Nuestro país enfrenta un incremento de la delincuencia que la sociedad ecuatoriana nunca ha experimentado. Un ejemplo de lo que mencionamos es que en la semana del 24 al 30 de mayo hubo trece crímenes violentos en Guayaquil. Entre los crímenes se encuentran el secuestro exprés y el sicariato que representa el 11%de los crímenes cometidos. Asimismo, apreciamos también varios robos por medio de la escopolamina, atracos en de agencias bancarias, asaltos a las gasolineras, ajustes de cuentas etc. A esto se suma, que todos los días los medios de comunicación reseñan estos casos y que no existe algún ecuatoriano que no tenga un familiar o un amigo que no esté afectado por la delincuencia. Ante esta grave situación es necesario realizar las siguientes reflexiones:

1. El Ministro de Gobierno, los Gobernadores, Intendentes, las Autoridades Policiales y de Transito y representantes de la Función Judicial y del Consejo de la Judicatura han fracasado en su intento por acabar con la delincuencia. Lo que es más en lugar de disminuir los peligros han aumentado. Sin embargo reuniones van, reuniones vienen con gran publicidad y nada se consigue. Por otro lado, las estrategias son publicitadas en la televisión para que los delincuentes las conozcan y no existe un plan bien elaborado para que la policía actúe rápidamente. Por sentido común deberían de renunciar todas estas autoridades por ineficientes empezando por el Ministro de Gobierno que ahora solo se dedica exclusivamente a la policía porque la política ya no se dirige en ese ministerio de acuerdo a lo dispuesto por el Gobierno de la Revolución Ciudadana.

2. También es importante mencionar, la desidia por parte de la disminuida Corte Nacional de Justicia y del desacreditado Consejo Nacional de la Judicatura para sancionar a los malos jueces que no cumplen su deber y dejan libres a los delincuentes a pesar de las denuncias que realizan los medios de comunicación y la propia policía.

3. Por otra parte, el problema de la delincuencia va mucho más allá de las autoridades sin experiencia o ineficaces, tiene su origen en la disposición del Gobierno Nacional de eliminar las visas para ingresar al país. Asimismo, la disposición constitucional propuesta por el partido de Gobierno en el sentido de que en el Ecuador no existen ilegales ha permitido que delincuentes colombiano, peruanos, haitianos, cubanos entre otros ingresen al Ecuador y terminen con la seguridad en nuestro país con delitos que nunca han existido en el Ecuador. A esto se suma que el Alcalde de la ciudad de Guayaquil Jaime Nebot planteó al Gobierno para acabar con la delincuencia pedir visa y volver a la detención en firme.

Por lo expresado en líneas anteriores, ojalá que el Gobierno Nacional reaccione y restablezca urgentemente el control migratorio a través de las visas. Considero que todavía estamos a tiempo de evitar que la delincuencia se apodere del Ecuador.