Opinión

-En honor a la verdad-

En 1998, la Confederación Nacional de Periodistas del Ecuador en Convenio
con la Universidad Nacional de Loja, convocó a Periodistas, Profesionales y
Licenciados en Comunicación Social, a optar por el Doctorado, para lo cual
los aspirantes debían hacer un curso de Preparación que fue de dos años de
duración, al que nos inscribimos casi unas cincuenta o sesenta personas.

El curso se decía era a distancia, mas teníamos asistencia rigurosa los fines de
semana o cualquier otra fecha extra que nos indicaren, en clases presenciales
con profesores de alta jerarquía que impartían sus cátedras. Fui una de las
alumnas, en ese tiempo con 30 años como Periodista de opinión en diario
El Universo y graduada cómo Lic. de Comunicación Social, de la FACSO de la
Universidad de Guayaquil (a mas de mis títulos Pedagogía y Diplomática Ad.)

Trabajo fuerte y riguroso, cátedras en las que tratamos desde la Semiótica
social, Ética periodística, el estructuralismo lingüístico y los problemas de la
comunicación; que los analizábamos desde ámbitos tecno-científicos, hasta
los sociales-humanos y políticos de finales del siglo XX, todo con proyección al
XXI, de la Cibernética y la Electrónica.

Y lo más importante, conocimiento de la técnica y procedimientos de estudio,
investigación y escritura de Cómo se hace una tesis-obra de Humberto
Eco; analizada con trabajos prácticos en forma exhaustiva- Creo que quien
hace una tesis doctoral o de niveles superiores, primero debe estudiar ese
texto, para no cometer fallas, desde la mas simple que puede tener fatales
consecuencias, como la ortográfica del uso de las comillas en los párrafos o
pensamientos de autores y libros, que toda tesis tecno-científico tiene.

La razón de este artículo, justo en estos momentos, cuando alguien hace
crítica dudosa sobre el doctorado de los señores Fernando y Vinicio Alvarado
y su madre Sra. Ab. Daysi Espinel Vda. de Alvarado.

En honor a la verdad, fuimos compañeros de estudio en el mencionado curso
donde los conocí y tuve, incluso, la oportunidad de haber formado grupos de
trabajo con ellos; cuya experiencia con estos jóvenes (yo a esa época era casi
septuagenaria); fue extraordinaria; siempre lo comenté -muy inteligentes y
discutidores al máximo- pero lográbamos llegar a una conclusión valedera.

De su madre, ni qué decir, mujer extraordinaria, periodista y jueza civil, en esa
época, de gran capacidad, con suficientes méritos para representar al País.

Remarco, que soy de tienda política diferente a la de estas personas y que de
esa época acá, no nos hemos vuelto a ver. Pero lo que es verdad es verdad.

Luego la Universidad de Loja tenía que nombrar nuestro Director para la
revisión y aceptación, de la tesis, etc., etc.-Gestión que debía hacerlo cada
uno por su cuenta-se que ellos lo hicieron en el 2005 (a pesar que con todo lo
que habíamos estudiado, estábamos más doctos que doctores)

Causas ajenas a mi voluntad, entre ellas la preparación de un libro mío y otros
compromisos me hicieron posponer la fecha de mi tesis ya elaborada; hasta
que en el 2009, cuando el Consejo Iberoamericano en Honor a la calidad
Educativa, en la V Cumbre, realizada en Lima, me concediera el Doctorado
Honorifico, ante más de 600 maestros de Iberoamérica presenté parte de ella
como ponencia con el titulo: Comunicación y Educación en el Siglo XXI.

Sobre la tesis grupal, hay que anotar una nueva connotación en cuanto a su
realización y sustentación; – siglo XXI – Ahora ya se la puede hacer como trabajo
grupal-no comparto con esa nueva modalidad,-voto por las sustentaciones
individuales-, pero ya se lo hace así.

Pruebas al canto: Hace un mes presencié en la ESPOL de Guayaquil, la
sustentación de tesis para optar al título de Ingeniero Mecánico, de un
nieto mío, quien la hizo en conjunto con un compañero, con quien la había
elaborado…

¡TODO En Honor a la verdad!

Alguien me dijo-No escriba este artículo- en este momento-Se pueden ir contra
Ud.-Y aunque, como dice Hessel, “El miedo a los desequilibrios puede más”:
Mis casi 50 años de Periodista, me forjaron como una mujer fuerte para
enfrentar cualquier embate. Porque creo firmemente que el Periodista que
claudica ante la verdad, mejor que se haga vendedor de cualquier cosa…

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *