El 9 de Octubre de 1820

José Antonio Gómez Iturralde

El Archivo Histórico del Guayas se encuentra realizando un estudio serio sobre el 10 de Agosto de 1809, y pese a que su final no es inmediato ya hay conclusiones que demuestran que el 9 de Octubre de 1820, aunque vinculado al 10 de Agosto, no es ni su continuidad ni su consecuencia. Todo lo contrario, pues los limitantes que impidieron el éxito de agosto, fueron la enseñanza que los condujo a aplicar una estrategia cautelosa y prudente, que a diferencia de la revolución quiteña, sí decapitó definitivamente al dominio colonial español.

Era preciso independizarse, era una necesidad social, política, económica e histórica, que solo podía concretarse en lo político y militar. Manuel de J. Fajardo, protagonista del 9 de Octubre de 1820, dice que: “Los fundadores de la Independencia siempre y por siempre combatieron contra expertos que disponían de ejércitos y escuadras, superiores en número, disciplina y recursos”. Esta clara comprensión de enfrentar un ejército profesional que tenía poder continental, los llevó a planificar bien su lucha e insertarla en el proyecto de liberación continental emprendido por los libertadores.

Con una visión distinta y mediante una meticulosa concepción de mucho tiempo atrás: Olmedo, Rocafuerte, Roca, Vivero, Marcos y una docena más de ilustrados, ligados a ideales y sociedades masónicas, a través de una larga planificación, conciben, buscan y con sus propias fuerzas y recursos, sin la intervención directa de otros pueblos, rompen con España todo vínculo administrativo, militar, económico, etc.

Así podemos decir que nuestra historia va más allá de la Fragua de Vulcano y de la tertulia-reunión que convocó a los próceres a concretar el proyecto político que buscaba la independencia del territorio de la Audiencia de Quito. Es un proceso iniciado el siglo XVIII por las élites guayaquileñas, contra el monopolio del cacao impuesto por empresarios peruanos radicados en Madrid, que en contubernio con virreyes y comerciantes piuranos y limeños, los obligaba a someterse a una intermediación perversa que les impedía disfrutar de los resultados de su habilidad y esfuerzo. Por eso, el odio a los peruanos era mayor que a los propios peninsulares.

Cuando Olmedo zarpa hacia España en 1812 a cumplir su diputación en las Cortes de Cádiz, ya era un republicano ilustrado. Sin embargo, al volver a Guayaquil en 1816, su pensamiento enriquecido por las enseñanzas de Rocafuerte y de los liberales españoles y americanos había alcanzado tal nivel, que no puede entendérselo sino como al genio de la independencia ecuatoriana y de nuestra contribución a la del Perú.

Alcanzada su libertad, el vecindario de Guayaquil fue convocado a celebrar un Cabildo Abierto que “por voluntad del pueblo y de las tropas” proclamó a Olmedo como Jefe Político. Tras este sencillo pero trascendental acto, Olmedo, el padre de la patria, celebró ante el pueblo el acto de libertad cumplido, y al día siguiente dispuso la organización de la División Protectora de Quito, y la convocatoria para elegir diputados y celebrar el Primer Colegio Electoral que crearía el instrumento que normó la vida jurídica y política de la provincia.

El 8 de noviembre de 1820, sesenta y un diputados reunidos como Junta Electoral designaron a José Joaquín de Olmedo para presidir la Asamblea. El 11 fue promulgado el Reglamento Provisorio de Gobierno, considerado como la primera Ley Fundamental dictada en territorio ecuatoriano libre. Y para dirigir la ciudad y la provincia en lo político, lo eligieron presidente de la Junta de Gobierno y del Cabildo guayaquileño. Confianza pública que lo ratifica como el líder de la independencia ecuatoriana y fundador de su democracia.2

Guayaquil había establecido su gobierno sobre verdaderas bases representativas; fue una obra del patriotismo y la buena fe. Pero estaba sentenciado a muerte. A escasos cinco meses antes que Bolívar la sometiera Manu Militari a Colombia, llenos de esperanza publicaron: “Auguramos pues un suceso feliz al meditar que nuestro Estado (el Ecuador), es la piedra sobre la que se funda la columna de los límites del Perú y de Colombia con tanta solidez como los cimientos del mundo”.

José Antonio Gómez Iturralde

Autor: José Antonio Gómez Iturralde

Compartir entrada

13 Comentarios

  1. Lo felicito por su articulo, la verdad historico muchas veces duele pero es la verdad, los documentos historicos hablan de lo que realmente paso en una espoca donde las ideas libertarias se derramamban a traves de toda America.
    El 9 de Octubre de 1820 fue la realizacion concreta de un proceso independentista que tomo muchos anios “cocinandose” y que fue realidad en America en los puntos geograficos donde los hombres de determinacion y con un ideal bien fundado hicieron realidad sus suenios de ser libres.
    Guayaquil fue uno de ellos, y le duela a quien le duela, fue la primera ciudad en este mal llamado Ecuador de ser libre y Independiente.
    Con emocion y orgullo de guayaquilenio celebrare el dia de su Independencia de esta tierre caliente que me vio nacer.
    VIVA GUAYAQUIL INDEPENDIENTE CARAJO!!!

    Enviar Respuesta
  2. Mauricio Alvarado-Dávila

    Respetado José Antonio:

    Si necesita más material y no sólo material, sino análisis serios y profundos de estudios a nivel MUNDIAL sobre el 10 de Agosto de 1809, sobre sus repercusiones, consonancias y consecuencias a niveles local (Presidencia de Quito) y latinoamericano, le recomiendo que revise las memorias de los congresos MUNDIALES que se llevaron a cabo en Quito a finales de julio y principios de agosto de este año.

    En ellos, estudiosos de los cinco continentes analizaron los movimientos libertadores (no “libertarios”) de Latinoamérica. Eso sí, todos tenían como antecedente que el Acta del 10 de Agosto fue fidelista… Como antecedente, digo, porque para ellos la estrategia fidelista fue tan natural para conseguir la libertad como un enroque en un juego de ajedrez, así que no le dieron más importancia que el fidelismo del Grito de Dolores en México, que tuvo la misma intención.

    Los bolivianos compartieron su experiencia y su historia, y reconocieron que los movimientos de La Paz y de Chuquisaca no tuvieron la incidencia del que se desarrollo en Quito. Los nariñenses expusieron los porqués de la real y explícita fidelidad que tenían hacia la Corona y el rechazo hacia los “traicioneros” quiteños, pero sin desconocer tampoco la influencia republicana de los “fidelistas” quiteños.

    Es un honor para mí hacerle un pequeño comentario. Le envía un fuerte abrazo un ambateño descendiente de los Morán de Butrón, de los Álvarez de Avilés y de los Llona.

    Enviar Respuesta
  3. Señor Gomez
    Un punto de vista interesante sin embargo, usted no puede dejar de mencionar al quiteño Eugenio Espejo como principal maestro de Olmedo y Rocafuerte; Espejo fue el verdadero idealista de la independencia ecuatoriana.
    Olmedo fue uno de aquellos que ayudó a cristalizar la independencia, pero el quiteño Eugenio Espejo fue el verdadero genio de la independencia ecuatoriana .

    Enviar Respuesta
  4. Cosidero que ya es hora que el pueblo reaccione ya que la esclavitud dsaparecio hace muchisimos años adelante Ecuatorianos inteligentes no vivamos de experimentos.

    Enviar Respuesta
  5. que pena que tantos hombres valiosos dieron su vida en esta fecha historica y que ahora Nuestro Guayaquil este bajo el mando de un Alcalde Social Cristiano que vela solo por intereses de maquillaje de la ciudad, Cuidando sus propios intereses economicos y de sus allegados y la gente de los suburbios vive en la misma inocencia, QUE DIRIAN ESOS HOMBRES VALIOSOS QUE DIERON SU VIDA POR UN MEJOR PORVENIR Y VEAN LA CIUDAD LLENA DE INEQUIDADES EN SUS HABITANTES POR TODAS PARTES. QUE PENA.

    Enviar Respuesta
  6. FP

    Es sorprendente leer todavía, despues de todo el arsenal de pruebas que están apareciendo, no necesariamente en nuestro país, el hecho que quieran poner al 10 de agosto como el evento inicial de una cruzada libertaria en América.
    Para algunos es fácil manipular la historia e información, debe ser que desde su visión centralista no les cabe en la cabeza el hecho de que no sea Quito la ciudad que haya iniciado esta revuelta de libertad. Tratan de justificar lo injustificable o tratan de interpretar las palabras e ideas que ellos palparon en sus hojas para acomodarlas al tiempo actual. Caballeros, el 10 de agosto fue una declaración de lealtad al rey Felipe de España, duelale a quien le duela, lo hicieron tan mal que en pocos meses perdieron su estatus de autonomía real “ya que ellos querían que el rey viniera a nuestras tierras para tener un reinado en casa”, y fueron encarcelados. Y no nos engañemos, Quito fue la última ciudad en independizarse de lo que hoy llamamos Ecuador, no sé porqué festejamos en esa fecha la Independencia del Ecuador si fue solamente la de Quito ya que ni eso pudieron solos. Es hora de poner las cosas en su sitio y no engañar a la historia ni a la gente, la verdad está saliendo a la luz pública y gracias a Dios, la gente tiene acceso a ella, ya no estamos en las épocas de interpretar la verdad como nos dá la gana.

    Enviar Respuesta
  7. Mauricio Alvarado-Dávila

    Señor Navarro:

    No son los “centralistas” (¡vaya manera de mezclar conceptos, ¿eh?!). Les he contado lo que pasó en congresos mundiales de historia. Es decir, los colombianos son centralistas según usted, los congolenses son centralistas según usted, los chilenos (que dieron el nombre de “Luz de América” a Quito) son centralitas… los españoles son centralistas, los argentinos son centralistas.

    Es un poco difícil comprender, 200 años después, lo que era una estrategia en épocas en las que lo normal era rendir pleitesía al rey. Ahora, que tenemos 187 años de desarrollo republicano, nos falta un poco de visión para entender los hechos que sucedieron en esas épocas, y nos dejamos conducir por la visión de terceros.

    Verá, el centralismo es cierto. Nadie lo puede negar. Es un mal propio de sociedades como la nuestra y las de muchos otros países del mundo. Eso no quiere decir que esté bien. Es más, está muy, pero muy mal, y hay que encontrar la solución. Y, si no lo sabe, el centralismo no se da solamente a nivel nacional: hay centralismo con respecto a municipios (el Municipio de Quito, por ejemplo, trata de descentralizar su gestión con administraciones zonales que tienen cierta autonomía en relación al centro de poder local), hay centralismo con respecto a la capital de las provincias, hay centralismo en las instituciones bancarias (he tenido problemas con uno de mis bancos, cuya oficina principal está en GYE, y resolverlos se ha vuelto difícil), hay centralismo en las empresas privadas…

    Hay que solucionarlo, eso es cierto, pero no se pueden mezclar cosas.

    Los europeos que analizaron la situación de las gestas libertadoras (no “libertarias”. Le recomiendo revisar el DRAE: http://www.rae.es) analizaron el movimiento de agosto desde su óptica europea, conociendo bien, como he dicho, el documento FIDELISTA (que es como se conoce a la declaración de fidelidad a Fernando VII) del 10 de agosto de 1809… o el documento fidelista de México, que es de 1810 (posterior al de Quito).

    Los africanos analizaron el proceso desde su óptica africana.

    Los asiásticos lo hicieron desde su óptica asiática.

    Los méxicanos, los peruanos, los bolivianos…

    ¿Qué tienen ellos para estar de acuerdo, TODOS, en que el 10 de agosto de 1809 fue la chispa que prendió el incendio de la libertad?

    ¡Vaya, pues! Toditicos han estado equivocados.

    Enviar Respuesta
  8. FP

    Sr Alvarado, pues sí, todos están o estaban equivocados ya que la fuente de información sobre ese tema venía y en parte sigue viniendo de Quito. No hay que desconocer que lo vendieron bien para generar un sentimiento de orgullo e identidad, pero de ahí, a como usted dice interpretar las estrategias que aplicaron hace casi 200 años, es poner las cosas bajo la conveniencia tradicional.
    Lo único cierto es lo que dice ése documento, nada mas, lo contrario significaría que aquellos personajes tenían doble moral; expreso ésto ya que según ustedes lo que quisieron decir era otra cosa y no lo que escribieron. Por otro lado, gracias a CNN pudimos enterarnos que existieron dos revueltas anteriores en Bolivia que no tuvieron éxito, así que tampoco podemos asegurar que el 10 de agosto fue la primera, porque es falso de falsedad absoluta. Por último, hablo de centralistas ya que hasta la historia la quieren centralizar, allá se menosprecia y se minimiza las investigaciones hechas por destacados historiadores guayaquileños, donde se demuestra en base a pruebas que la historia no es tanto así como nos la enseñaron, y eso mis estimados lectores, les duele y lo tratan de esconder, típica actitud centralista, solo ven la visión de país desde su punto de vista, el resto no importa.

    Enviar Respuesta
  9. No hay mas ciego que el que no quiere ver y no hay mas tonto que el que no quiere entender.
    Las aseveraciones que se realizaron en los congresos mundiales no son puntos de vista parcializados, regionalistas ni puntos de vista que han sido puestos en boca de quienes quieren sacar provecho personal o partidista. Es en estos reconocimientos internacionales en donde toma trascendencia un hecho histórico mundial que no sólo debería enorgullecer a los quiteños sino a todos los ecuatorianos. Es impresionante leer como se trata de menospreciar algo histórico si viene de otra ciudad ecuatoriana que no sea guayaquil y sí dar crédito a lo extranjero. Será que por eso estamos como estamos?
    Sr. FP o sra FP? usted dice que se ha tartado de darle una connotación inexistente a los hechos del 10 de agosto, en busca de identidad??? Me pregunto yo No será que cada quién juzga por su condición? Falta de Identidad quiteña???
    Desde épocas anteriores a que este territorio se llame Ecuador, existía Quito, ciudad donde se asentó el imperio Inca que al mando de Atahualpa y en condiciones difíciles derrotó a Huascar y resistió al ataque español jamás rindiéndose, sino pagando cara una lucha desigual con la vida de miles de indígenas; antes de esto ya poblaba este sitio los Quitus y los Caras, pueblos aguerridos y valientes.
    Posteriormente, Quito fue el sitio escogido para el asentamiento de los españoles, un sitio que hoy es el CENTRO HISTORICO MAS GRANDE DE SUDAMERICA y uno de los mejores conservados . Me pregunto acaso, nos falta identidad?
    Sigamos. En Quito nació uno de los hombres más valiosos a nivel mundial, Eugenio Espejo, quien fue el que revolucionó con su capacidad intelectual e ideas de igualdad, justicia y libertad, ideas que inspiraron y dieron lugar a que QUITO SEA LA CIUDAD DEL PRIMER GRITO DE LA INDEPENDENCIA.
    En el siglo XX esta capital cosmopolita, fue declarada EL PRIMER PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD. Nos hará falta identidad?
    Ciudad que ha visto nacer grandes ideas, ideales y hombres valiosos, entre ellos hombres de arte y letras Miguel de Santiago, Caspicara, Guayasamín, el candidato a premio nobel Jorge Carrera A. etc.
    Ciudad que entre otras cosas, es capital del Ecuador, ciudad preferida por turistas y hombres amantes del arte, el cual se refleja en cada esquina. Ciudad de paisaje espectacular que alberga montañas, ríos, etc. Ciudad por la cual se llega al monumento en la Mitad del Mundo, lugar que fue el escogido por los geodésicos para las mediciones terráqueas. Ciudad del sol, cuna del primer equipo ecuatoriano en ganar una copa libertadores, disputar un mundial de clubes y obtener una recopa. Ciudad testigo de dos clasificaciones a mundiales de fútbol, etc, etc, etc.

    Concluyo cuestionando Será que otros son los que están buscando una identidad? Realmente la falta identidad a la ciudad de Quito?
    O es que no hay mas ciego que el que no quiere ver ni mas tonto que el que no quiere entender.

    Saludos,

    Enviar Respuesta
  10. FP

    Pues sí, falta de identidad, ya que siempre allá han querido aparentar lo que no son, por ejemplo el señor Espejo tuvo que cambiarse de su nombre indigena para adoptar un nombre español y de esa manera logró ser lo que fué. Allá se aprecia mas lo de afuera, o lo que suene Europeo y mas fino; acaso de por allá no eran los dueños de mega haciendas que explotaban a los indigenas en una cuasi esclavitud con los famosos huasipungos…Hasta hoy en día buscan su identidad, y tratan de imponérsela al Ecuador entero, allá se toman decisiones que afectan a todo el país pero que carecen del conocimiento de todos los sectores, lo mismo pasa con la historia, la imponen, y solo me queda decir los tontos son aquellos que no entienden que la verdad está saliendo a la luz pública y que esa verdad los ofuzca.

    Enviar Respuesta
  11. hola como estas me gusta tu pagina es muy interesant como no y nos enseña a todos

    Enviar Respuesta
  12. Con lo que he aprendido, leído e investigado, el lema: ‘Quito, luz de América’ ahora me suena más como el ‘Panama hat’. Se comercializó en todo el mundo, pero no es tan real como lo pintan. Es muy difícil de cambiar eso, pero no es lo esencial, lo que sí es fundamental es que todos nos preocupemos un poco en conocer la historia, pero tal y como fue, no como la enseñan; a veces es complicado, pero investigando y contrastando se puede llegar a algo más cierto. Hay mucha gente que no tiene ni idea de nuestra independencia, otra que están confundidos al escuchar por ej. 10 de Agosto (Quito,primer grito de la independencia) y el 9 de Octubre (Guayaquil primera ciudad independiente del Ecuador). Al menos yo lo tengo claro ahora, Quito tuvo su aporte (importante) pero no pasó de rebelión contra la administración de aquella época, el gran error fue jurarle lealtad (honesta o no) al Rey Felipe VII hasta que los quiteños pudieran ser libres de forma total, eso derivó a la traición política y a lo que conocemos hoy como: ‘La masacre de los próceres’.
    Dejando a un lado el asesinato de aquellos patriotas. Tal vez y ni siquiera deba llamarse error al juramento de lealtad hacia el rey, porque sus planes no fueron independizarse de forma tajante y radical de la Corona española, como sí ocurrió con Guayaquil; sino que se diera de forma gradual y progresiva en un proceso que ocurriría después de aquella rebelión del 10 de Agosto de 1809, pero en hora buena por la capital de llevar tan linda distinción ‘Luz de América’. A mi eso como guayaquileño, le doy la importancia que creo se merece, un lema muy adornado para una realidad distinta. Pero felicitaciones por eso. Soy orgulloso de haber nacido en Guayaquil, de su historia libertaria, en muchísimos casos de su pujanza independiente al gobierno central y que mejor ejemplo que en la actualidad sea el bastión que le falta al gobierno nacional, presidido por un guayaquileño, dudaba de su amor por nuestra ciudad, ahora lo confirmé, después de su declaración de quitarle la carga a los puertos de Guayaquil, que natural e históricamente ha manejado. Cosa que no se ha visto ni en los gobiernos de presidentes serranos o de los más recalcitrantes centralistas. Lamento hablar de cuestiones coyunturales, sé que se resolverá porque sería un error grave para él y sobretodo para el país.
    Para concluir pues que ¡viva Quito! por ser nuestra capital, que ¡viva Guayaquil! por ser la primera ciudad independiente del Ecuador. Y que vivan aquellos patriotas que dieron sus vidas en las distintas rebeliones, masacres, o batallas que transcurrieron en el proceso independentista.
    El que quiera discutir pues, primero que lea e investigue bien lo ocurrido en las fechas mencionadas.
    Un saludo para todos los lectores.

    Enviar Respuesta
  13. Me parece leer algunos comentarios que son propios de escritores como Efren Avilés, Melvin hoyos, etc…muy interesantes pero también muy separatistas…

    Enviar Respuesta

Envíar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>