Comentario

Lo que si es importante

He recibido por WhatsApp un mensaje, que no sé si será verídico o no, que según reseña, fue escrito por un Director de Colegio de Singapur, dirigido a los padres de sus alumnos, en el que los exhorta a no exigir a sus hijos buenas notas y pone, con acierto, que a un músico, o a un artista, no le va a servir mayormente la enseñanza escolar tradicional, para su éxito, y refiere que el apoyo debe ser dirigido, más bien hacia el desarrollo social y de la personalidad del educando. 

En realidad, hay verdad en estas aseveraciones, pero hay que tener en cuenta que esta preocupación va dirigida hacia una de las varias aristas del desarrollo del ser humano. Desgraciadamente, se olvida que la educación es mucho más compleja. La educación del colegio, o de la escuela, es tan sólo una parte, y quizás la menos importante para la vida como ser humano. Como decía alguna vez, un niño debe comenzar a ser educado, desde unos tres años antes de que los padres se conozcan. Una lección que no olvido, fue la que me dio mi abuelo, Don Luis Fernando Gómez Ycaza, cuando comencé a fumar. Él me contó que él había fumado también, pero que dejó de hacerlo cuando se casó, porque no quería que sus hijos aprendieran de él ningún vicio. 

La educación empieza en casa y se da con el ejemplo. La escuela, el colegio, la universidad, están tan solo para enseñar las materias de trabajo en cada una de las especialidades o actividades que el ser humano va a emprender. 

Es en la casa donde se aprende lo básico. Y lo primero es el respeto. El respeto es la base para toda relación humana. El respeto va unido a la cortesía, a las buenas costumbres, a respetar lo ajeno, lo que significa honradez, honestidad. Si respeto a los demás debo ser  puntual, el tiempo de los demás es valioso, no debo ni puedo hacerlos esperar, debo cuidar mi higiene personal y la limpieza y orden en mis cosas, debo ser solidario, ayudar y cooperar con los demás, respetar los sentimientos de los demás y sus creencias y pensamientos, puedo diferir de opinión, pero no debo ni puedo obligar al otro a pensar como yo lo hago. Puedo explicarle porqué pienso diferente y será cuestión de él si persiste en lo que yo considero un error. Es en casa donde ser enseña a no  persistir en caprichos, a comer de todo. Es en casa donde aprendemos a respetar a la mujer, a los mayores, a la autoridad. Es en casa donde se aprende a ser organizado, a cuidar lo que se posee, a ser disciplinado y a hacer las cosas porque tienen que ser hechas, a dominarse y sobre todo a respetar y dominar mi cuerpo, mis deseos y mis caprichos, a luchar contra los 7 pecados capitales, (sobre todo la pereza), buscando siempre la paz espiritual, la justicia y la felicidad propia y ajena.

La educación de la escuela, del colegio y de la universidad debe tan sólo lo que le corresponde y reafirmar esta educación básica, la que debe ser impartida en el hogar. ¿Qué puede enseñar la educación exterior sobre sexo, ideologías, teorías políticas o cualquier otro tema que no sea el conocimiento para desarrollar una profesión o carrera? Todo esto es tratar de imponer criterios torcidos, intentando destruir la sociedad, de imponer ideologías aberrantes para justificar formas erradas de proceder y de esta forma, destruir al ser humano, convertirlo en un ente abúlico, incapaz de pensar por sí mismo para imponerle su forma aberrante de pensar.

José Fernando Gómez

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

2 Comentarios

  1. BETTY VITERI

    GRACIAS DR. GÓMEZ POR SU ESCRITO. TODAS SUS PALABRAS ME RECUERDAN LAS DE MI PADRE Y MADRE. ESAS PALABRAS DICHAS CON MUCHO AMOR PERO FIRMES EN EL GESTO, EDUCARON MI EXISTENCIA. TAMBIÉN TUVE LA SUERTE DE TENER EXCELENTES PERSONAS COMO MAESTRAS. TRATÉ DE EMULAR DURANTE TODA MI VIDA A ESAS PERSONAS, PERO RECORDANDO LAS SABIAS ENSEÑANZAS DE MI PADRE, UN HOMBRE DE PUEBLO, NIÑO TRABAJADOR DESDE LOS 8 AÑOS DE EDAD, QUE NO TUVO LA SUERTE DE TENER MEJORES OPORTUNIDADES Y QUE APRENDIÓ EN LA UNIVERSIDAD DE LA VIDA LA DIFERENCIA ENTRE EL BIEN Y EL MAL. ESTAS PALABRAS LAS ACOMPAÑO CON LÁGRIMAS DE AGRADECIMIENTO A ESE HOMBRE GRANDE DE ESPÍRITU, MI PADRE. SOBREVIVE AÚN MI MADRE, MUJER DEL PUEBLO, HERMOSA , VALIENTE Y LLENA DE SABIAS PALABRAS. GRACIAS A ELLAS HUÍ DE LA VIDA POLÍTICA Y CUANDO INCURSIONÉ EN LA ACADEMIA EN PUESTOS DE PODER, CADA DÍA RECORDÉ LA MEJOR DE LAS FRASES DE MI PADRE: “NO IMPORTAN LOS BIENES MATERIALES PERO SÍ TU NOMBRE Y TUS ACCIONES, SI ESTÁN APEGADAS A LA HONESTIDAD ESTAS, SERÁN UNA BUENA SEMILLA PARA TÍ Y TUS SERES QUERIDOS”. EN CONSECUENCIA FORMEMOS EN VALORES Y NO LES RESTEMOS IMPORTANCIA A LA ACCIÓN MORAL DE LOS PADRES.

    • José F. Gómez R.

      Querida Betty:
      Es maravilloso tener en la vida unos padres como los suyos (y los míos) que se preocuparon de inculcar en sus hijos, las acciones basadas en la moral y las buenas costumbres.
      Los Gobiernos tratan más bien de hacer lo contrario. ¿El motivo?, es más fácil pasar por encima y no hacer un ¡mea culpa!
      Hermosa su descripción de las enseñanzas de su padre.
      ¡La felicito!
      JFGR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *