Internacional Opinión Política

Rafael Correa en su última guarida

“He leído la tesis doctoral de Rafael Correa
y su redacción es incompatible con el
nivel de inglés demostrado por él públicamente”*

Rafael Correa no ha sido otra cosa que un farsante académico con una carismática habilidad política con la que en su momento cautivó a una sociedad históricamente carente de auspiciantes indicadores socioeconómicos y en busca de un derrotero de prosperidad sin sacrificios ni ajustes. Correa consiguió driblar los filtros de selección de la sociedad, venció y desde entonces acometió contra la institucionalidad, único ente capaz de impedir el totalitarismo político, pero debido a su propia debilidad fue sistemáticamente sometida a sus designios hasta que él mismo decidió dejar el poder ante una hecatombe económica que le era imposible manejar.

Un año después de su partida el grandilocuente Correa no tiene ahora más tarima que el balcón de un departamento dolosamente adquirido, del cual teme salir y en el que en el mejor de los casos (para él) deberá acostumbrarse a vivir por un buen tiempo. Correa lidera una larga lista de malhechores del bien público y es apenas un mísero reo de su propia conciencia. Su pretendida persecución política es una falacia más de su extensa demagogia.

La débil justicia ecuatoriana tiene falencias estructurales, profundizadas por Correa para sus despropósitos, pero en esta nueva era de independencia de funciones debe trabajar hacia la consecución de una institucionalidad que evite la participación de indeseables en el quehacer político nacional.  

*Comentario emitido por el autor en Radio Centro 101.3 (Guayaquil) durante la presidencia de Rafael Correa.

 

3 Comentarios

  1. Wilson Alemán

    Lapidario, pero concuerda ciento por ciento con la realidad.

  2. Carlos franco

    Pocas veces se dice tanto con tan poco. Aprenderemos? Creo que un pueblo políticamente desinteresado de la cosa pública , siempr será presa fácil de los encantadores de serpientes.

  3. BETTY VITERI

    TODOS DEBEMOS TRABAJAR PARA QUE LA JUVENTUD APRENDA A APRENDER, FORME UNA PROFUNDA CONCIENCIA MORAL Y PARTICIPE ACTIVAMENTE EN EL QUEHACER POLÍTICO DE ESTE GRAN PAÍS. QUE LENÍN ABRA LAS UNIVERSIDADES PARA TODOS LOS JÓVENES Y ESO SE PUEDE HACER CUANDO SE ELEVEN LOS FONDOS PARA LAS UNIVERSIDADES DEL PAÍS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *