Con seguridad pocas personas conocerán el significado de la palabra del título y lo buscarán en un diccionario; encontrando que es uno de los sinónimos de desconocimiento.

Así, con varios ardides, especialmente el desconocimiento, ha preparado el Presidente las próximas elecciones. Y no podremos recurrir a ningún método de información porque está prohibido; no diccionarios, no medios de información, nada de nada.

Mientras él, ilegítimamente, busca un tercer período. Tienen la caradura de festejar su tiempo de dictadorzuelo y, no obstante, aplican retroactivamente, pero antijurídicamente, la parte que le beneficia. Soslaya la condición de que un mandatario no puede ser reelegido sino por un período adicional y Rafael ya lo fue.

En mi artículo de la semana pasada indiqué que me proponía ejercitar mi derecho, e invitar a ustedes, el de los ecuatorianos (que incluye damas y caballeros, a todos), tal cual dispone la: SECCIÓN CUARTA, DEMOCRACIA DIRECTA

“Art. 103.- La iniciativa popular normativa se ejercerá para proponer la creación, reforma o derogatoria de normas jurídicas ante la Función Legislativa o cualquier otro órgano con competencia normativa. Deberá contar con el respaldo de un número no inferior al cero punto veinte y cinco por ciento de las personas inscritas en el registro electoral de la jurisdicción correspondiente.”

¿Qué es la “La iniciativa popular normativa”? Fundamentalmente, es un empuje moral válido para pedir, por los medios regulares, todo aquello en lo que no esté de acuerdo la población.

En ninguna forma es disturbar el orden o desestabilizarlo. Es un fuerte llamado de atención a los “representantes” que designamos y que pasaron de ser un cuerpo “colegiado” a cuerpo retado, con el rabito de borrego entre las piernas; mientras bailan la guaracha cubana y el joropo venezolano, como su líder que ansía que lo hagan creer que es la divina pomada.

Tienen que haber entrevistas, debates (me encantaría debatir con el bravucón en el idioma que elija y que se jacta de saber), análisis biográficos, evaluaciones mentales, explicaciones amplias de sus programas…

Quisiera que sin temor pueda un ciudadano, con altura y cultura, pedir información y la analice para ver su contenido de veracidad. Que nos digan que han hecho con la avalancha de ganancias de plata petrolera, de ¿qué manera se priorizan los gastos?

Por qué seguimos en un esquema tan fracasado que hasta los más testarudos lo han abandonado o están en proceso de hacerlo.

La propuesta concreta sería dar libertad de investigar a cada candidato: ¿Cuál es su estado mental? ¿Su honradez? ¿Su capacidad de hacer ejecutar las cosas debidamente? ¡Su respeto a la independencia de los Poderes – Estamentos del Estado!

Esta propuesta no la hago a título personal, ni deseo obtener cargo político alguno. Se la cedo, con gusto, a quién con intención puramente cívica la desee tomar, si es que así logramos unirnos más y dejar de ser colitas de ratón que se come el gato, para pasar a constituirnos en cabeza de león que cuida nuestra libertad y valores.

Las propuestas nuestras serán puesta en un crisol dónde las opiniones de los del: Oriente, Serranía, Costa y Región Insular aporten y amalgamen un proyecto de reafirmación de nuestra vocación por nuestra tierra; por nuestro Ecuador. En el que todos estemos incluidos y respetados.

Eso si los payasos y asalariados: No se presenten; porque no serán sino parte de nuestro desprecio.

Pueden dirigirse al correo electrónico iniciativapopularnormativa@gmail.com indicándome sus datos con el fin de mantenernos en contacto y generar una reunión entre todos. Si ya lo hizo, ya está empadronado.