las conquistas, etc. El éxodo como “arma- socio-política” en 1920 con el Plan Kalergi, para borrar las fronteras y una sola Europa, ¿pero, con la eliminación de sus razas nativas y afloro de una raza mixta?

Hoy, menudo tema que, ¿podría llevar a la cárcel a quien discrepe con el convenio y los migrantes? ¿Los medios no podrán presentar imágenes negativas de la migración, no podrán emitirlas sin el monitoreo de una autoridad superior y serán sancionados los que estén en su contra? ¿Dónde queda la libertad de comunicación, opinión y la soberanía de cada nación? 

Suena plausible: “Por una migración segura, ordenada y regular”. Y de modo concomitante, “al respeto de sus derechos humanos, civiles y su dignidad humana”. ¿El mundo se volvió civilizado? Todo arrancó en 2015 con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, se firmó y adoptó en diciembre 2016, julio 2017 y diciembre 10 y 11 de 2018 en Marrackech, para ser ratificado este 19 en New York. Un extranjero que, alerta de los problemas del acuerdo, ¿recibió amenazas? La chilena T. Marinovic señala a la Alta Comisionada de los DD.HH., Michelle Bachelet por su apoyo. Quien no denuncia enérgicamente las violaciones del genocida Maduro, “lo que sí hizo su predecesor”. Ecuador está en la refriega mundial con M. Fernanda Espinosa y al asumir la Presidencia del Foro Global de Migración. El gobierno ecuatoriano, no hace mucho defendía a la “dictadura-madurista-castrista”, a pesar “del rechazo de los ecuatorianos a estos regímenes”. ¿Sólo una estrategia?

Entre otras cosas, los extranjeros tendrían más derechos que los nativos. Por ejemplo, a los ecuatorianos les exigen permisos para vender en la calle y ¿los venezolanos no lo necesitan? Su profesión no requiere ser revalidada y gozarán de atención prioritaria médica, en educación, etc.; en detrimento de estos servicios y derechos para los ecuatorianos. ¿Qué ocurre cuando nuestro país está quebrado y 6 de cada 10 no tienen empleo, sin recursos para atender a los propios y mucho peor, a los foráneos? ¿La caridad no debe empezar por casa?

Entrarían “buenos” y “malos”, ya denunciaron la llegada de presos liberados por Maduro al no poder alimentarlos, y sus colectivos criminales, incrementando la violencia y delincuencia contra los ecuatorianos. Incluso, en condiciones normales, si no hay fuentes de trabajo, se inclinan a delinquir tanto los extranjeros como los oriundos. ¿Por qué no migran a Irán, Rusia, China, Afganistán, Cuba, Venezuela, N. Corea, etc.?

Estas diásporas se alertan como “arma-política” para desestabilizar a los Estados de derecho, su cultura y creencias. J. Mattis, señala a Rusia por “atacar al sistema democrático” en las elecciones intermedias, ¿con las caravanas maduristas-castristas desde Centro América? En 2016 fue en contra de H. Clinton con la participación del delincuente Assange desde nuestra embajada en Inglaterra, y hoy, en contra del propio D. Trump. ¿Trump no estaría tan desquiciado con la edificación del muro? En París investigan una posible “injerencia-rusa” en las protestas a través de los llamados “chalecos-amarillos”.

¿Por qué, un acuerdo tan delicado no tiene el pronunciamiento de la Asamblea cuando se restringiría principios de libertad y otros a los ecuatorianos? R. Dominicana, Chile y Brasil no se adhieren. Diásporas vistas como invasión y no como migración. Es curioso que, los países que apoyan con fuerza, son los del eje dictatotalitario-socialista y del tercermundo que se imponen en la ONU con 164 países adherentes.

No atacan a la causa del éxodo producido por los gobiernos corruptos, regímenes dictatoriales o las guerras geopolíticas por su ubicación y recursos, por ejemplo, en Siria y Venezuela. L. Almagro denunció 22 mil cubanos en el gobierno de maduro y el ejército, son 46 mil en Venezuela que cogobiernan, pesquisan, adoctrinan, torturan, etc. Existen denuncias de presos de las manifestaciones venezolanas en Cuba, la delincuencia como arma-política, E. Beltrán: “El número de homicidios es superior al de muchos países en guerra, con una “impunidad” a los delitos comunes del 92% y del 98% para la violación de los DD.HH.”.

Dicen ser democráticos, ¿y acaban con el Estado de derecho y las libertades? Si te acusan de racista, ¿terminarán con tu cultura y creencias? Si te tildan de homofóbico, ¿acabarán con la familia de Dios, hombre y mujer. El mundo está peligrosamente enfrentado en lo militar, político, económico, cultural, racial, etc.; sin que la humanidad sea consciente.

Recomiendo excelente artículo en relación a la temática, con el título: ¡Hay cosas que están mal, porque están mal!, de José Fernando Gómez R.

¡Hay cosas que están mal, porque están mal!

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *