Historia Opinión Política

La era Febres Cordero – Nebot (3)

Una era de cambios para Guayaquil

Su obra Alcaldicia, bien podríamos ubicarla en 4 ejes fundamentales:

El primero: La “Regeneración Urbana”, extendida al Norte, Noreste, Centro y Sur de la ciudad de Guayaquil.

La “Regeneración” ha llegado a los más mínimos detalles, en el arreglo de veredas, -algunas pocas, innecesarias-, pero que ha contado con la anuencia de los propietarios, de esos inmuebles aledaños, pese a las dificultades que les causan, los mismos arreglos, y las ha continuado, por encima de la molestia de los comerciantes, que ven disminuir sus ventas, por tales dificultades, de tres, seis meses, a un año de trabajos callejeros, sobre veredas y calzadas y subterráneos: alcantarillado sanitarios, telefonía y agua potable.

La pavimentación es impresionante, al tiempo que va arreglando el alcantarillado y escondiendo la cableria aérea, en el subsuelo, aspectos que tiene que coordinar necesariamente, con otras instituciones públicas -autónomas o no-, para lograrlo, que en ocasiones son culpables del retardo.

Las calles del Suburbio de Guayaquil, han sido asfaltadas, dejando de ser, -sus calles- caminos polvorientos.

Sin embargo 25 años de la era -Febres Cordero-Nebot- no han sido suficientes para lograr el mejoramiento urbano al 100% de la ciudad. Tarea que le corresponderá continuar al nuevo Alcalde o Alcaldesa que le sucederá en el cargo, de seguro. Pues, en este sector que hemos señalado, la “mesa ha quedado servida”.

En materia de Alcantarillado y Agua Potable, el Alcalde Nebot, ha prometido cubrir con estos servicios, a la ciudad, en un 100%, al concluir su período, el próximo año.

El Segundo Eje, -es en mi criterio- la creación de múltiples áreas para el entretenimiento, (infantil, juvenil y ciudadano), aptas para el paseo familiar, para la distracción y hasta para el deporte.

Para celebrar las Fiestas Cívicas de la Ciudad, cuenta la ciudadanía con la presentación de grandes artistas nacionales y extranjeros y de grandes Orquestas, que ponen a bailar a medio millón de habitantes Junto con la presentación de otras Orquesta de igual nivel, para otros sectores ciudadanos y barriales.

La presentación de bandas musicales de primer orden, se ubican a lo largo del Malecón Simón Bolívar, cuya extensión y excelente me joramiento abarca, desde el Club de la Unión al Sur, hasta el Cerro Santa Ana al Norte, como una gran plataforma de cemento armado, arquitectónicamente diseñada, que le ha ganado, unos cien metros al Río GUAYAS, que lo baña.

LLamado Malecón 2000, (por el año que se inició, su reconstrucción en la Alcaldía del Ing. Febres-Cordero), como así lo distinguen popularmente, cuyo real nombre es: Malecón Simón Bolívar, en homenaje al Libertador de cinco Naciones Sudamericanas: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Constituye un paseo obligado de los guayaquileños, en días festivos o no y de manera especial los fines de semana.

Esta obra majestuosa, incluye, adicionalmente, el embellecimiento del Cerro del Carmen, y del Barrio “De Las Peñas”, barrio histórico, donde se fundó la Ciudad, que constituye una atracción turística, habiéndose convertido sus antiguas viviendas, en modernos y elegantes salones, con mobiliarios de los inicios del Siglo XX; de Museos, de extraordinarias Pinacotecas y excelentes Restaurantes, con áreas para la música y el baile, hasta las 11 p.m., cuya continuidad en el expendio de bebidas y comidas está prohibido.

Su infracción, lleva al establecimiento, a pagar una fuerte multa y/o su clausura. Así mismo el turista, nacional o extranjero, serán sancionados, por actos de escándalos o de mal comportamiento.

Dándole un realce turístico al sector, con una Escalinata de más de 400 escalones, que llega hasta la cumbre del vecino “Cerro Santa Ana”.

Cerros, donde después de varios años – de un Proceso fundacional-, se asentó definitivamente la ciudad de Guayaquil, hasta el Sur, en La Culata, límite de la ciudad de ese entonces. Fundaciones, con las que concluyó definitivamente, con el dominio español, de los guerreros Huancavilcas, que ante la humillación sufrida, llegaron al suicidio, lanzándose por el Cerro del Carmen, al río, según cuenta la Leyenda, que según parece, no es más que, una maravillosa Leyenda. ¿Verdad histórica o anecdótica?

Todavía los estudiosos de los orígenes de su Fundación, no lo han determinado del todo, ni han logrado ponerse de acuerdo. Solo han llegado a coincidir, que se trató de un “Proceso fundacional”, que duró más de 15 años.

La obra recreacional, comprende además, sectores de distracción, como, una Gigante “Rueda Moscovita”, lagunas artificiales con peces del río, y juegos electrónicos y mecánicos, nuevos y sin riesgos de accidentes, y de otros escenarios deportivos y recreacionales, en otros sectores de la ciudad, hacia el Sur-este, principalmente.

1 Comentario

  1. BASTA DE CONTINUISMO Y LO MISMO DE LO MISMO
    “SALE MONDONGO Y ENTRA GUINGUILIGONGO”
    CALLES “EMPEDRADADAS” CON MATERIALES, QUE NO DURAN POR EL PESO VEHICULAR Y USO A LO LARGO DEL TIEMPO. ADEMAS, NO RESPONDEN A NINGUN PARAMETRO URBANISTICO, SON LAS MISMAS, CREADAS POR LOS INVASORES
    ARBORIZACION, MANTENIDA POR LAS MISMAS EMPRESAS DE LA FAMILIA
    PARA HACER PERIODISMO, NO SE NECESITA SER FANATICO,. HAY QUE SER HONESTO EN TODO EL SENTIDO DE LA PALABRA

    NO VUELVA A ESCRIBIR IDIOTECES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *