Opinión

El trato a los mayores

Old people HDR alte Menschen Leute

Nadie puede dejar de envejecer; sólo puede hacerse la trampa de no admitir que se envejece. Y como de nada vale luchar contra la naturaleza, bien podríamos envejecer graciosamente – Lin Yutang –

Hay una diferencia curiosa en el trato a los mayores entre la cultura occidental (la nuestra) y la oriental. Si bien desde pequeños aprendemos a respetar a los mayores, la actitud de respeto que tomamos es pasiva. La idea es no ofenderlos.

Tomamos la actitud errónea de: Cuando pueda visito a la persona mayor porque en realidad es una molestia, de las cosas que tengo que hacer es la menos importante por lo que la dejo para el último. Cuando voy lo escucho solo por cumplir, porque es de otra época, de otra generación y lo que me va a decir no me va a hacer crecer como persona. Reflexiónalo.

Esto genera que muchas veces los mayores terminan estando lejos de los demás y prefieren vivir apartados, por un deseo, absolutamente altruista, de no querer estorbar a los menores. O por un errado amor a la independencia y vergüenza de depender de los hijos. Mientras que tienen todo el derecho a integrarse por la gratitud que les debemos. Cuando consideremos que el hogar y no el trabajo es nuestro lugar ideal en la vida lo entenderemos. Pero cuidado nos demoramos tanto que ya es muy tarde.

De una manera más inteligente los asiáticos ven a los mayores como manantiales de experiencias y enseñanzas. Tratan de pasar con ellos el mayor tiempo posible. Es lo primero y lo más importante. Así aprenden de ellos. Se dan cuenta que el sentido común que se va ganando por medio del tiempo, no cambia en unas cuantas generaciones; que cualquier enseñanza aunque esté disfrazada de ejemplo antiguo puede ser traducida a nuestra situación actual si usamos un poquito la cabeza. La mayor fuente de conocimientos aplicables a la vida viene de los mayores.

El respeto para ellos no es no molestarlos, sino ayudarlos en todo lo que puedan y ellos necesiten. Es un respeto activo y real.

Confucio concebía el ideal final de gobierno “Se hará que los ancianos vivan en paz y seguridad, que los jóvenes aprendan a amar y ser leales.”

No desaprovechemos las oportunidades. Visitémoslos. Interesémonos. Conversémosles. Alegrémoslos. Sintámonos bien. Aprendamos de ellos. El tiempo pasa rápido. Incluso pronto nosotros seremos los mayores.

0 Comentarios

  1. Avatar
    angel sanchez

    Precioso lo que has escrito César, qué gusto que un joven escriba algo así sobre los adultos mayores, me lleno de agrado el haberlo leído, lo cierto es que el tiempo no perdona, pasa enseguida y hay que hacer el bien a cuantos podamos, debería ser la regla del buen vivir para todos, al menos los que lo entendemos así hacemos nuestro esfuerzo. Ojalá otros escritores jóvenes como tú también se expresaran de una manera tan bonita, tan sabia y muy real de todo cuanto debemos ofrecer a aquellos que hicieron todo por nosotros.

  2. Avatar
    napo_sotomayor@hotmail.com

    Saludos. Comparto plenamente el contenido de este artículo. Es más, puedo agregar que en la cultura occidental, y en los últimos tiempos, específicamente en Ecuador, llegar o ser «viejo» es un estigma, es un categoría, un estadio de la vida de un ser humano, en que se convierte en un estorbo, en una pesada carga que nadie quiere compartir, y a quien todas las oportunidades y puertas se le cierran, en todos los aspectos, ni siquiera para propios, peor para extraños.
    Sin embargo, se escarnece a la cultura oriental. de cual todavía hay mucho que aprender.
    Napoleón Sotomayor

  3. Avatar

    Gracias por escribir un artículo tan interesante, real y necesario para recordarnos que » La mayor fuente de conocimientos aplicables a la vida viene de los mayores «

  4. Avatar
    rosa raquel vela

    Gracias por la hermosa enseñanza que nos ha dado, lamentablemente no la van a leer las personas que necesitan leer esto como son los jovenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *