(Lloraré por ti Argentina)

Empezaré por transcribir los distintos tipos de aborto, tal como lo trae Wikipedia,  para ser más específico en la definición de en qué consiste, cada uno de ellos y la participación de la ciencia médica, en la solución final, ante los problemas con el feto y/o la participación de la madre, también, en la decisión final. Así, tenemos:

“Aborto espontáneo”

El aborto espontáneo es un aborto no provocado intencionalmente. Es cuando un embrión o feto muere antes de la semana 20 de embarazo; cuando la pérdida es posterior, se habla de muerte fetal. Al criterio del tiempo gestacional, la OMS añade como criterio el peso: debe pesar menos de 500 gramos. Sin embargo, este criterio ha de ser interpretado con prudencia, ya que a veces un feto de menos de 500 g. expulsado puede ser reanimado y sobrevivir. Si falleciera posteriormente, se registra como muerte neonatal.​

Se distingue el aborto precoz, cuando tiene lugar antes de las 12 semanas de gestación, y el aborto tardío, con 12 o más semanas.​

Los factores que pueden producir aborto espontáneo son muy variados: genéticos o cromosómicos del mismo feto, la exposición a toxinas ambientales, problemas hormonales de la madre, y otros como el tabaquismo, la drogadicción o el alcoholismo.​

Entre los signos y síntomas se encuentran el sangrado vaginal, el lumbago, dolor abdominal sordo, agudo o cólico o la presencia de coágulos que salen de la vagina. Todos ellos deben ser valorados por un ginecólogo.​

Ante los síntomas, existen diversas pruebas y exámenes para verificar o prevenir este tipo de abortos, como son el ultrasonido vaginal o abdominal que ayuda a examinar el desarrollo del embrión/feto, los latidos cardíacos y la cantidad de su sangrado. En caso de aborto, es fundamental para la salud de la mujer comprobar si queda algún tejido fetal o placentario en el útero. El tejido expulsado debe ser analizado para determinar si la causa del aborto espontáneo es tratable y prevenirlo en el futuro.​

“Aborto inducido”

El aborto inducido es la finalización del embarazo provocada mediante la eliminación del embrión o feto antes de que pueda sobrevivir fuera del útero. Puede tratarse de un aborto terapéutico cuando se realiza desde razones médicas, o de un aborto por decisión personal (interrupción voluntaria del embarazo), cuando se realiza a petición de la mujer embarazada.​

A su vez, según la técnica empleada para inducir el aborto, se puede hablar de aborto
médico o aborto con medicamentos y de aborto quirúrgico.​

Dependiendo de los países, existen diversas legislaciones sobre el aborto inducido, desde aquellas que lo permiten con pocas restricciones por considerarlo como una ampliación de los derechos reproductivos hasta legislaciones que lo prohíben por considerarlo una forma de homicidio.

corre riesgo.

Aborto indirecto

El aborto indirecto es cuando se produce la muerte del feto en una intervención médica en
Aborto terapéutico

El aborto terapéutico es la interrupción provocada del desarrollo vital del embrión o feto (por lo que se trata de un aborto inducido), pero al que preceden razones estrictamente médicas. Entre estos motivos cabe si la salud de la madre (física o mental) se encuentra directamente comprometida con dicho embarazo o, en su caso, si la vida de la madre que se deben cumplir dos condiciones:​

La intervención va destinada a salvar la vida de la madre embarazada en situaciones en las que ésta corre peligro cierto.

La viabilidad del feto es nula según los conocimientos que se poseen sobre el caso o el trastorno.

No se equipara, pues, con el aborto terapéutico, ya que se produce en intervenciones médicas distintas del aborto en sí mismo, siendo éste una consecuencia derivada, no querida directamente, y por tanto, implica unas consideraciones bioéticas muy diversas al aborto inducido. Se considera aborto indirecto aún cuando el médico sabe que su intervención puede afectar al feto, pero de no intervenir, o de esperar a que el feto sea viable fuera del útero, tanto la madre como el nasciturus resultarían muertos.​ Un claro ejemplo es el de la intervención en un embarazo ectópico.”

Como lo dijimos en la entrega anterior sobre este mismo tema, la Cámara Baja Argentina,

aprobó el aborto voluntario, por considerar que es un “derecho” de la mujer o de la madre durante la gestación en sus primeros meses de embarazo. La votación de tales representantes, en primera resultó empatada: por ej: si votaron 300 asambleístas,150 votaron a favor y los otros 150 en contra. Como no pudieron decidir, tuvieron que votar nuevamente y 4 de ellos que inicialmente se opusieron, votaron a favor del aborto.

Me pregunto ¿qué pasó?, ¿Cómo fue aquello, que en un lapso tan pequeño cambiaron de opinión tan drásticamente? ¿Quisieron congraciarse con la oposición y con buen número de mujeres argentinas, que luchaban a favor del aborto por considerarlo, según ellas, un derecho de la mujer?

Los latinoamericanos, tenemos que conocer los nombres de estos 4 o 5 representantes, y las razones que tuvieron para cambiar su voto y apoyar los objetivos de la bancada contraria. Este hecho jurídico y anti católico, no puede pasar desapercibido por los demás países latinoamericanos, cuyas legislaciones protegen la vida del ser humano desde la concepción,  dada la influencia que países como Argentina, -hay que reconocerlo- han tenido y tienen en el concierto Suramericano, tanto en el orden intelectual, científico, industrial, jurídico y deportivo. Inclusive histórico, cuya máxima expresión, esta simbolizaba en el bronce, que eterniza, en nuestro Malecón, las estatuas de Bolívar y San Martín, ambos héroes de la independencia de América del Sur, de la dominación española y de los Reyes de España.

Se amerita, el tema del aborto voluntario,  -respecto de la legislación que lo permite- una revisión jurídica, que lamentablemente está en avance en los países del orbe que han abrazado estas corrientes, llamadas “feministas”, que están trastocado los ideales del feminismo, que es la de lograr una igualdad total en todos los campos, con sus congéneres hombres, que no les da el “derecho” de convertirse en seres superiores -diosas- que pueden decidir por sí y antes sí, sobre la vida de un ser humano, que es en definitiva su propio hijo, hayan o no deseado embarazarse.

También, llorare,  nuevamente, por ti argentina, por haber sido eliminada en el Mundial de Fútbol 2018 en Rusia. Eras una de mis selecciones favoritas en este mundial.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *