Comentario Historia

Olmedo y Rocafuerte, Insignes Federalistas y Próceres de la Independencia (9na Parte)

Rocafuerte con su energía habitual fue quien enfrentó la oposición abiertamente, llamando «genízaros» , al grupo de amigos de Flores. Estallado el movimiento revolucionario del seis de marzo de 1845, en Guayaquil, Olmedo aceptó, presidir al Gobierno provisional revolucionario, que integraron Vicente Ramón Roca y Diego Noboa.

Pero al fin, se impuso al buen sentido, por parte de Flores, quien accedió a parlamentar con los revolucionarios. Los tratados de paz se firmaron en la hacienda «La Virginia» propiedad de Olmedo. Debido a dicha capitulación, Flores accedió a partir al exterior, con máximos honores.

Es reconocido por todos que Olmedo fue el ideólogo y alma del movimiento revolucionario iniciado el 6 de Marzo. El fue quien redactó el «Manifiesto sobre las casas de la presente transformación a los pueblos americanos».

A la hora de elegir presidente, se concretaron las votaciones entre Olmedo y su compañero de gobierno triunviro, Don Vicente Ramón Roca, obtuvo el triunfo. Rocafuerte mostrando su contrariedad por el resultado, adverso a Olmedo pronunció un Vehemente discurso, enalteciendo al jurista-poeta y concluyó pronunciando su célebre frase: «Se ha preferido la vara del mercader a la pluma del sabio»

Olmedo no mostró ninguna aflicción por el resultado adverso.

Para resaltar el pensamiento de Olmedo, recordemos las palabras que le dijo a Don Vicente Rocafuerte en la convención de Ambato el 8 de Agosto de 1835.

«El poder público no es una propiedad
que se adquiere, no es un fuero,
no es un premio que la nación concede;
es una carga honrosa y grave,
es una confianza grande y terrible
que lleva consigo grandes y terribles obligaciones.

El ciudadano investido de poder
no tiene más derecho ni más prerrogativas
que las de tener mayores facultades para el bien.
y la de ser el primero en marchar
por la estrecha senda de las leyes,
ni debe proponerse otra recompensa
que la esperanza de merecer un día,
por su moderación, por su constancia,
por su cordial sumisión a las leyes
el amor de sus conciudadanos
y la gratitud de la patria.»

En esta misma serie:
Olmedo y Rocafuerte, Insignes Federalistas y Próceres de la Independencia (8va Parte)

Nota: A quienes estén interesados en participar con documentación histórica u opiniones que hagan referencia al Bicentenario de la Independencia de Guayaquil, los invitamos a enviar sus aportaciones a nuestro correo: bicentenario@desdemitrinchera.com

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *