Economía Opinión Política

Salario mínimo sin salida

Miles de candidatas intentaron calificar al Servicio Militar por apenas 199 cupos disponibles en todo el territorio nacional a razón de $120.00 mensuales, menos de un tercio del salario mínimo vigente sin contabilizar otras prestaciones. Los contribuyentes subsidiamos a través de Fuerzas Armadas el entrenamiento de una mano de obra que luego de un año bien podría acceder a mejores niveles de remuneración económica. El ejercicio podría tener un gran efecto generador de empleos y multiplicador de emprendedorismo si también fuese puesto en práctica a través de Policía Nacional y ciertos centros tecnológicos.

Las cifras de venezolanos que residen ilegalmente en el país pueden diferir dependiendo de la fuente. Fuera de debate, sin embargo, es que excluyendo a aquellos que se dedican a labores informales, los que trabajan de manera irregular muy probablemente no reciban emolumentos económicos según las leyes vigentes. Lejos de señalar presuntas irregularidades laborales, ambos casos comprueban que el salario mínimo es un perverso impuesto a la mano de obra no calificada, que su nivel actual es en parte responsable por los altos índices de desempleo pues le resta competitividad a la cadena productiva y que su eliminación lograría generar fuentes de trabajo a pesar de las estrechas condiciones económicas del país.

Todo sistema es sujeto de abuso, incluso el actual, pero ningún esquema escapa a la ley de oferta y demanda en su universalidad al definir los niveles de contrataciones según los rangos de remuneración.

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *