Don Eloy

Luis Hidalgo Vernaza

La Conmemoración de los 100 Años de la Muerte de DON ELOY, se ha convertido para quienes gobiernan con el proyecto del Socialismo del Siglo XXI, una inspiración para promover lo que será la reelección del Presidente Correa por 4 años más. Los terribles hechos ocurridos en Quito no deberían ser utilizados como herramientas publicitarias que manipulen la figura de DON ELOY pretendiendo incluso en forma vergonzosa cambiar las páginas de la historia como si estas fueran las de una poesía de tinte erótico.

Los actos que evocan el magnicidio se seguirán repitiendo durante todo este año y tienen como propósito trascendental crear un símil entre lo que fue la REVOLUCIÓN ALFARISTA con la que hoy equivocadamente llaman REVOLUCIÓN CIUDADANA. Hay mucha distancia entre los 2 acontecimientos no sólo en el tiempo sino también en sus efectos. El primero significó transformaciones en lo educativo, religioso, agrícola, vial, etc., mientras que el segundo si bien hay que reconocer cambios, busca el control absoluto del Estado incluyendo la Libertad de Expresión e información libre y veraz.

En otro aspecto, la espada de DON ELOY así como la de Montero, piezas que se encontraban en el Museo Municipal de Guayaquil y robadas por desadaptados que fungían de revolucionarios, fueron devueltas luego de 27 años al Presidente Correa, quien manifiesto que dichas armas permanecerán en el Museo de Ciudad Alfaro en Montecristi, en razón de que el delito ha prescrito. La afirmación del Presidente constituye una perla, ya que a su criterio el tiempo extingue la propiedad de quien fue el legítimo dueño del objeto robado y exime de culpa a los autores, tanto así que los raptores hoy ocupan cargos en su gobierno.

Ningún país ahorra sangre cuando se trata de defender su honor de nación civilizada, si aun hay justicia en el Ecuador, la historia será la única que recogerá el fallo severo de la opinión OLMEDO ALFARO

ME ASESINARÁN, PERO MI SANGRE LES AHOGARÁ Y CIMENTARÁ LA IDEA LIBERAL E. ALFARO

Luis Hidalgo Vernaza

Autor: Luis Hidalgo Vernaza

Compartir entrada

2 Comentarios

  1. Estimado Luis. Sacame por favor de una curiosidad. Por que razon el Municipio de Guayaquil nunca se preocupo por investigar con la policia nacional el paradero de estos objetos historicos que habian sido robados de su Museo de Guayaquil y tan solo es ahora que con todo este revuelo politiquero es que como que se acuerdan de que estos objetos estaban perdidos?
    En segundo lugar, cuando visite Montecristi hace unos dos anos, me quede apenado de ver la pobre infraestructura del tan famoso museo de Alfaro. Vi que la estructura era deficiente en lo arquitectonico, tenia una pobreza de informacion, pregunte si tenian libros que pudiese comprar y no existian, tambien vi goteos de agua en sus paredes. En el exterior, el famoso edificio donde se llevo a cabo la redacccion de la nueva constitucion, era abandonado y sucio. Los alrededores del museo lleno de ventas de chucherias que denigran el lugar, un parqueo sin senalamiento, carencia de jardines y pobrisimo mantenimiento. Es este el lugar al que el presidente Correa se refiere como mejor y mas seguro lugar para mantener estos objetos historicos?
    Muy posible de que Correa, copiando a lo denigrante que hace su amigazo Chavez, haga copias de estas espadas y las comience a regalar como caramelos en kermes.

    Enviar Respuesta
  2. Ha molestado mucho a los comunistas del Gobierno nacional encabezados por los cónyuges Quintero-Silva (subsecretario uno y ministra la otra) el baño de verdad de las crónicas del diario El Comercio, especialmente la vista fiscal de prohombre ecuatoriano Pio Jaramillo Alvarado, para quien han contenido su furia.
    Deberían también estos comunistoides referirse al atroz asesinato de la Brigada médica y humanitaria que envió la Cruz Roja a Esmeraldas, en plena sublevación Alfarista. Los masacraron a todos menos a un niño de 12 años, Nestor Castillo, que haciéndose el muerto se lanzó al rio y retornó a Loja donde contó su horrible experiencia y la muerte infame de su tío, el médico lojano jefe de la Brigada, el Dr. Clodoveo Castillo Jaramillo, quien lo llevara como su asistente.
    Señora Silva y señor Quintero, estos mártires no merecen ser también recordados o solo sus infames asesinos?

    Enviar Respuesta

Envíar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>