Opinión

El pacto “filantrópico”

La noticia la puso en circulación El Universo, un diario independiente que está cerca de cumplir ochenta y ocho años de servicio al país y al que el presidente de la república califica como un “pasquín” por su postura crítica: en una reunión en Carondelet, Correa y doce asambleistas electos sellaron un pacto para consolidar una mayoría adicta a la llamada “Revolución Ciudadana”.

Tres de los acomodaticios representantes pertenecen al Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) que lidera desde su exilio panameño Abdalá Bucaram Ortíz, uno de los más conspicuos representantes de la “partidocracia” que disfrutó las mieles del poder durante la “larga noche neoliberal”.

La revelación del pacto provocó un sismo al interior del partido gobernante. Primero, los asambleistas de la obediencia debida aseguraron no haber conocido del acuerdo sacramentado por el propio Rafael Correa. Algunos de ellos mostraron su contrariedad por la presencia del PRE en el grupo llamado cómicamente Alianza por la Descentralización y la Equidad (ADE), cuando debía traducirse sus siglas, para ser objetivos, por Alianza para el Disfrute de los Empleos.

El segundo acto estuvo a cargo de Ricardo Patiño, convertido en altoparlante presidencial, quien aseguró que se trataba de un simple acuerdo de apoyo a los postulados “revolucionarios” de Alianza País sin que haya mediado ningún ofrecimiento de prebendas o cargos públicos.

Se trata entonces de un “Pacto Filantrópico” entre fuerzas progresistas empeñadas en coadyuvar a que la nación se enrumbre por un camino de progreso, bienestar y felicidad colectiva. Ninguna de las partes, contrario a lo que se piensa en política, ha pensado en intereses personalistas, subalternos o de aprovechamiento rentístico.

El presidente Correa, en sus desbordes pasionales sabatinos, le dio un giro mayordómico al acuerdo: “Tengo ya 70 asambleistas para hacer una mayoría” sostuvo en el único momento de ternura de su “Aló Presidente”, pues luego vino la acostumbrada diatriba de taberna dirigida hacia los periodistas y los medios levantiscos que se resisten a ingresar al círculo áulico de la prensa adocenada.

¿Pasaron los doce comensales de la casa de gobierno a ser propiedad de un mandatario prepotente, arbitrario e intolerante, cuya mente está labrada al estilo feudal en que el patrón era dueño de vida y haciendas?

La filtración de la noticia ha provocado una merma en la credibilidad de la “Revolución Ciudadana”, bastante maltrecha luego de la denuncia del diario Expreso (otro de los medios “corruptos” en el lenguaje correista) sobre los contratos del hermano del presidente, la mañoserías en Petroecuador, las emergencias viales, las casas con techos de papel cometa, el préstamo aligerado a Fabricio Correa en la Corporación Financiera Nacional y la comedia de Honduras, entre otras “perlas revolucionarias”.

Tanto ha sido el impacto que el presidente ha debido salir a decir que no sabía que en el desayuno coimero iban a estar presentes Dalo Bucaram y su esposa, más otro súdbito de Abdalá. La minusvalía moral del PRE convierte en un riesgo cualquier contacto público con dicho partido, peor si uno de los ejes centrales de la “Revolución” ha sido el romper con un pasado corrupto que sin embargo revive cada día. Pero el argumento también ha caido en descrédito por su uso reiterado pues Correa tampoco sabía quién era Raúl Reyes, que había un campamento (o varios) de las FARC en el Ecuador, que en la Superintendencia de Compañas se sobraban “diezmos”, que en el ministerio del Deporte se forjaban negociados, que en Petroecuador y en el ministerio de Obras Públicas se feriaban contratos, que su entonces ministro de Economía andaba fraguando los “Pativideos”, que Fabricio constituía empresas de papel en Panamá para lograr contratos con el Estado, etc.

Del “Pacto Filantrópico” habría que rescatar algo: el presidenete Correa aún tiene algo de pudor al negar que haya acordado la adhesión ideológica del PRE, algo que Bucaram ha declarado reiteradamente. La pregunta es ¿cuál es la ideología del PRE y en qué se parece a la de Alianza País? Si hay más coincidencias de las que imaginamos, Correa y su proyecto marchan más velozmente que antes hacia el abismo.

El futuro de Alianza País y el PRE parece ir por el mismo camino. Se han encontrado en una parte del sendero en el manejo del poder y no van a soltarse sus manos en nombre de una indispensable mayoría que combina la megalomanía con el travestismo de los doce asambleistas de ADE.

No sé por qué me ha venido a la mente una festiva cita de Woody Allen: “El mago hizo un gesto y desapareció el hambre, hizo otro gesto y desapareció la injusticia hizo otro gesto y se acabo la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago”.

Y otra del maestro José Enrique Rodó que la incluyo para provocar otra rabieta presidencial, seguro del odio que despiertan en Correa los intelectuales: “Los partidos políticos no mueren de muerte natural; se suicidan."

0 Comentarios

  1. Avatar
    DANIELA GARZIANI

    «Sr. Vasconcellos» CREO QUE NO HAY QUE ASUSTARSE DE NINGUN PACTO POLITICO ACTUALMENTE, PERO CREO QUE UD. JAMAS SE ASUSTO CON LOS TERRIBLES PACTOS POLITICOS QUE HACIAN LOS SOCIAL CRISTIANOS PARA ACABARNOS, CUANDO ELIGIERON A DEDO AL ALARCON COMO PRESIDENTE DE LA REPUBLICA. JAMAS ESCUCHE DE USTED, CREO QUE LE GUSTABA ESOS PACTOS SEGURAMENTE RECIBIA SU PARTE.

  2. Avatar

    Poco a poco se pela la cebolla… con cada capa sale algo nuevo y mientras más se pela la cebolla, lloran cada día mas y mas… esto de Revolución no tiene nada…

  3. Avatar
    Irene Hurtado Y.

    Parece que la dinastía Bucaram encontró su andarivel en el variopinto PAIS, célebre por su falta de ética, desvergüenza y cinismo, pero hijo de alacrán, alacrán ha de ser. Tienen como coincidencias la tarima, la patanería y el populismo.

    I. Hurtado.

  4. Avatar
    Mayra Camposano

    Eso no es un simple pacto, eso se llama toma y daca por un voto en la Asamblea.
    Mayra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *