Política

La República del Ecuador nunca ha existido

Convocaron a unas elecciones a ciudadanos de un país que creía existir y que resultó que no, que no había existido. El Tribunal Electoral, hoy llamado Consejo Nacional Electoral (copiando a Venezuela que se la quiere convertir en nuestra Alma Mater) que organizo las elecciones, sin embargo de haber sido desconocida por el grupo de Arrasa País, dio la victoria a este “partido”.

Posesionado el Jefe el nuevo estado, criticando y desconociendo todo lo existente a lo largo de nuestra Historia Republicana, decidió fundar un Estado que venía a ser una fanesca entre Cuba, Venezuela e Irán, con un aderezo especial proporcionado por los comunistas vascos. Para el objeto, se declaró Capital Temporal a la Ciudad de Montecristi de la Provincia de Manabí. Cabe anotar que para convertir este pintoresco y típico caserío en “ciudad” se gastó una cantidad ingente de dinero.

Elegido el economista Alberto Acosta, amigo del alma y coideario del Jefe de Estado, se inició el proceso de creación del Nuevo Estado, patria de todos y que a la vuelta de los meses cada vez es patria de menos ya que excluye a: abogados, doctores en derecho, periodistas, profesionales, estudiantes y todo aquel que ose pensar diferente.

Las cosas se fueron poniendo cada vez más feas, excluyentes y absurdas. El economista Acosta hizo varias reflexiones a su amigo, obteniendo como respuesta la habitual serie de improperios característicos, con lo cual el economista Alberto Acosta se retiró del proceso, reflexionando sobre el caos en desarrollo y sobre su concepto de “amistad” y “coideario”.

Inmediatamente El Jefe buscó a alguien más maleable, alguien de material flexible y moldeable, como la plastilina o el corcho. No había nadie de plastilina pero si encontró a alguien e un corcho de excelente calidad, que resiste los mismos improperios e insultos que sufre la ciudadanía, sin siquiera descascararse. Un material tan resistente resultó útil como: Presidente del Congresillo, Presidente de la Asamblea, sin que nadie le haya nombrado y menos el pueblo que no tuvo ni voz ni voto.

Se dictó una Carta Magna, que el pueblo la conoce como “La gordita Horrorosa” por gorda, ampulosa y sin pies ni cabeza (legalmente hablando). Paso a paso, bronca si, bronca no, discusiones y reflexiones, terminó creado el documento. Pero, de la noche a la mañana, apareció un nuevo texto elaborado por unos españoles “asesores” que saben mucho de este nuevo socialismo siglo XXI y muy poco de nuestra realidad ecuatoriana.

En próxima entrega analizaremos los absurdos incoherentes contenidos en lo que hoy es nuestra Constitución.

0 Comentarios

  1. Avatar
    Carlos Carranza

    Nuestra lengua le debe mucha aportacion al latin, y nuestras costumbres españolas tambien, en la universidad cuando se estudia para abogado vemos DERECHO ROMANO y entonce a donde voy…bueno es que nuestra alma mater es el imperio romano luego el imperio español de FelipeII y ahora seguimos a Cuba y Venezuela como ejemplos, pues porque voy a ponerme del lado yankee..aunque si hablo ingles porque hay que conocer bien a tu enemigo y como piensa….es verdad no existia pais para los parias,marginados y ahora se esta construyendo un pais nuevo una republica bolivariana alfarista del Ecuador, que hay errores que corregir si es cierto pero que todo sea malo..El señor Donoso Velasco se equivoca…justitia omnibus, y recuerde que si el pueblo lo reeligio aunque usted no leguste y sea su merced una minoria pues recuerde vox populi vox Dei o que usted pelara contra la Vox Dei..

  2. Avatar
    William Salavarria

    Pero en Guayaquil siempre lo hemos sabido
    cada que lo decimos nos dicen separatistas.
    Nosotros los Guayaquileños en special deseamos un Ecuador unido en la diversidad
    y no un Ecuador unido a la fuerza bajo visiones que no nos representan.
    Por Guayaquil Independiente, pero de la tirania. POr Guayaquil y por Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *