Economía Opinión Política

Niveles Empresariales

Empresario + Trabajador = Prosperidad

La ecuación laboral que adorna esta entrega, está inmersa en lo que se podría identificar como, una relación de trabajo, “en relación de dependencia”, que en materia laboral, que para que sea tal, requiere de algunos elementos básicos, que la conforman, a saber:

Que exista un contrato de trabajo que lo regule, o convenio final, obtenido después de discutirlo entre las partes en conflicto, o ante la Autoridad Laboral, el conocido como pliego de peticiones, que una vez aprobado como acuerdo de voluntades, se convierte en Ley, para las partes intervinientes y de obligatoria ejecución.
Que exista un pago: sueldo o salario, que se entrega al trabajador por parte del patrono, de manera semanal, quincenal o mensual, durante el plazo del contrato.
Que tal trabajador se encuentre a órdenes del patrono (persona o empresa), dentro de un horario preestablecido, cumpliendo una labor, tarea o función determinada.

Tanto el patrono como el trabajador (obrero o empleado); pueden asociarse, para regular o supervigilar tales convenciones: son las llamadas Asociaciones de Empleados y los Sindicatos; son las más conocidas.

Asociaciones en general, que deciden, en ocasiones, la suerte de la empresa, que, de acuerdo a las exigencias de las peticiones, pueden llevarla al colapso, -si son exageradas- o al progreso, si son aceptables y convenientes para el Conglomerado Laboral, que involucra adicionalmente, el desarrollo del ser humano trabajador, del ser humano empresario, de la sociedad que la circunda y del país mismo, donde tal actividad se desenvuelve.

No existe un país económicamente solvente con empresas quebradas.

Uno de los países donde el sindicalismo, ha tenido mayor vigencia y desarrollo, son los Estados Unidos de América. Pero, los sindicalistas, han entendido que la relación obrero-patronal, es no sólo de derechos para cada una de las partes, sino también de obligaciones y fundamentalmente que el factor económico, (del país y de la empresa) rige las demandas laborales y determina el bienestar del trabajador y del empresario, o del Gobierno, en el sector público. Aspecto económico que pone límites a las exigencias y peticiones.

Uno de los sindicatos más exigentes del país, era el Sindicato de la “Autoridad Portuaria de Guayaquil”, cuyas disposiciones y peticiones, servía de modelo a otros sindicatos menores.

Recuerdo, cuando pertenecía al Directorio Ejecutivo de la Cruz Roja del Guayas, el Presidente de ese entonces, Dn.Luis Chiriboga Parra, nos solicito al Dr. Jaime Roldós Garcés,(Asesor Jurídico), al señor Secretario Ejecutivo de la institución y al suscrito (Director-Secretario), discutir el nuevo Contrato Laboral de los trabajadores de esa Noble Institución guayaquileña, oficializada su creación, por el Gral. Alfaro, y núcleo primario en aquella época, de la Cruz Roja Internacional.

Analizando y discutiendo, para ello, previamente, el Pliego de Peticiones planteado por el Sindicato de la Cruz Roja del Guayas.

El representante de los trabajadores expuso sus peticiones. Era casi una copia del contrato laboral de los trabajadores sindicalizados de la Autoridad Portuaria de Guayaquil, que definitivamente hubiese llevado a la C.R.G, al colapso y desaparición.

Gracias a Dios, hubo sensibilidad de las partes, se aceptaron algunas peticiones -beneficios personales y familiares de los trabajadores- y otros se descartaron y se logró con el beneplácito de todos, la firma del nuevo contrato laboral. Contratos cuya vigencia son de un año, dos o más, según los términos establecidos en dicho documento.

Todo este antecedente y alguna experiencia personal adquirida, en los 40 años que trabaje en relación de dependencia, en el Ejercicio Profesional, o Ad-honorem, o en la Secretaría, (con rango asimilado a Director), con empresas, (bancarias y comerciales) y Asociaciones de Banqueros Privados y/o de Canales de Televisión y algún tramo de mi vida activa laboral,en el sector Público autónomo, me atrevo a afirmar y describir a continuación el Rol, que corresponde a los distintos niveles de participación, en la Dirección y Ejecución de una empresa.

El primero, corresponde a las personas que se encuentran en el nivel de Dirección, integran los Directorios y son los que “gobiernan”, la empresa.

Son personas con amplia experiencia empresarial y representan, -sus integrantes-, la participación accionarial, en tales empresas y actúan en representación de ellas.

En las últimas décadas, las grandes empresas extranjeras y transnacionales, de los países de gran desarrollo empresarial, requerían sus estatutos, o normas -locales, regionales o internacionales- que tales Directores, sean elementos altamente especializados en el objeto mismo de la empresa nacional, o transnacional, y, a tiempo completo.

Japón, fue, entiendo, quien puso en práctica esta modalidad, seguida por otras naciones del mundo desarrollado.

Tales personas (Directores), tenían y tienen la función de llevar adelante la empresa, ejercer el control interno de la misma, a traves del analisis y resultados del balance -(semanal, quincenal, mensual, trimestral, semestral o anual), según la estructura empresarial y estatutaria de la misma.

El estatuto es el marco interno, -que no puede estar por encima de la ley), dentro del cual se desenvuelve la empresa en su dia a dia y sobre todo, a través de éste instrumento interno y de las normas legales e internacionales, ejerce el control del ejecutivo que la lidera, estatutaria o legalmente denominado: Gerente o Gerente General, según la envergadura de la empresa, que la representa legalmente.

Control que se resume, en el cumplimiento de las metas y políticas empresariales, dictadas generalmente, por un organismo superior al Directorio, denominado Asamblea o Junta General, con la participación directa de los accionistas de las empresas o de sus delegados.

Otro Nivel o grupo, son los denominados: Niveles Ejecutivos, de la empresa, que son los encargados de llevar adelante el cumplimiento, de las políticas y acciones dictadas por las Asambleas o Juntas Generales y por el Directorio.

Son los niveles ejecutivos los que conforman la columna vertebral de la empresa, que en relacion de subordinacion, entre ellos, responden en el cumplimiento de sus funciones, al gerente o al Gerente General.

Estructura que se complementa con otras áreas internas, o NIveles, que respaldan, asisten y controlan al Nivel ejecutivo; son los sectores de Planificacion, Auditoria Interna, Contabilidad y Recursos Humanos (hoy Dirección de Talentos), entre otros, cuyos informes, mensuales, trimestrales, semestrales y anuales, buscan darle al sector Ejecutivo y Directivo, el estado de situación real de la empresa, a fin de que se hagan los correctivos necesarios o los aplicativos para su mayor desarrollo, estabilidad y permanencia de la empresa en el tiempo.

Los otros Niveles o segmentos humanos de la empresa, la componen los empleados y/o trabajadores, que cumplen labores específicas, cuyo cumplimiento y excelencia en las obligaciones específicas, llevan a la empresa a distinguirse ante las demás -competencia- y sobre todo, con la satisfacción de sus clientes, es lo que se domina “el servicio al cliente”; que marca la satisfacción de lo que se adquiere o el servicio que obtiene, y marca su regreso a comprar, ese u otro producto, o requerir del servicio nuevamente.

El otro sector humano o Nivel, lo componen los obreros, que manejan sobre sus hombres, una parte fundamental de la empresa, que generalmente está vinculada con el/los producto/s, parcialmente y en cadena con otros compañeros de la empresa.

Producto que, finalmente se ofrece al público consumidor. Consumidor final del que subsiste, si su producción -por su buena calidad y presentación- es aceptada y preferida por el consumidor final.

Una característica empresarial, que nada tiene que ver con la estructura humana en sí misma, es el “PRECIO” del producto o servicio, que en ocasiones marca la diferencia frente a la competencia y que se mide con otros parámetros de medición que se denomina “COSTO”, costo que implica el valor de la materia prima utilizada, más el gasto del proceso del producto terminado, costos financieros y de reposición, al que se integra otro nivel de la empresa, que antes se denominaba “mercadeo” y ahora “marketing”, (concepto más amplio y complejo), que establece las proyecciones en el mercado, del producto o servicio ofrecido por la empresa. Nivel, que tiene el rango de nivel Asesor, que con las áreas de Planificación y de Contabilidad, lo establecen.

Cálculo -del costo- que es, en definitiva, el precio que el empresario “paga” por realizar, elaborar, o dar un servicio, que se calcula con carácter global, para después individualizarlo, mediante una simple división, del total gastado, para el número de unidades producidas, que es el costo unitario, al que se le agrega un porcentaje adicional, que determina la utilidad o ganancia.
Ganancia, cuyo porcentaje varía a nivel Continental: hasta un 10% en Europa, hasta un 20% en Usa y hasta un 30%, en Latinoamérica, -cifras válidas hasta finales del siglo pasado-. (Nota: no se incluyen los porcentajes de utilidad de los países marxistas, comunistas o dictatoriales.

Salvo, en negocios de preparación de alimentos y de ventas al menudeo, en el sector comercial, cuyo inventario está dirigido a la industria de la confección o al consumo o, para medicinas de uso humano y hospitalario, cuyos porcentajes pudiesen superar los porcentajes antes referidos.

Utilidad o ganancia, que sirve para repartirla, en un porcentaje, entre los empleados y obreros, después del pago de impuestos, de establecer un porcentaje para Reservas de Ley y voluntarias, y finalmente para los accionistas, que los reciben en proporción del porcentaje accionarial, que tienen en el capital de la misma.

Si hay una gestión de transparencia y de empuje coordinado de todos los niveles antes descritos, TODOS GANAN, sino los hay, o hay fraudes, TODOS PIERDEN.

La sociedad y el país, dependen en definitivo de estos parámetros y circunstancias internas y externas que gobiernan, regulan y conducen la acción de varios niveles de personas hacia el progreso o hacia el fracaso, (en el sentido adverso) y según la naturaleza de cada negocio.

Hay un elemento adicional, de carácter externo que gira en torno a ese éxito o fracaso, o del estancamiento empresarial y laboral, o su reducción o quiebra: Es, en ocasiones la propia ley.

Trátese de leyes en general o de leyes especiales, en particular, tres leyes: Las leyes tributarias, las leyes laborales y las leyes sociales.

El manejo inteligente de estas tres ramas del derecho, su aplicación y su control, en el sector empresarial, van de la mano del éxito de la empresa, de su desarrollo, de la reducción del desempleo y de la disminución de la delincuencia.

Y algo mas importante aun, la estabilidad y fortalecimiento de la familia, núcleo primario de la sociedad, cuya protección en otros aspectos, compete también al Estado ecuatoriano.

Asi de facil.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *