Pueblo mendigo

Eduardo Estrada

Una de las acciones más perversas del sistema socialista y populista es hacer del pueblo mendigo con el fin de mantenerlo como cliente fijo (léase esclavo) del gobierno en el poder.

La otra acción perversa es que paradójicamente al tiempo de necesitar un pueblo mendigo se crea una nueva elite u oligarquía, concentrada alrededor del poder público, quienes son los beneficiarios de las riquezas excedentes del Estado. El pueblo recibe mendrugos suficientes para mantenerlo como cliente fiel, mientras los nuevos oligarcas producen riquezas desmesuradas y diametralmente opuestas a las dádivas populares.

Para crear esta situación se mantiene a la masa popular funcionalmente ignorante, con el fin de que sean instrumentos dúctiles de este perverso sistema de gobierno, más inequitativo que el tan vilipendiado capitalismo. Y esto es clave, pues los gobiernos socialistas se ufanan de lograr 0% de analfabetismo, pero nada dicen de la ignorancia funcional que promueven subrepticiamente a través de “maestros” que no saben siquiera reglas elementales de ortografía.

Una de las formas más perversas de promover la mendicidad es a través de subsidios permanentes y la desincentivación del ahorro. Claro, ¿qué puede ahorrar quien vive al día con sus ingresos? Es la capacidad de ahorro la medida de riqueza de un pueblo, y dentro de ese esquema nuestro gobierno revolucionario promueve la desaparición del fondo de reserva del que han gozado aquellos trabajadores que son afiliados al IESS, con el fin de que ese ahorro forzoso se convierta en gasto corriente y se diluya dentro de la creciente diferencia entre los ingresos familiares y el costo de la canasta básica. Es por actos como este que el Ecuador se mantiene como uno de los países más pobres del mundo.

El socialismo habla de la redistribución de la riqueza, pero eso es válido sólo demagógicamente, pues la nueva oligarquía (léase aquellos en el poder), que cada día son más, se excluyen de esa redistribución. Los demagogos redistribuyen lo ajeno pero nunca lo suyo y para muestra tenemos a los hermanitos, quienes gozan de todo lo que el Presidente condena. Y no solo los hermanitos. Ya el EXPRESO nos ha comenzado a revelar a algunos de los “socialistas” en el poder que ávidamente buscan trasladarse a vivir entre “pelucones”, pues eso son o quieren ser, pero solapados.

¿Tiene alguna esperanza de salir de la mendicidad el pueblo? Gobiernos como el nuestro se encargan de que eso no suceda, pues requieren de su “clientela” política sometida. Por ello disponen de los recursos nacionales para incentivar la mendicidad en vez de usarlos para promover la producción de recursos renovables, que son los que aseguran la riqueza nacional. Los recursos no renovables son finitos. Se los puede dilapidar, como lo está haciendo este gobierno, pero cuando se acaben se garantizará más pobreza. Y eso es lo que buscan los gobiernos socialistas como el nuestro, para continuar dominando a un pueblo esclavizado a través de engaños y esperanzas vanas.

Eduardo Estrada

Autor: Eduardo Estrada

Compartir entrada

3 Comentarios

  1. Muy de acuerdo con su pensamiento Sr. Estrada. Un pueblo limitado, sin futuro, aunque aprenda a leer y escribir con mala ortografia, es y sera un pueblo esclavizado. Para muestra esta Cuba.
    No comprendo como es posible que la clase pudiente permite que estos desaptados, mal llamados socialistas, sigan en el poder.
    Yo no culpo a las clases oprimidas que eligieron a este gobierno, porque ellos tan solo querian encontrar una salida (se estrellaron y seguiran estrellandose). Yo culpo a quienes habiendo podido evitarlo se echaron para atras. A esos que ahora se quejan en las tertulias sociales, pero nada hacen al respecto.
    Saludos desde Tampa.

    Enviar Respuesta
  2. Amigos lo que ustedes opinan bien llevado; que podemos esperar del, actual gobierno, quizás al inicio se puso la esperanza de ver un cambio, pero en el transcurso del tiempo se ha podido comprobar que no paso absolutamente nada de cambios – un pueblo emfermo, un pueblo mal asistido en la educación, un pueblo mal alimentado – con tremendos problemas de inseguridad, de seguro es presa fácil para cualquier gobernante, y este no es la exepción, pero talves sería conveniente que esto pase (no soy masoquista) por la simple razón de que tenemos de dejarnos de soñar, y votar con conciencia de pueblo y no de interes personal – para las próximas elecciones creo que ya existe experiencia y no se van ha dejar convencer de revolución alguna.

    Enviar Respuesta
  3. Amigos lectores; cada día uno se sorprende más y si recorre calles centricas de cualquier ciudad se podrá apreciar la gran cantidad de mendigos, hombres, mujeres y lo más triste niños que deambulan tras un pedazo de pan, y las grandes cantidades de dinero que mal gastan en promocionar algo que no están realizando, bajo un enegmatico mensaje de que “LA PATRIA YA ES DE TODOS” ¿se podrá creer aquello? cuando la pobreza se está saliendo de las encuestas.

    Enviar Respuesta

Envíar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>