Cuentos

La belleza

Oh Señor mio hazme oír tu voz.

La belleza siempre es la belleza. No está en la belleza misma sino donde la pueda ver, concederme,reconocer. La belleza en encontrarme vivo. Aún estamos vivos. Es bello estar vivo. Tenerte, tenerme. Encontrarme cuando estoy perdido. Hallarme, rescatarme. Hoy haz hecho Señor mio que pueda oír tu voz. La Oí y se abrió la generosidad. La belleza no es lo bueno, es la bondad. La belleza es el amor que ama. La belleza es siempre, está siempre. Bello todo, está bello. Cae la lluvia, la noche aquí. Todo oye, todo me oye, me permite oír. Salto desnudo en los charcos. La pena de lo que pasó se lo llevó la voz que apareció para escuchar, para saldar cuentas. Estoy pagando. La belleza es antes, la belleza no es después.Me deshago, me convierto, Me iré. ¿De qué me acordaré cuando la luz se vaya apagando? Quiero acordarme de ti, belleza. De nada más. Soy belleza. La belleza siempre la belleza. La belleza no es la belleza. La belleza es. Suena el ventilador y fugan adalides y juglares hacía el hueco final del camino de los escorpiones que han renunciado al veneno y ahora quieren ser flores margaritas y saxofones de cuello largo que estiran la felicidad. Suelto la idea, la dejo ir no es mía.

En el silencio existo. Amada mía no me dejes morir de hambre, matame de belleza. Mujer de días y soledades, quiero morir entre tus perfumes de jazmines y jardines de sol de playa que alcanzan las olas tristes huidas de neptuno.

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *