Opinión Política

Algunas sugerencias al gobierno nacional

En materia, laboral, tributaria y estructural

Sin ánimo de convertirnos en Asesor del gobierno Nacional, me permitiré unas respetuosas sugerencias, encaminadas a lograr la reactivación del sector privado, que requiere aumentar las ventas, descargar sus inventarios y aprovechar la época navideña y el decimo tercero, para mejorar sus ingresos y salir de la recesión de los últimos meses.

El Presidente Donald Trump, en su campaña electoral, prometió suprimir TODOS los impuestos que gravaban a las empresas norteamericanas y remitió al Congreso norteamericano, el proyecto respectivo, que lo rechazó parcialmente, pero, el Senado lo discutió y aprobó una substancial rebaja tributaria, aprobando un 15%, como máximo gravamen, al sector comercial e industrial.

El Presidente Moreno, si admite que, es la actividad privada la que genera mayor empleo y reduce considerablemente el desempleo y su consecuencia nefasta, el auge de la delincuencia.

En su afán de reactivar, a la empresa privada ha llegado a suprimir el ICE (Impuesto al consumo selectivo), a ciertas empresas, pero, éste a contrario censu, aumenta las importaciones que gravitan en el desbalance comercial, afectando al presupuesto del Estado, que está gravemente desfinanciado y arroja un saldo negativo, entre ingresos y egresos, de algunos millones de dólares, incluyendo el último año de su gobierno y muchos años más.

En entrega anterior, habíamos sugerido la rebaja gradual de los impuestos y la supresión del IVA, impuesto inflacionario, causante indirecto, de la recesión económica del país.

En materia laboral, también es necesario lograr NUEVAS reformas al Código del Trabajo, reformas, que apuntarian a disminuir drásticamente la desocupación, logrando el empleo pleno, establecido  por la CONSTITUCIÓN.

Se ha dado un buen salto en esta área, (de reformas), admitiendo el Contrato Laboral Estacional, pero, sólo en cuatro actividades   productivas, siendo el avance legislativo logrado, insuficiente, en términos de metas laborales.

Restituir el trabajo por HORAS, serían una solución extraordinaria para absolver el desempleo, con una modalidad como la ya ensayada por el Ministerio del Trabajo; esto es: admitir el empleo por horas, también de carácter Estacional, esto es, solo los meses del año que la empresa privada lo requiera, por el movimiento económico y la liquidez en manos de la ciudadanía.

Estos meses serian, a manera de ejemplo, pensando en Guayaquil, los meses de Noviembre y Diciembre; las semanas previas al Carnaval, a  la Semana Santa, de las fiestas de Julio y Octubre, por supuesto con el estricto cumplimiento de la normativa laboral y de la Seguridad Social. En otras ciudades, se establecerán de acuerdo con sus festividades y festividades, en especial los meses  mayor demanda turística.

En materia de la Estructura del Estado, se requiere continuar con la reducción del Estado, que ya se hizo, desde el primer día del Gobierno del Lcdo. Lenin Moreno: Reducir el número de Carteras de Estado y Ministerios Coordinadores y reducir consecuentemente el número de burócratas, que bordean los 500.000 empleados públicos. Empezando con aquellas Embajadas (suprimiéndolas), con países que no nos reportan ningún beneficio económico, ni tenemos  intercambio cultural con ellos.

 

Esta reducción,  no se puede aplicar a las Fuerzas Armadas, ni a los Ministerios de Salud y Educación, (en todos los niveles), salvo que, un análisis determinado, detecte una burocracia creada, con el único afán de favorecer al clientelismo electoral.

 

Es necesario devolverles a los profesionales en general, el HONOR, que el régimen anterior les quitó de un solo plumazo, considerándolos, sobre todo a los Médicos.  presuntos delincuentes en su ejercicio profesional, salvo aquellos casos puntuales, donde es evidente la mala fe o el error de profesional.

 

Devolverle a la Justicia, su independencia, al punto que se la “secuestró”, liberándola del daño que le causó, el intervencionismo, en la década pasada, del Consejo de la Judicatura, en su elevadísima misión de Administrar Justicia, que para los efectos prácticos, se redujo a acatar disposiciones y sugerencias  del nivel ejecutivo, a través de este organismo, ante la real circunstancia, de que, de no actuar de la manera que se les “indicaba”, perderían incluso su puesto de trabajo y su Carrera judicial.

 

La Administración de Justicia, mediante la promulgación de nuevas leyes procesales, se convirtió en meros cumplidores de PROTOCOLOS, cuyos dictámenes, estaban muy lejos de ser, fallos  Administradores de Justicia.

 

Cierto es, que el Gobierno ha realizado acciones, que demuestran su afán de reducir la burocracia, como, por ejemplo, la no renovación de los contratos a  tiempo fijo y no ha renovado los nombramientos de la Alta burocracia de libre remoción, pero, no es suficiente: El Estado sigue obeso.

 

Sobre el endeudamiento con China y sus inversiones en el Ecuador, trataremos en otro momento. Parecería que el Colonialismo Económico ecuatoriano tiene para largo. El Ecuador, deberá plantear las acciones judiciales pertinentes, a aquellas empresas extranjeras, cuyas fallas en la ejecución de las mismas, comienzan a evidenciarse, respaldadas con informes de la C.G.E.

 

No estamos dando todos los pasos necesarios que lleve al país a salir del subdesarrollo económico: Subdesarrollo económico del que ya están saliendo: Chile -el mejor ejemplo-, Perú, Colombia, Panamá y Costa Rica.

 

Sigamos esos ejemplos.

aSin ánimo de convertirnos en Asesor del gobierno Nacional, me permitiré unas respetuosas sugerencias, encaminadas a lograr la reactivación del sector privado, que requiere aumentar las ventas, descargar sus inventarios y aprovechar la época navideña y el decimo tercero, para mejorar sus ingresos y salir de la recesión de los últimos meses.

El Presidente Donald Trump, en su campaña electoral, prometió suprimir TODOS los impuestos que gravaban a las empresas norteamericanas y remitió al Congreso norteamericano, el proyecto respectivo, que lo rechazó parcialmente, pero, el Senado lo discutió y aprobó una substancial rebaja tributaria, aprobando un 15%, como máximo gravamen, al sector comercial e industrial.

El Presidente Moreno, si admite que, es la actividad privada la que genera mayor empleo y reduce considerablemente el desempleo y su consecuencia nefasta, el auge de la delincuencia.

En su afán de reactivar, a la empresa privada ha llegado a suprimir el ICE (Impuesto al consumo selectivo), a ciertas empresas, pero, éste a contrario censu, aumenta las importaciones que gravitan en el desbalance comercial, afectando al presupuesto del Estado, que está gravemente desfinanciado y arroja un saldo negativo, entre ingresos y egresos, de algunos millones de dólares, incluyendo el último año de su gobierno y muchos años más.

En entrega anterior, habíamos sugerido la rebaja gradual de los impuestos y la supresión del IVA, impuesto inflacionario, causante indirecto, de la recesión económica del país.

En materia laboral, también es necesario lograr NUEVAS reformas al Código del Trabajo, reformas, que apuntarian a disminuir drásticamente la desocupación, logrando el empleo pleno, establecido por la CONSTITUCIÓN.

Se ha dado un buen salto en esta área, (de reformas), admitiendo el Contrato Laboral Estacional, pero, sólo en cuatro actividades productivas, siendo el avance legislativo logrado, insuficiente, en términos de metas laborales.

Restituir el trabajo por HORAS, serían una solución extraordinaria para absolver el desempleo, con una modalidad como la ya ensayada por el Ministerio del Trabajo; esto es: admitir el empleo por horas, también de carácter Estacional, esto es, solo los meses del año que la empresa privada lo requiera, por el movimiento económico y la liquidez en manos de la ciudadanía.

Estos meses serian, a manera de ejemplo, pensando en Guayaquil, los meses de Noviembre y Diciembre; las semanas previas al Carnaval, a la Semana Santa, de las fiestas de Julio y Octubre, por supuesto con el estricto cumplimiento de la normativa laboral y de la Seguridad Social. En otras ciudades, se establecerán de acuerdo con sus festividades y festividades, en especial los meses mayor demanda turística.

En materia de la Estructura del Estado, se requiere continuar con la reducción del Estado, que ya se hizo, desde el primer día del Gobierno del Lcdo. Lenin Moreno: Reducir el número de Carteras de Estado y Ministerios Coordinadores y reducir consecuentemente el número de burócratas, que bordean los 500.000 empleados públicos. Empezando con aquellas Embajadas (suprimiéndolas), con países que no nos reportan ningún beneficio económico, ni tenemos intercambio cultural con ellos.

Esta reducción, no se puede aplicar a las Fuerzas Armadas, ni a los Ministerios de Salud y Educación, (en todos los niveles), salvo que, un análisis determinado, detecte una burocracia creada, con el único afán de favorecer al clientelismo electoral.

Es necesario devolverles a los profesionales en general, el HONOR, que el régimen anterior les quitó de un solo plumazo, considerándolos, sobre todo a los Médicos. presuntos delincuentes en su ejercicio profesional, salvo aquellos casos puntuales, donde es evidente la mala fe o el error de profesional.

Devolverle a la Justicia, su independencia, al punto que se la “secuestró”, liberándola del daño que le causó, el intervencionismo, en la década pasada, del Consejo de la Judicatura, en su elevadísima misión de Administrar Justicia, que para los efectos prácticos, se redujo a acatar disposiciones y sugerencias del nivel ejecutivo, a través de este organismo, ante la real circunstancia, de que, de no actuar de la manera que se les “indicaba”, perderían incluso su puesto de trabajo y su Carrera judicial.

La Administración de Justicia, mediante la promulgación de nuevas leyes procesales, se convirtió en meros cumplidores de PROTOCOLOS, cuyos dictámenes, estaban muy lejos de ser, fallos Administradores de Justicia.

Cierto es, que el Gobierno ha realizado acciones, que demuestran su afán de reducir la burocracia, como, por ejemplo, la no renovación de los contratos a tiempo fijo y no ha renovado los nombramientos de la Alta burocracia de libre remoción, pero, no es suficiente: El Estado sigue obeso.

Sobre el endeudamiento con China y sus inversiones en el Ecuador, trataremos en otro momento. Parecería que el Colonialismo Económico ecuatoriano tiene para largo. El Ecuador, deberá plantear las acciones judiciales pertinentes, a aquellas empresas extranjeras, cuyas fallas en la ejecución de las mismas, comienzan a evidenciarse, respaldadas con informes de la C.G.E.

No estamos dando todos los pasos necesarios que lleve al país a salir del subdesarrollo económico: Subdesarrollo económico del que ya están saliendo: Chile -el mejor ejemplo-, Perú, Colombia, Panamá y Costa Rica.

Sigamos esos ejemplos.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *