Opinión

Malavela

«El Chanduy tenía mal puerto, i sus costas llenas de bajos i corrientes, y de vientos que contribuían á hacer fracasar los buques, como sucedió en varios tiempos…»

(M. Villavicencio.- Geografía de la República del Ecuador, p. 256).

Esta cita de Efrén Avilés Pino, en su Enciclopedia del Ecuador, nos recuerda que vivimos la revolución del presente. Nada de lo que es pasado vale, ni la propia historia.

Esto va de la mano de lo escrito por el crítico Menéndez y Pelayo.

Marcelino Menéndez Pelayo

Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a irrevocable muerte. Puede producir brillantes individualidades aisladas, rasgos de pasión de ingenio y hasta de género, y serán como relámpagos que acrecentará más y más la lobreguez de la noche.

La política es mala consejera. En estos días presenciamos un debate político que ya está afectando en lo económico a Guayaquil. Su dinamismo siempre se concentra en el futuro, su actividad en general se adecua con el desarrollo portuario, industrial y comercial de la ciudad, lo que redunda en beneficio del Ecuador.

Solo así se explica que se haya lanzado al ruedo que el nuevo puerto de Guayaquil se va a construir desde Posorja a Chanduy. Los bajos de Chanduy, se han constituido a través de la historia en un cementerio de buques, siendo el naufragio de la Capitana, el más sonado y disputado, cuando esa nave insignia zozobró en las costas de Chanduy, en octubre de l654.

Esta disputa va más allá de una próxima elección de Alcalde de Guayaquil. Es la disputa del señor Gobierno que quiere suplir toda iniciativa privada con la imposición de los negocios del Estado sobre la actividad privada que es y debe ser el motor de la economía nacional.

Lo penoso de este debate, es que se lanzan proyectos que desdicen de la historia y la técnica, un puerto “abrigado” que no puede ser instalado a costa de miles de millones de dólares, en un sitio sin desarrollo, porque el alimento de un puerto no son los buques, sino la carga.

Debemos recordar que nuestro país es de aquellos que se denominan “países cargadores” y por ello carece en la actualidad de flota mercante.

El nuevo puerto “Malavela”, será otro Tababela?

0 Comentarios

  1. Avatar

    Simplemente, señor Carrión, NO DEBEMOS PERMITIR, especialmente los Guayaquileños, que se nos arrebate lo que por HISTORIA NOS PERTENECE, y parte de eso es EL PUERTO DE GUAYAQUIL, CARAJO. Si eso no lo sabe el Gobierno, hay que enseñarles que Guayaquil ha sido es y será PUERTO, duela a quién le duela, o quieren desaparecernos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *