Opinión Política

Insulto a la inteligencia

Cada día que abro el periódico tengo la sensación de estar leyendo una novela de misterio, pero de esas muy malas y groseras.

La historia empieza con un sobrino muy encargón, que cuando su tío viajaba le pedía que le traiga: “un reloj, unos videojuegos para los chicos, unas vitaminas…”. Luego aparecen correos, reuniones, fotos y videos donde el delator de Odebrecht confirma claramente el nombre y apellido del sobrino pedigüeño: Es que XX1 “pedía, pedía, pedía”, declara el delator.

El tío también es una suerte de adivino que “vaticina que en 15 días se resolverá su situación” y todo acabará. Ya veremos si se cumple su pronóstico o si la justicia en nuestro país es independiente.

El Ecuador tiene los ojos puestos en la Fiscalía por este terrible caso de corrupción internacional, en el que en países hermanos, por mucho menos, hay altísimos funcionarios presos; y aquí, en el país del “nunca jamás”, no pasa nada.

Es patético que quieran obligar a los trabajadores del sector público, a bajarse el 10 % de su remuneración por la crisis económica que vivimos y a los “atracadores de la década pasada”, no les hacen devolver todo el dinero robado ¡Vamos! Esto es impresentable. Muy burda la cosa.

Ni siquiera se han congelado las cuentas de los destinatarios de las coimas, ni se les han incautado bienes a ellos y a sus testaferros. ¿O es que no se da cuenta la Fiscalía de que aquí además de todo el chorro de delitos hay también lavado de activos? ¿Cuánto gana un alto funcionario público? Si suman y restan se darán cuenta de que no coinciden sus ingresos con sus gastos mensuales y sus bienes.

La Constitución prohíbe a todo servidor público desempeñar otra función pública o privada, o dedicarse a sus actividades profesionales, con excepción de la docencia universitaria; y que yo sepa, ninguno de los acusados es profesor, por lo que con claridad meridiana aquí hay enriquecimiento ilícito, peculado, testaferrismo. Pero según la Fiscalía se trata solo de “asociación ilícita”.

¡Ya basta! Esto es una aberración jurídica, una vergüenza nacional, un insulto a la inteligencia.

1 Comentario

  1. René Larrea R.

    !!!!!!!!!!!!YA ES HORA DE QUE, !!POR DIOS!!, LA JUSTICIA ECUATORIANA CUMPLA CON SU SAGRADO DEBER DE ACTUAR CON MANO FIRME Y ” H O N E S T A ” DEMUESTREN TODOS LOS TRIBUNALES QUE EN REALIDAD SI SON GENTE DECENTE Y HONRADA.!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *