Internacional

El Terrorismo y la muerte de Bin Laden

Osama bin Laden

A raíz de que un equipo de élite de las fuerzas estadounidenses mató a Osama Bin Laden durante una redada en un complejo en Pakistán creo que es importante realizar las siguientes reflexiones sobre el terrorismo:

El terrorismo, a medida que se han ido perfeccionando los medios de destrucción y de comunicación, ha ido ganando en espectacularidad, destrucción y muerte. Si a mediado del siglo 19 lo que se utilizaba era una bomba rudimentaria, una pistola o un puñal, ahora los terroristas utilizan el Internet, las computadoras, los celulares, así como también explosivos de gran potencia, o los grandes aviones que los convierten en mortales proyectiles capaces de aniquilar grandes edificios reduciéndolos a polvo. Esto se debe a la gran cantidad de gasolina que tienen estos aviones por ejemplo uno de los aviones que chocó las Torres Gemelas tenía 23.000 galones de gasolina que con el choque el calor fue tan grande que derritió los aceros.

Asimismo, es importante describir las particularidades que hacen del terrorismo versión siglo 21 sea capaz de producir grandes catástrofes, en las que mueren individuos de distintas edades, nacionalidades y credos, y que en su enorme mayoría no tenían ninguna relación con los atacados. Entre los muertos de las torres gemelas, la cantidad de latinoamericanos es enorme y como dato curioso entre los desaparecidos hay 200 pakistaníes.

De los casi 6.000 mil muertos o desaparecidos que en el último atentado terrorista, la gran mayoría eran personas humildes que trabajaban como empleados, conserjes, mensajeros, saloneros, etc. Esa faceta del terrorismo nos demuestra su insania.

Por otro lado, El Islam no es como se cree una filosofía religiosa compacta. Antes, al contrario, existen enormes e irreconciliables diferencias entre los seguidores de Mahoma. Así por ejemplo, los Sunitas son irreconciliables enemigos de los Chiritas, y muchas otras sectas que se aborrecen entre sí. Esta división no es reciente, comenzó desde el momento en que murió Mahoma y se enfrentaron dos grupos: Los primitivos seguidores de Mahoma y los nuevos creyentes pertenecientes a la aristocracia de la Meca. El resultado fue la Batalla del Camello en la que el nieto de Mahoma fue derrotado. Pues bien han transcurrido mil años y existen muchos musulmanes que anualmente se flagelan en recuerdo de la muerte de Husein, nieto de Mahoma. ¿Esto qué quiere decir? Que simplemente es, por decirlo menos, una tontería tratar de juzgar a todos los Musulmanes por el acto de uno o varios de las sectas Musulmanas. Sería lo mismo que juzgar a los seguidores del Séptimo Día por lo que hacen los luteranos, o creer que los seguidores de la Ciencia Cristiana piensan y actúan igual que los católicos.

Asimismo, existen en el mapa político del mundo Musulmán gobiernos y situaciones absolutamente distintos. Jordania es distinta a Irak e Irak es distinto a Irán. Además existen casos cuya gravedad ha seguido aumentando. Me refiero al caso particular de los palestinos que después de llegar a un acuerdo con el ex-primer Ministro israelí, luego fue desconocido por su sucesor. El caso Palestino debe ser resuelto con justicia y equidad y detener los ríos de sangre que vienen corriendo por esas tierras desde hace 50 años. Si Estados Unidos quiere demostrar que es coherente con lo que pensaron los grandes ideólogos de ese país como Jefferson, Webster o Lincoln, procederá de manera justa, y se ganará el respeto de una gran parte del mundo árabe.

Por otra parte, como todos conocen el Medio Oriente tiene los más ricos yacimientos petrolíferos, y como decía Churchill “Toda gran potencia debe vigilar sus intereses”.

Pero no ha sido el petróleo la causa de las fricciones entre Estados Unidos y Medio Oriente la prueba es que hay países como Arabia Saudita tradicionalmente amigo de los Estados Unidos y uno de los mayores productores de petróleo.

Una de las causa de las fricciones ha sido el asunto Palestino, Israelí y que según parece, gracias a la presión internacional parece que va a tener una solución.

Solucionado el problema Palestino Israelí existirá un ambiente más abierto para los Estados Unidos.

En conclusión, el verdadero problema lo constituye el integrismo musulmán que trata de volver a esos pueblos a la Edad Media. El integrismo tiene sus fanáticos y estos fanáticos no han vacilado en dinamitar las milenarias estatuas de Buda, o en el sangriento atentado de las Torres Gemelas.

0 Comentarios

  1. Avatar
    Edward Crowe

    El factor comun denominador de los conflictos politicos expuestos parece ser las doctrinas de los grupos religiosos organizados. La naturaleza humana crea criterios, en parte basados en dogmas religiosos, que generan separatismo y conflicto a todo nivel. La solución seria buscar un <>.

  2. Avatar
    Héctor Edin Lozano Rojas

    Excelente artículo Doctor pero yo creo que el problema de los países del medio oriente con Estados Unidos es por tres causas:
    1.- Por las diferentes creencias religiosas
    2.- Por el fanatismo excéntrico de mencionados países
    3.- Por el petróleo que es uno de los aspectos esenciales
    Todo esto es debido por las ansias de Estados Unidos de tener los mayores yacimientos petroleros y así mantener la hegemonía y ser influyente en el resto del mundo

  3. Avatar
    Wilma Krauss Vega

    No estoy muy de acuerdo con su ensayo de este día, en lo que respecta al problema israelí-palestino. Lo encuentro un poco simplista y lleno de errores de percepción. Entiendo que es su opinión y la respeto, pero me parece mal enfocada.

    Solución Palestina no hay, ni habrá; mientras sus varios dirigentes insistan en no reconocer la existencia de Israel, y crean que mandar bombas y jóvenes suicidas, sea la única solución. Además, y esto es muy importante, los diversos regímenes autocráticos árabes, sobreviven gracias al eterno cuento de la resistencia y la autodeterminación de Palestina.

    Si Ud. le quita ese problema de encima a Arabia Saudita, Siria, el Hezbollah en Líbano y hasta al ignaro de Chávez ¿de qué cuento van a vivir?

    Le recuerdo que en la Plaza Tarhir en Cairo, nunca se vio un solo letrero a favor, ni en contra de Palestina, por la sencilla razón de que la calle árabe, hace rato se dio cuenta que la estaban usando de anzuelo. Tampoco se vieron letreros insultando al Uncle Sam. Sin palestino a quien engañar, o americano a quien odiar, los dictadores árabes y sus imitaciones en Latinoamérica, estarían desnudos.

    Las ideas de bin Laden eran buenas, pero sus métodos era criminales.

    Me explico: Desde siempre, bin Laden se había quejado de esa amistad estrambótica entre los sátrapas sauditas y la democracia americana, y para hacérselo saber a los USA, le bajaron un par de edificios y asesinaron a miles de inocentes. Él no era antioccidental como se decía, él solo buscaba la caída de la dinastía de los Saud, a los que odiaba con toda sus entrañas. Después de eso se le atribuyeron varios mitos, cuando lo único cierto, es que era un hombre con instintos asesinos.

    Si algo es irrefutable también, es que bin Laden fue utilizado desde el comienzo hasta el fin de sus días. Primero por los Servicios americanos, para combatir a los soviéticos en Afganistán, y luego por el ISI de Pakistán, para que organizara a los talibanes, que a su vez servirían de tampón o freno a la expansión de India en el Kashmir; así como para justificar las enormes sumas de dinero que USA les enviaba dizque para combatir a los talibanes.

    Por último con respecto a la religión: La judía, la cristiana y la musulmana, son exactamente las mismas. El tronco es el mismo: el judaísmo. Las tres son llamadas las religiones del Libro: La Torah, La Biblia y el Corán. Las tres, aplicadas al pie de la letra, coinciden en sus excesos y taras. La opresión a las mujeres y el fanatismo religioso, son solo algunos de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *