Comentario Opinión

La CTE vs la ATM

La CTE y la ATM, son en este comentario signos imaginarios que no corresponden a las siglas de las entidades que realmente representan, pues, no tienen el puntito al pie de cada letra.

Si, son imaginarios, pero responden un poco a lo que sus elementos -vigilantes- actúan en la realidad, o en la cotidianidad de sus actuaciones en el manejo del tránsito, en el día a día, y de sus direccionamientos en la práctica, frente a los conductores.

Su comportamiento, en ambas y similares instituciones, (?) , varían al actuar, dependiendo en mucho, del tamaño de cada vehículo. Por ej: su actuación, no es igual, frente a una infracción de un Bus de Pasajeros (metrovia incluída); o de una volqueta, o de una “cama baja” tirada por un cabezal, o un camión de carga, o de un camioncito proveedor, o frente a una buseta de empleados o alumnos, o frente a una camioneta de cajón 4×4, o frente a un vehículo sportman, o frente a un taxi (amarillo o no), o frente a los motocicletas.

Con relación al transporte pesado, semipesado, de pasajeros, taxis, busetas o motocicletas, son muy contemplativos cuando infringen la ley o Reglamentos de Transito: (exceso de velocidad, cambio imprevisto de carril, falta de uso del señalero, o maniobras imprudentes o abusivas).

Están mas preocupados, del Registro vehicular y de la Revisión Técnica, en estos meses, o de hablar por celular.

Por la revisión, ahi si paran a estos vehículos y tienen igualmente diferente reacción, dependiendo del vehículo que se trata.

Si es sport, de seguro la citación, sino, bien gracias, -sigan nomás- (???).

Ellos creen que nadie los ve, cuando así actúan. Me sorprendi ver a un vigilante en la Av. Samborondón, -en un paradero- estar parado de espaldas al tráfico vehicular, tomando fotografías con su celular a cierto edificio de la zona (???)

No todo es malo o negativo en su actuación, pero, hay cosas que realizan, que son inverosímiles o irritantes.

Cierto es que se trata de un trabajo agotador, de ocho horas o más, con sol intenso y con lluvia, en esta época de invierno, pero, si se toman sus descancitos y se dan tiempo para mirar de reojo a las féminas (empleadas) a la salida de sus horarios, de las residencias o de los almacenes, para enviarles un piropo.

Si, normal, pero no durante su horario de trabajo, que demanda mucha responsabilidad, por cuanto su gestión es doble: La preventiva y la ejecutiva: la primera salva vidas, la segunda impone multas por infracciones. No es entonces, el momento, más oportuno para carretear a las féminas.

De las 2 Instituciones juntas, no sacamos una excelente. Cada una por su lado, con criterios diferentes en el manejo del tránsito, resultan insuficientes e incapaces, en el cumplimiento de su deber.

Espero y aspiro que mejoren su gestión y comportamiento.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *