Poesía

Tus cinco toritos negros

Hace unas semanas, a propósito del artículo “Como ser y estar siempre bella”, mencioné otra poesía de Manuel Benítez Carrasco, poeta español que vivió en Guayaquil por 1950 y que nos regaló el hermoso poema “A Guayaquil, barca novia de un río y un mar”, con el que iniciamos esta sección el 25 de julio, día de Santiago de Guayaquil.

Con motivo de las fiestas de Quito, vale la pena disfrutar esta hermosa, torera y erótica descripción de la mujer y la pasión, cuando estamos con aires toreros en la Feria de Jesús del Gran Poder de nuestra Capital, aunque de luto por el martirio que debe sufrir el pobre animal, agonizando todavía más antes de la muerte que clama.

Pero disfrutemos este hermoso poema:

Tus cinco toritos negros

Manuel Benítez Carrasco

Contra mis cinco sentidos
tus cinco toritos negros;
torito negro tus ojos,
torito negro tu pelo,
torito negro tu boca,
torito negro tu beso
y el más negro de los cinco,
tu cuerpo, torito negro.

Barreras puse a mis ojos,
tus ojos me las rompieron.
Barreras puse a mi boca,
tu boca las hizo leño.
Puse mi beso en barreras,
tu beso les prendió fuego.
Barreras puse a mis manos,
les hizo sombra tu pelo.
Y puse duras barreras
de zarzamora a mi cuerpo
y saltó de entre las zarzas,
el tuyo, torito negro.

¡Deja!, que no quiero verte,
¡Déjame! Que no te quiero.

Y luego monté mis ojos
sobre un caballo de miedo,
tus ojos me perseguían
como dos toritos negros.

Y luego metí mis manos
bajo un embozo de fuego…
Tu pelo se me enredaba
igual que un torito negro.

Y luego junté mi boca
contra la cal de mi encierro,
…tu boca estaba acechando
igual que un torito negro.

Y luego mordí la almohada
para contener mi beso,
tu beso me corneaba
igual que un torito negro.
Y luego arañé mi carne
de tentación y deseo,
para que no me gritara
que yo te estaba queriendo
y tu cuerpo encandilado,
mimbre, luna, bronce y fuego,
se me plantó ante los ojos
igual que un torito negro.

¡Deja!, que no quiero verte,
¡Déjame! Que no te quiero.

El aire del cuarto estaba
temblando con tu recuerdo.
Cien caballos en mis venas
al galope por mi cuerpo,
y yo, jinete sin rienda,
luchando por contenerlos.

Cien herreros en mi boca
trabajando con mis besos,
y yo queriendo ser fragua
para poder deshacerlos.

Cien voces en mi garganta
gritándome que te quiero,
y yo, mentira infinita,
gritando que no te quiero.

Salí por aire al balcón
… me tropecé con el cielo,
aquel cielo quieto y hondo,
verde, blanco, azul y negro,
igual que el de aquella noche
de nuestro primer encuentro,
en que me hirieron, al paso,
tus cinco toritos negros.

Y me acordé de aquel aire
que jugaba con tu pelo,
como un niño a quien le gustan
los caracolillos negros.
Y me acordé de aquel rayo
de luna, fino y torero
que puso dos banderillas
de luz en tus ojos negros.

Y de aquel dolor de labios
que nos quedó de aquel beso,
y de aquel dolor de brazos
y de aquel dolor de huesos
y de aquella caracola
de amor, que quedó por dentro
con un mar de amor dormido:
que te quiero… que te quiero …

Y se me escapó la voz.
Grité: ¡Te quiero!, ¡te quiero!
Y ya no junté mi boca
contra la cal de mi encierro.
Y ya no mordí mi almohada
para contener mi beso;
y ya no metí mis manos
bajo un embozo de fuego.

Junté mi beso a tu boca,
junté mi boca a tu beso
y otra vez aquel dolor
de cintura, brazos, huesos,
pensando en aquella noche
de nuestro primer encuentro.

¡Te quise!, siempre te quise,
¡te quiero!, siempre te quiero.

Aunque no puedo quererte,
¡te quiero!
Aunque no debo quererte,
¡te quiero!

Aunque en cunas de tu casa
se está meciendo un almendro,
¡te quiero!
Aunque tú tienes dos lirios
que se te cuelgan del cuello,
¡te quiero!, ¡te quiero!

Y aunque ponga más barreras
de zarzamora y sarmiento
para que nunca las salten
tus cinco toritos negros,
torito negro tus ojos,
torito negro tu pelo,
torito negro tu boca,
torito negro tu beso
y el más negro de los cinco,
tu cuerpo, torito negro,
¡te quise!, siempre te quise.
¡Te quiero!, siempre te quiero.

José Fernando Gómez

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

0 Comentarios

  1. Conocía de él Soleá del Amor Indiferenre y coincidencialmente hace poco tiempo un amigo español me habló de este poeta y me interesé en saber algo más de el.
    Pero esta poesía, de Los cinco toritos negros, no la había leído, es muy linda y fuerte.
    Pero sí, en estos días tenemos muy cerca el sufrimiento de los toros y una ley que sigue siendo cruel al permitir que se martirice al animal y que no se lo mate, es absurdo, si lo que se debe impedir es que cualquier ser vivo sufra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *