Opinión Política

A propósito de la corrupción en Ecuador

“ECUADOR ESTÁ ENTRE LOS 10 PAÍSES MÁS CORRUPTOS DE LATINOAMÉRICA”,
Transparencia Internacional.

 

“LOS PAÑALES Y LOS POLÍTICOS  HAN DE CAMBIARSE A MENUDO…Y POR LOS MISMOS MOTIVOS”, GEORGE BERNARD SHAW

 

“ UN GOBIERNO QUE NO COMBATE LA CORRUPCIÓN, ES PORQUE LA CORRUPCIÓN ES EL GOBIERNO”

¿La corrupción? Nada que pueda ser causa de inculpación, de  enjuiciamiento o cárcel… Pues, de acuerdo a Serrano, Presidente de la Asamblea, “No hay una normativa que defina qué es la corrupción en el país”. ¿Consecuencia? Todos pueden meter la mano en el tesoro público, firmar contratos mediante coimas, hacer chantaje y evitar denuncias comprometedoras, poner los cargos gubernamentales a remate, ofrecer viviendas gratis para ganar las elecciones, realizar fraudes y ser electo presidente, prefecto o alcalde… La declaración es de una claridad espeluznante. Traducida  en morocho, criollo, a lo sapada de barrio… Impunidad para todo daño  por mala fe a terceros… Mejor dicho, impunidad para todo aquel de Alianza País que haya cometido un ilícito contra el país… Con más razón aun para los capos de la pirámide. Por eso, mientras no haya una “normativa que defina la corrupción” Glas, según la teoría de, ¿no puede ser juzgado en Ecuador?.

¿En qué quedarían, entonces, las denuncias en Petroecuador, sobre Refinería del Pacífico, a propósito del negocito de fibras ópticas, las referencias de  las Serrano hidroeléctricas? ¿Y las huellas de las uñas de Glas encontradas en Caminosca por la Comisión Nacional Anticorrupción junto con los indicios mediante su tío Rivera,  del amarre millonario con  Odebrecht y Petrochina? ¿Simple saludo a la bandera? Muy difícil a que todo quede en el decir de “aquí no ha pasado nada”. Pues están a la vista las contabilidades paralelas, para registrar los gastos fantasmas de  compras innecesarias y transportes no realizados, las coimas pagadas so pretexto de relaciones públicas, los contratos y subcontratos para trabajos extras fuera de los acuerdos, los sobre precios camuflados…

¡Esfuerzos empresariales fraudulentos para los grandes convenios de los grandes proyectos sinónimo de grandes ganancias!. ¡Danza de cientos de millones de dólares a favor de unos cuantos!. En especial  de Odebrecht con más de 15  proyectos, ganados fraudulentamente,  a un costo de más de 4.000 millones de dólares, coimando a los funcionarios públicos, registrados en una lista en espera de publicarse.

Pero la corrupción no solo  es cuestión de normativas. Es una expresión individual y social de consciencia, por extensión de lo que física u orgánicamente está podrido. O sea, algo que a leguas se lo sabe descompuesto, putrefacto, purulento… Tal cual es su propia expresión, Serrano, con la que busca pre diseñar la impunidad en beneficio de los implicados de Alianza País. Pero si hay que hablar de reglas, normas, leyes aquí queda algo referente y vinculante al respecto. En el Derecho Penal, está reconocida internacionalmente la corrupción como un delito, una conducta que conlleva culpa, castigo. Al tratarse del funcionario público al recibir oferta, dádiva, obsequios (coima) para usar su gestión de estado  en beneficio propio, o no actuar según su función establecida, la corrupción es un hecho. Está configurado el delito!

Lo que se quería  es, justamente, establecer, mediante el juicio, si Glas estaba o no liberado de semejante mancha. Pero sus amigotes de la Asamblea han decidido, en su manera de comprender la situación, protegerlo. El caso está cerrado y archivado. ¿Pero este blindaje mas bien no lo delata y lo confirma? ¿Cómo es posible, sinembargo, que siendo el responsable de los sectores estratégicos, no estuviera al tanto de la manipulación del aprovechamiento ilícito de sus funcionarios inmediatos? ¿O es que Glas  es ciego, sordo y mudo o sufre de Alzheimer en los casos de cleptomanía? Para Carlos Pareja Yannuzelli, eso sí,  “nada se movía ni hacía sin la complacencia de Jorge Glas”.  

Así las cosas, no es moral ni honesto que quien está inculpado por corrupción, pese al abrigo de la Asamblea,  en la gestión de su actividad pública, siga en las funciones tan delicadas de vicepresidente…¿Renunciar? Por supuesto. Moreno, incluso,  por sentido común, debería retirarle las tareas a él encomendadas. Pues la negativa,  a ser enjuiciado políticamente, no termina con la mirada inquisidora de la ciudadanía, a su gestión con Correa. ¿Qué confianza puede tenerse de su accionar social y político en alguien, con tal cargo,  señalado de corrupto? ¿En verdad, un vicepresidente, con semejante carga de ausencia de moral   a cuestas, representa en algo al país?.

3 Comentarios

  1. En dos años el presidente será Jorge Glas y en tres años estaremos como en Venezuela.

  2. FERNANDO CASTRO PONTE

    ESO JAMÁS…GARCIA PACHECO….ANTES HABRÁ QUE MATARLOS…..QUE ES LO QUE SE MERECEN Y AL PATULECO HAY QUE EXIGIRLE QUE LE PIDA LA RENUNCIA AL TROMPUDO VIDRIO HIJO DE VIOLADOR….

  3. Los seguidores no se deciden, si seguir al padre o a la madre; el árbol perdió las hojas y el tallo no da sombra. A correr los que PUEDAN ahora a centro américa, para que se consideren perseguidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *