Opinión

Mala percepción de la autoridad y de donde proviene

Únicamente la obediencia tiene derecho al mando – Ralph Waldo Emerson –

El otro día conversando con un amigo evangélico me dijo que había que hacerle caso a toda persona que ostente autoridad porque la Biblia dice que “toda autoridad viene de Dios”.

Procedo a explicar un poquito el tema para evitar confusiones. Si bien es cierto Pablo dice “Todos deben someterse a las autoridades constituidas, porque no hay autoridad que no provenga de Dios y las que existen han sido establecidas por él.” (Romanos 13, 1-2). Primero que nada hay que entender que Pablo no se refiere a la autoridad como persona que la detenta, sino al ejercicio de la autoridad. Segundo debemos tener claro que la autoridad del hombre es delegada por Dios. Tercero que por sobre el ejercicio de la autoridad está la libertad del hombre que es lo que a lo largo de la historia de la salvación comenzando por Adán, Dios nos ha demostrado. Incluso en Lucas 9:23 pide Jesús que la persona que ejerce la autoridad debe negarse a si mismo y Seguirlo (hacer lo que Él manda) y en Juan 5:19,30 nos dice que la autoridad no debe despegarse del mandato de Dios. Quien detenta el poder lo recibe de Dios, fuente primera de toda autoridad. Y finalmente recordemos aquí las palabras de Jesús a Pilatos: “No tendrías contra mi ningún poder sino se te hubiera dado desde arriba”(Jn. 19, 11).

Por lo tanto la autoridad que realmente debemos respetar es la de Dios, por ende cualquier persona que tenga autoridad sobre otras personas como un papá hacia un hijo, un profesor hacia su alumno, un policía, alcalde, presidente, etc. debe manejar su autoridad bajo las reglas de Dios. No significa bajo ningún concepto que un presidente o policía está ahí porque Dios decidió ponerlo.

Las autoridades humanas son libres como cualquier otro ser humano debe ser y por ende puede decidir irse por el camino de Dios o por el contrario. Solo hay que obedecer si es por el camino del bien es decir de Dios. La única excepción a esto es en la relación de padres a hijos pequeños pero ese es otro tema. Incluso cuando quien detenta la autoridad delegada nos exige que hagamos algo que está contra de las leyes de Dios debemos revelarnos contra esta autoridad de manera pacífica pero determinada. Esto se conoce como desobediencia civil y se lo aprecia en los ejemplos dados por Martin Luther King Jr., el mahatma Gandhi, Henry Thoureu, etc.

Así que dejemos claro que si la autoridad se rebela contra el orden natural (autoridad de Dios) deja de tener validez. El ejemplo mas claro que se me ocurre es el de Hitler quien cuando mató a todos aquellos judíos no lo hizo cumpliendo la autoridad de Dios que es el mismo Dios de los judíos y cristianos. Hitler utilizó su libertad para mal utilizar la autoridad delegada yéndose en contra de los principios de Dios.

Así que mucho cuidado con la creencia de que “toda autoridad viene de Dios” y que solo por eso hay que obedecerla.

0 Comentarios

  1. Avatar

    Muy estupido tu comentario, realmente interpretas como se te antoja… en fin… así son los cristianos.

  2. Avatar

    efectivamente , toda autoridad viene de DIOS , por que en realidad , todo lo que ocurre , DIOS lo permite , pero creo que los buenos deben luchar contra los malos , con la autoridad que DIOS nos da para tener la certeza que vencemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *