Opinión

Vivir el Presente

Un día Buda estaba sentado con todos sus discípulos en círculo, cuando
apareció un anciano y dijo: ¿Cuánto tiempo quieres vivir? ¡Pide un millón de
años y te serán dados! Buda respondió sin dudar: ¡Ocho años! Cuando el
anciano desapareció, sus discípulos desconcertados, preguntaron: Maestro,
¿por qué no pidió un millón de años? ¡Piense en el bien que haría a centenas
de generaciones! Y el viejo hombre respondió con una sonrisa: Si yo viviese
un millón de años, las personas se volverían más interesadas en prolongar sus
vidas que en buscar la sabiduría (Un relato del P. Tonny de Mello, S.J.)

¿Sabes lo que quiso decir? Que ellos estarán más interesados en sobrevivir
que en mejorar la calidad de sus vidas. ¡Y qué verdad es esta! ¡Qué pocos
gastan tiempo y energía para mejorar la calidad de su existencia! Usted puede
morir sin haber vivido. Las personas piensan que están vivas porque están
respirando, comiendo, hablando, andando de un lado para el otro. No están
muertas, es claro. Pero, ¿estarán vivas? ¿Qué significa estar realmente vivo?
Significa tres cosas: ser usted mismo, ser ahora y estar aquí.

Estar vivo significa ser usted, es la medida que eres tú mismo estás vivo.
Por lo general la gente repite esquemas e ideas de otros, tratan de imitar y
aparentar lo que no son. Ser uno mismo es el desafío mayor que tiene el ser
humano en el desarrollo de su vida. La gente suele consultarme problemas
espirituales y emocionales, y muchas veces quedo preguntándome: ¿a qué
voces responden las voces de estas personas? Y voy encontrando personas
deprimidas, llenas de prejuicios. Dicen, que Einstein dijo es más fácil
desintegrar el átomo que el prejuicio. Las personas no son ellas mismas, son
controladas, se vuelven marionetas, sus sentimientos y actitudes suelen ser
mecánicos, se dejan afectar por el pasado, no son libres, por ello no viven.

Ser ahora sin angustiarse ni por el pasado ni por el futuro. Conozco a un
paralítico extraordinario, dijo: “Sabe, yo comencé a vivir realmente después
que quedé paralítico. Por primera vez en la vida, tuve tiempo de mirarme a
mí mismo, ver mi vida, mis reacciones y pensamientos. Mi vida se hizo mucho
más profunda, mucho más rica, más atractiva que antes”. ¿No es notable
que un paralítico haya encontrado la vida y que tantas personas que caminan
libremente de un lado para el otro, no la hallen, porque están paralizadas por
dentro, por no saber vivir el presente y disfrutar lo que tienen y son? Muchas
personas viven la cultura del mañana y no viven el ahora. Mañana seré feliz,
mañana viviré. Apenas llegue al colegio viviré, cuando esté en la universidad
viviré, luego cuando me case viviré. Después de casado, cuando los niños
crezcan viviré. Cuando los niños sean grandes, ¡no sabrá qué significa vivir!

Estar aquí, es la clave para disfrutar el presente. Pero cómo nos cuesta saber
estar aquí. Había un soldado norteamericano en la guerra de Corea. Sentía
mucha nostalgia de su casa el día de Acción de Gracias y una pareja que había
pasado muchos años en Estados Unidos lo invitó a comer. Cuando el hombre
llegó, para su sorpresa y alegría notó que había pavo, su plato favorito. Se
sirvió generosamente, y luego, en el momento de la comida, comenzó a
discutir con su anfitrión. Cuando la discusión terminó, terminó la comida. El
soldado notó que no había aprovechado la comida, ni siquiera había sentido el
gusto del pavo. Los argumentos son magníficos. Las ideas también, pero no
son la vida. La vida se encuentra en la experiencia. La experiencia de ser uno
mismo, de serlo ahora y del estar aquí.

0 Comentarios

  1. Gladys Garcia

    Muy valiosos sus comentarios, siempre nos dan pautas para analizar y encauzar nuestra diaria rutina.

  2. NORMA A. ECHEVERRIA U.

    GRACIAS MAESTRO ALANA, QUE REFRESCANTE ESTA LETURA Y QUE REALISTA! excelente influencia para sus lectores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *