Cada miserable acontecimiento que ocurre en nuestro país, y muy especialmente en nuestra ciudad, nos proporciona un triste indicativo, en el sentido de que esta vaina ya no da más.

Es que ya nada les está quedando de moral a cada miserable delincuente que de manera cobarde y violenta, y cobijados bajo la sombra de sus aberraciones sexuales, y sin importarles un solo carajo el respeto y los derechos de los demás, agreden, ultrajan, violan y asesinan a sus indefensas victimas.

Será posible que exista tanta maldad en la mente y en el corazón de individuos como Julio César Contreras Morán, quien sin ninguna consideración, y queriendo arrebatar la legítima e inocente privacidad corporal y emocional de ese pequeño angelito, y con el maldito pretexto de haber estado bajo los efectos del alcohol, haya infringido violentamente 17 puñaladas a aquella niña..?

Luego que..? Una vez capturado, este miserable asesino dice estar arrepentido, y que respecto de la violación, ésta no la llegó a consumar. Entonces que, Contreras..?, acaso esperas que la familia de la pequeña tendrá que felicitarte por “no haber llegado más lejos”…?

Por mi cuenta, estoy celosamente esperando a los consagrados defensores de los derechos humanos para ver como esta vez se pronunciarán al respecto. Veremos pues aquellos resultados a través de tan “humanos procedimientos”. También estoy esperando ver a tanto y cuanto magistrado de justicia que actúe en este caso, como, cuando, y de que manera será su resolución procesal-final.

Mientras tanto, y desde los escenarios políticos, se nos tiene distraídos en tanta pendejada de dimes y diretes, a favor y en contra de un asunto hoy y por el momento, de moda: La famosa consulta popular.

Sin embargo, esa inocente criaturita de apenas 7 añitos se está debatiendo entre la vida y la muerte, pues si muere, entonces Contreras Moran podrá ser procesado por un crimen. Y si la niña se salva, que es lo que todos queremos, entonces que..?

Claro, seguramente por ahí saldrá otro miserable, igual o peor que Contreras, que como abogado defensor, y cobrando puercos honorarios, intentara anteponer cualquier recurso o medidas supletorias a fin de obtener la libertad del asesino. Asesino..? Claro que es un asesino, pues aunque resulte duro reconocerlo, este cobarde y miserable animal, ya asesinó, y seguramente para siempre, toda una vida futura. ¡Maldito seas Contreras!.

Ayer brindé por un ex delincuente, hoy por hoy regenerado que, como un ejemplo de antítesis de tus lascivos y miserables instintos, es un verdadero aporte de convivencia para él, para su familia y para toda una comunidad. Esta vez también voy a hacer un brindis…..Brindaré por ti, miserable individuo…¡Claro que si!...Lo haré para que de una vez por todas te pudras en vida, y luego en el infierno.