Comentario

Cortas vacaciones en la playa y un incidente

(Viaje por la Ruta del Sol)

Decidimos con mi esposa, pasar el fin de semana en la Playa, aprovechando una invitación de 2 excelentes amigos: Nacho y Margarita.

Nos alojamos en su departamento en Salinas y pasamos en su Yate, donde disfrutamos del mar, y del clima, junto con Jorge y Teresa, otros excelentes amigos de ambos matrimonios. Después del clásico paseo por la Bahía de Salinas, llegamos hasta donde los buques cargueros de gas y/o petróleo, frente a Cautivo, absorben nuestro gas y/o petróleo para pagarles a las empresas Chinas, las preventas que las pagamos con nuestros minerales, al precio de $17.45, el barril de petróleo, en épocas donde al mercado internacional lo situaba a $75 de promedio, causando al país, dejar de tener ingresos millonarios, por este desfase en el precio unitario, con compromisos de venderlo a este precio, subsidiando a las empresas extranjeras chinas, hasta el año 2024, con cláusulas que no determinan su destino final, pudiéndolo remitir, fuera de los 12 millas de mar territorial (ya las 200 millas quedó para la historia), a los destinos que tales empresas los vendan, países que lo adquirirán como: EEUU, países centroamericanos y del Caribe, Europa, Japón, etc.)

Subsidio a empresas extranjeras chinas, perjudicial para el Ecuador. Preventas petroleras, que, bien puede ser considerado como una “Traición a la Patria”, como lo fue en su oportunidad la “Venta de la Bandera”. Dos pasajes, uno lejano y otro muy cercano, de triste recordación.

El gobierno ecuatoriano, después del 4 de febrero y el triunfo rotundo del SI, deberá iniciar las investigaciones contra quienes -gobiernos e intermediarios- así actuaron y establecer la renta del dinero de esos cuantiosos negocios -no entre privados- y juzgarlos con el mayor rigor que castigue a aquellos -(autores, cómplices y encubridores)- de esta “Estafa” Nacional, al gobierno y al pueblo ecuatoriano.

Volviendo al tema de esta Carta, la fuerte marejada del aguaje, nos obligó a regresar al S.Y.C., donde almorzamos.

Después del almuerzo, Coca y Yo, continuamos hasta el Mar Club, un Resort, bellísimo para turistas y socios, donde dejamos a una de nuestras nietas, invitada por los padres de su compañera.

Al salir, en la Garita, nos entregaron una revista, en el que muestran excelentemente todos los lugares del Club-Puerto. Impresionantes juegos acuaticos y varios restaurantes, con exquisita comida. información, para optar por la membresía, de varias categorías y precios.

Bien por estos inversionistas nacionales que apoyan el turismo ecuatoriano. Las leyes tributarias, deberían apoyar a estos empresarios nacionales y devolverles, en Cartas de Crédito tributarios, un porcentaje de lo invertido en estos establecimientos turísticos, como un incentivo a la inversión.

Deberian tomar en consideracion estas inversiones realizadas, para disminuirlas de sus utilidades. Cartas que se utilizarían para el pago del Impuesto a la Renta, para el pago de impuestos prediales y/o negociables en Bolsa.

Pues, contribuyen al desarrollo inmobiliario, al empleo y a la generación de mayor recaudación fiscal, cantonal y/o parroquial. (Esto fue, la semana anterior).

Hoy escribo esta Carta, -En 27/018- desde un lugar más lejano, a casi 4 horas de mi casa, entra la Ruta del Sol y la de los Spondylus.

Lugar de extensas playas y agradable clima: soleado y muy ventilado por las noches.

Apacible, lejos del ruido, muy apto para el descanso, la lectura, la escritura y las películas de cine -adquiridas- y transmitidas por DirecTV.

Buenos desayunos, con tortillas y huevos fritos y comidas sabrosas, tomadas del recetario de las expertas “cocineras” nacionales y las criollas, que cocinan bien y aprenden rapidísimo a prepararlas. Juego de cartas por las noches.

En las mañanas, después del desayuno, lectura del periódico y al mar, piqueos y helados de tricicletas. las “GRULLAS”, nos dan un maravilloso espectáculo, con sus fuertes aleteos y alas extendidas , en perfecta formación, tal cual los aviones de combate, en ejercicios aéreos y/o acciones de guerra.

Un espectáculo, que no tiene precio, al que se agregan los fanáticos del Para-Pentismo, que también adornan el lugar con sus “vuelos”, sobre la tierra y sobre el mar.

Aquí, el valor más preciado es el silencio y la tranquilidad, no total, pero si excento del bullicio que acompaña a los multitudes en los balnearios mayores de las Provincias del Guayas, Santa Elena, Manabí y Esmeraldas, donde la diversión y la distracción, más que el descanso, tiene más valor, muy propio de la adrenalina de sus bañistas.

Bien por la inversión turística y por los turistas ecuatorianos. Volveremos seguramente a viajar por tales lugares.

2 Comentarios

  1. FERNANDO CASTRO PONTE

    HOLA MI QUERIDO SUCRE :

    QUE RICO….TE FELICITO POR ESTA FORMA DE DISFRUTAR LA VIDA….FRENTE AL MAR Y
    CON SU INIGUALABLE Y LLENA DE SALUD BRISA MARINA…. TE CUENTO QUE ANTES DE SER ABOGADO FUI OFICIAL DE NUESTRA MARINA MERCANTE, 7 DE CAPITÁN CON UN TOTAL DE 22 AÑOS NAVEGADOS, POR EL MUNDO….LOS 5 CONTINENTES…..Y SI QUE DISFRUTÉ ES VIDA DE MAR Y CIELO INIGUALABLE…ÚNICA….TODAVÍA LA EXTRAÑO Y MUCHO…..ALGÚN MOMENTO ME SENTARÉ A ESCRIBIR MIS….. MEMORIAS DEL MAR Y EL MUNDO….

    CON UN ABRAZO

    FERNANDO CASTRO PONTE

  2. Sucre Calderon Calderon

    Gracias Fdo. por tu comentario. La vida de mar es maravillosa, unos viajando sobre sus aguas, otros como yo, disfrutando del clima marino de sus playas y de un mar apto para el bañista, de temperatura agradable y sin corrientes peligrosas. Empieza pronto a escribir tus memorias. El tiempo vuela y la memoria se llena de lagunas. Un abrazo. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *