Opinión Política

Afiscalitis Crónica

El título de este artículo no tiene relación con ninguna dolencia de tinte científico, es un juego de palabras de mi propia cosecha, que hace referencia a una enfermedad provocada por la ausencia continua del fiscal general titular.

Esta enfermedad se origina por las salidas constantes de los responsables de este cargo, lo que trae como consecuencia que sus segundos a bordo entren de inmediato en funciones.

La alta rotación de fiscales generales nos lleva a tener retrasos importantes en los procesos que sus predecesores venían desarrollando. Esta puerta giratoria que mete y saca fiscales generales debe parar.

Hemos sido testigos de que en corto tiempo y por razones de diversa índole, el país recibe su baja. La pregunta que flota en el ambiente es: ¿por qué no duran en el cargo y salen de manera recurrente?

Resulta inaudito que una persona acepte un cargo de tan alta responsabilidad para luego dejarlo botado a la vuelta de la esquina. Asombra aún más que abandonen el barco cuando este navega en un mar tempestuoso y plagado de casos de alta trascendencia para la vida nacional. Este organismo tiene en sus manos procesos de gran importancia, entre los que se cuentan casos con indicios de responsabilidad penal que involucran al expresidente y exvicepresidente de la República, exministros de gobierno y otras altas autoridades del régimen anterior. A

demás, manejan una serie de casos relacionados con tráfico de influencias, sobreprecios, escándalos en compra de armamentos y equipos militares, crímenes de Estado, secuestros, asesinatos, narcotráfico, terrorismo, entre tantos otros.

En mi opinión, el fiscal general de un país debe tener un perfil de características muy particulares: conocimiento académico, formación profesional, personalidad, valentía, honestidad, justicia y ganas de servir al país.

Esperemos que, por el bien del país, el Consejo de Participación Ciudadana encuentre de manera urgente la persona idónea para curar esta enfermedad de tipo agudo que nos aqueja: “afiscalitis crónica”.

Diana Acosta

Acerca de

Guayaquileña, Abogada, madre, Doctora en Jurisprudencia, Profesora Universitaria, Harlista, IUS Laboralista, Columnista de Opinión, Feminista.

1 Comentario

  1. Carlos Franco

    Es posible que que esa escultura ,la de la bella chica con la espada y la balanza y con los ojos vendados ,sea solo un ideal y no una posibilidad con real probabilidades de ser humana, de realmente existir? Los ciudadanos común y corrientes tendemos al ideal y comparamos a gente de carne y hueso con ese ideal. La verdad es que siempre , con escasísimas excepciones , siempre el humano queda mal parado. Es algo similar con las relaciones personales, tenemos un ideal ( que nosotros muchas veces tampoco cumplimos) con el cual comparamos y medimos al prójimo, nuestras amistades, nuestros amigos y aún nuestros familiares. El ideal es eso, un cúmulo de moral y ética que, si lo llevamos hasta sus últimas consecuencias, siempre es una monstruosidad . El personaje del policía , ese fiel sirviente de la ley y el estado de “ Los Miserables”, nos da una lección de lo que puede llegar a ser la estatua con venda ,balanza y espada. Cuando se vuelve humano y deja escapar al héroe, todos lo aprobamos y, sin embargo , nos horrorizamos cuando este se suicida por no poder aceptar el quebrantar la ley. Nosotros realmente creemos que existe alguien así? La ley es instrumento de castigo , compensación y disuasión, pero cuando puesta a prueba, son los hombres los que la implementan y la estiran o encogen, la doblan y hasta la rompen , cuando les parece necesario a quienes la administran. Si tuviéramos un programa de computadora avanzado que reemplace a los jueces, sería la ley administrada de mejor manera? Nadie quedaría satisfecho o casi nadie, estoy seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *