Comentario Religión

El enamoramiento y/o el acoso sexual

El enamoramiento o el acoso no sexual, ¿cual es primero?. Por el acoso se llega al enamoramiento y viceversa, por el enamoramiento se llega al acoso.

Entre los indígenas, él la empuja y ella responde de igual manera, son costumbres ancestrales por las que llegan a enamorarse. Las chicas jóvenes en la actualidad – las he visto- les responden a sus amiguitos, con un manotazo, cuando les hacen alguna broma que no les gusta y viceversa.

El enamoramiento es un sentimiento, el acoso es una acción – manifestación.

Veamos que dicen los diccionarios sobre estos términos:

DRAE:
ENAMORAMIENTO: “Acción o esfuerzo de enamorar o enamorarse”
Enamorar: “Excitar en alguien la pasión del amor”
ACOSO: “Acción y efecto de acosar”

EL SIMPLE ACOSO, TIENE LA CONNOTACIÓN DE FASTIDIAR A LA OTRA PERSONA. SUCEDE ENTRE COMPAÑEROS DE AULAS, ENTRE COMPAÑEROS DE TRABAJO, ENTRE CÓNYUGES, ETC.

“ACOSO SEXUAL”: “El que tiene por objeto obtener los favores sexuales de una persona cuando quien lo realiza se halla en posición de superioridad respecto de quien lo sufre”.
Una característica se destaca en esta definición: La posición de superioridad de quien lo realiza respecto de quien lo sufre. Ejemplo: El jefe respecto de la secretaria, el patrono respecto de la empleada, o de la empleada de casa, el profesor respecto del/de la, alumno/a. Además, se requiere una condición específica: obtener favores sexuales.

La sociedad ecuatoriana se sorprendió y estremeció recientemente con el conocimiento público (por la prensa) del acoso realizado por “profesores” (entiéndase monstruos), con niños de escuela de entre 4 a 6 años de edad, con argucias, engaño, toques y fuerza, que constituye el delito de violación a un infante o niño.

Prácticas que también han sido realizados por sacerdotes y ex sacerdotes de la Iglesia Católica, que han puesto a la Iglesia Católica y al Papado, en graves aprietos con sus religiosos superiores, que lo permitieron, lo ocultaron y hasta lo negaron, hasta llegar a confundir al propio Papa Francisco, que en sus inicios, no lo creyó y lo desterró como parte de la persecución a la Iglesia Católica, pero que después rectificó, ante la evidencia de los hechos y del propio contacto personal, con las víctimas y/o sus familiares.

No ha sido solamente Chile, la nación protagonista de estos hechos indecorosos, también hay un caso en estudio de la máxima autoridad religiosa de la ciudad de Guayaquil, de un exsacerdote, con jóvenes menores de edad.

Los primeros escándalos, se conocieron en Boston, y años después, en Alemania. Se requiere una “limpia” de estas autoridades religiosas y de sacerdotes, separándolos de la Iglesia Católica (expulsandolos) y denunciando tales casos a la Justicia de cada país.

Esta fue, desde los inicios de sus reinado, la posición del Papa Francisco. No hay más que dicha acción papal, para sanear a la Iglesia Católica de estos malos elementos religiosos. De los monjitas, no se conocen casos así con sus alumnas, es probable que los haya, -pero no se conocen públicamente- y practican su labor de profesoras o de cuidados de enfermos o de ancianos solos, o de auxiliares médicos en los hospitales públicos o de auxiliares de religiosos en las iglesias. Las monjas ha actuado siempre con mayor honestidad que sus pares hombres.

Otra de los aspectos del análisis, es, si el acoso es sólo del hombre respecto de la mujer y no viceversa. Yo creo que también el acoso se da en esa vía, a través del “coqueteo”, explícito y exagerado, por cuanto el coqueteo implícito y disimulado es natural en los mujeres, desde muy pequeñitas, como gracia, pero posterior a los 14 años, si es explícito y recurrente, ya podría tener connotaciones específicas para el enamoramiento primero y el sexo después.

El comportamiento de los hombres, respecto de sus congéneres mujeres, ha variado en el enamoramiento de la chica de nuestros ojos. Había un respeto total, ninguna clase de pensamientos, ni insinuaciones, ni toques. Eran largos años de enamoramiento y si había una ruptura definitiva, la chica no tenía inconveniente en enamorarse nuevamente y llegar por esa vía, al matrimonio.

Hoy, me cuentan las chicas, las que mantienen su comportamiento y sus principios éticos y morales en todos sus manifestaciones, que son llamadas “BATRACIAS”, por las avanzadas, que se autodenominan “bacanes”.

Bien por las “batracias”, mal por las “bacanes”.

El control y supervisión de los padres (padres y madres) sobre sus hijos/as, serán siempre válidos, ante las liberalidades que suelen darse en la actualidad, y los excesos, sobre todo con los “coctelitos”, que implican ausencia de un buen comportamiento, en cualquier lugar, reunión o evento.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *