Los historiadores Ecuatorianos y el profesionalismo académico

Melvin Hoyos Galarza

Debo empezar aclarando, ¿ que es lo que debemos entender por profesionalismo académico ? y, con este fin recurriré a un ejemplo muy practico antes de realizar el ejercicio mediante el cual elaboremos el concepto:

Si con el paso de los años y cuando nos toca vivir el tiempo en el que debemos decidir cual será nuestra carrera, y entonces, nuestra inclinación por la historia y el deseo de compartir lo que de ella sabemos nos empuja a estudiar Filosofía y Letras con especialización en esa ciencia; al terminar la carrera seremos HISTORIADORES PROFESIONALES, pues esa es la profesión que escogimos, principalmente para convertirnos en multiplicadores de información o dicho de otro modo en maestros o profesores de Historia.

Pero;

Si desde muy pequeños y gracias a inquietudes congénitas y naturales o motivadas por la influencia familiar, nos convertimos en amantes de la historia y a través de los años, tanto de la niñez, como de la pubertad y juventud esta sigue siendo la mayor de nuestras pasiones al punto de que jamás dejamos de leer, investigar y escribir sobre estos temas y hacemos de esa actividad un oficio que es parte indivisible de nuestras vidas, entonces seremos, HISTORIADORES DE OFICIO.

Para el primer caso es necesario tener vocación de maestro; para el segundo, es imprescindible amar el pasado y estar dispuesto a todo para desentrañarlo.

En consecuencia y reflexionando sobre lo que seria, en este caso, el “profesionalismo académico” podríamos , sin temor a equivocarnos decir que es; toda actividad convertida en profesión gracias a la preparación académica adquirida en las aulas de una Universidad o de un Instituto de Educación Superior.

Pero: ¿ Que sucede con aquellos profesionales de preparación Científica o Social ( Antropólogos, Sociólogos, Arquitectos, Médicos o Abogados ), cuya pasión por la historia los a llevado a dedicar su vida entera a la investigación Histórica convirtiéndose en los grandes motores que lograron imprimir la dinamia necesaria para que esta ciencia progrese y logre saberse todo lo que se sabe, gracias ella. ? ; ¿ Que hay con ellos ?; ¿ Podrá su intensa actividad en ese campo hacerlos merecedores del estatus de “profesionales en la materia” ? o así pasen los años, los lustros y las décadas y así el fruto de su esfuerzo se convierta en la base sobre la que se edifique la historia de las naciones, estos no merezcan ese estatus por el simple hecho de no haber pasado por las aulas de una entidad educativa que estuviese autorizada para dar dicho título.

Basta revisar la historia para darnos cuenta de que los grandes investigadores, maestros en el conocimiento de nuestro pasado, no estudiaron en ninguna Universidad para ser HISTORIADORES PROFESIONALES, dándonos cuenta, ESO SÍ, que todos ellos, HISTORIADORES DE OFICIO, fueron quienes escribieron las obras, los ensayos y los tratados en los que aprendieron historia los HISTORIADORES PROFESIONALES.

Dato interesante y digno de atención pues nos invita a reflexionar sobre la verdadera motivación que ambos tienen.

Los primeros, o sea LOS PROFESIONALES pretenden ante todo, ENSEÑAR; labor loable y dignísima, sin la cual los pueblos no podrían apropiarse de su identidad y en base a ello emular y superar el legado de sus antepasados.

Y

Los segundos, o sea LOS DE OFICIO, movidos por su AMOR AL PASADO y gracias a su infinita curiosidad y paciencia, se convierten en los responsables de escudriñar en él, dando a la luz, el fruto de su trabaj, en la forma de publicaciones de extraordinario valor que van formando, poco a poco el edificio de la historia.

En los unos, ENSEÑAR y en los otros INVESTIGAR, DESCUBRIR y PUBLICAR.( sin embargo de que los limites entre ambas actividades a veces no existen pues hay PROFESIONALES DE LA HISTORIA que investigan y escriben así como hay HISTORIADORES DE OFICIO que también se entregan a la loable tarea de enseñar)

¿ NO serán estas, entonces, una suerte de actividades COMPLEMENTARIAS ?

Que los viejos maestros de las cátedras de Historia y Geografía no me dejen mentir y me digan:

¿ Cuantos de los profesores de HISTORIA que tuvieron en la Universidad eran HISTORIADORES PROFESIONALES y cuantos HISTORIADORES DE OFICIO?

Con seguridad y en una relación casi de 4 a 1 eran HISTORIADORESDE OFICIO.

Pero; ¿ a donde voy con todas estas aclaraciones semánticas y conceptuales ?,

¿ Que pretendo establecer, una vez posicionadas las definiciones y las funciones y responsabilidades de cada grupo ?

Pues que el HISTORIADOR DE OFICIO es, básicamente, el CIENTÏFICO SOCIAL responsable de hacer progresar el conocimiento de la historia.

Y El HISTORIADOR PROFESIONAL es el MAESTRO cuya responsabilidad es que esta se conozca y se difunda.

¿ Será JUSTO Y PERTINENTE decir que aquel historiador que no se profesionalizó porque no pasó por las aulas universitarias con el fin de estudiar Historia es tan solo un AFICIONADO ( entiéndase que el termino se lo esta utilizando peyorativamente para disminuir el valor de su trabajo ), y que su actividad no es totalmente confiable pues es ajena a los auxilios de otras ciencias sociales …?

¿ Será esto cierto o tan solo un malévolo recurso para desvalorizar el trabajo de los verdaderos científicos de esta ciencia Social, aquellos a quienes se debe la mayor cantidad de escritos y descubrimientos dentro de esta disciplina ?

En las últimas semanas y con el afán de disminuir el valor de un trabajo que ha despertado mucha polémica por la cantidad de verdades ocultas que descubre ( me refiero al libro HISTORIA DE GUAYAQUIL. ), se ha intentado, “desprestigiar” a sus autores pintándolos como simples aficionados sin mayores recursos científicos, a quienes no se les puede tomar en serio por que no son HISTORIADORES PROFESIONALE;, todo esto, por la falta de documentos y “solvencia profesional” que les permita rebatir, en buena lid, lo que en esta obra se dice.

Que poco enterados están quienes esto sostienen. No conocen los casi VEINTE TITULOS de obras que ambos autores ( Melvin Hoyos y Efrén Avilés ) han escrito y menos conocen el alcance de sus investigaciones y descubrimientos; Desvalorizan el buen criterio de los miembros de la ACADEMIA NACIONAL DE HISTORIA que los incluyeron dentro de ese organismo como sus miembros correspondientes… Pero lo peor no es esto, lo peor es que con su actitud demuestran una terrible ignorancia acerca del tema, pues dentro de la misma ACADEMIA DE HISTORIA son contados los class="caps">HISTORIADORES PROFESIONALES siendo aquellos que mas aportes han realizado los que, con los títulos de: MÉDICOS, ABOGADOS, SOCIOLOGOS, SICOLOGOS, ARQUITECTOS, etc. etc. se han convertido, a través de las décadas en los constructores de la HISTORIA PATRIA.

¿ Será necesario que cite sus nombres ?

Pues creo que sí, aun cuando sea el de unos pocos que por lo emblemático de su legado nos demostrará la manipulación proterva de los conceptos y las definiciones que se esta intentando hacer pero que solo obtendrá el repudio de todos los que están analizando y evaluando a los actores de esta polémica:

GUAYAQUILEÑOS

Julio Estrada Ycaza: Empresario
Camilo Destruge Illingworth: Escritor y periodista
Jorge Pérez Concha: Abogado, Escritor, periodista y Diplomático
Carlos Monteverde Granados: Marino y escritor
Mauro Madero: Médico, investigador y escritor
Modesto Chávez Franco: Escritor costumbrista, poeta y periodista
Francisco Campos Coello: Político y escritor
Francisco Huerta Rendón: Profesor, arqueólogo, político y escritor
Carlos Zeballos Menéndez: Profesor, investigador, Arqueólogo y escritor.

Solo por citar a unos pocos.

QUITEÑOS

Cristóbal de Gangotena y Jijón Jacinto Jijón y Caamaño Federico González Suárez Plutarco Naranjo Manuel de Guzmán Polanco Jorge Ayora Fernando Jurado Noboa, Etc. Etc. Etc.………………………….

¿AFICIONADOS TODOS?

¿Que opina UD.?

Melvin Hoyos Galarza

Autor: Melvin Hoyos Galarza

Compartir entrada

16 Comentarios

  1. Hay una cosa que usted no entiende, arquitecto: en realidad hay historiadores profesionales, esos que no sirven más que para profesores de escuela. Yo conozco a varios.

    Pero también hay historiadores profesionales, estudiados en universidades en la especialización específica, que además tienen la vocación. Esos son los mejores. ¿Por qué?

    Porque además de tener el bichito de la historia, la curiosidad innata, la vocación y los bríos para concretar lo que su espíritu les manda, han adquirido también los conocimientos técnicos, los criterios epistemológicos, las bases fenomenológicas y la preparación específicas para la labor que desempeñan.

    En otras épocas, no existía la especialización profesional de Historia. El mundo era distinto, los estudiosos eran polígrafos… verdaderos polígrafos, eruditos y, en la mayoría de los casos, tenían el financiamiento si no de sus fortunas familiares, de algún mecenas. El caso de los Jijón (Jacinto y Cristóbal de Gangotena) en Quito es demostración de lo primero, y el de González Suárez de lo segundo; así como lo son los de Estrada, Destruge y Pérez Concha para el uno y el de Monteverde para el otro.

    Hoy en día no es así.

    Gente como Paz y Miño reúne los requisitos del historiador completo: vocación y preparación.

    Le recomiendo que, sin envidia ni ese rencor regionalista que lo caracterizan, revise el currículum del doctor Paz y Miño, y notará que sus estudios no se quedan en los de un profesor de escuela, sino que incluyen varias especializaciones y preparación en otras ramas de los estudios sociales.

    Hace falta conocer de escuelas de pensamiento histórico, de métodos de investigación, de propuestas pedagógicas y de sistemas en varios técnicas y tecnologías relacionadas, ENTRE OTRAS herramientas. Además, hay que estar en permanente actualización en cada uno de esos campos. Paz y Miño cumple también estas condiciones.

    Hoy en día, no basta sólo con la vocación o sólo con la preparación formal.

    ¡Quién creyera!… hay veces en las que el oxígeno nos ahoga.

    Enviar Respuesta
  2. Creo que todos los historiadores mencionados son valiosos y creo que la historia no debe tener tintes ideológicos ni regionalistas, la historia es una sola. Debemos unir conocimientos para tener una historia unificada del Ecuador. Dr. Juan diego Donoso Pérez.

    Enviar Respuesta
  3. Excelente Arq. Hoyos. En la Lista tambien ( Y DE OFICIO ) PRESLEY NORTON ( En la actualidad seria criticado por ser RECONTRA PELUCON, etc, etc ), tanto asi que el MUSEO que lleva su nombre, a pesar de ser DE OFICIO hizo tanto por la Arqueologia de la Costa.
    Saludos y FELICITACIONES por defender NUESTRA HISTORIA.

    Enviar Respuesta
  4. LA HISTORIA O ES SOLO LA VERDAD O MEJOR ES NO ESTUDIARLA.
    GABRIEL AQUIM CH.

    Enviar Respuesta
  5. Fernando Jurado Noboa, médico psiquiatra, no es en rigor un historiador. Ha sido uno de los investigadores históricos que más han aportado al conocimiento del país, sobre todo al incluir en sus análisis el eje transversal de la psiquiatría.

    Los pecados que el comete son similares a los que el señor Proaño ha citado: FALTA DE RIGOR HISTÓRICO PROFESIONAL.

    Un historiador “profesional” trata de no emitir juicios de valor y, mucho menos, condenar a los personajes que trata. El historiador objetivo expone los hechos y los pone en el contexto en que se dieron. Por ejemplo, ¿cuál era la realidad del tráfico de armas en época de la Independencia?, ¿era un tráfico “regulado” de alguna manera como el actual o la compra de armas TENÍA que hacerse por debajo de la mesa ya que, como en cualquier proceso independentista, la nación dominante no permitía un tráfico regular? Esto se llama “poner en contexto”.

    El error es cuando un historiador (profesional o por vocación) califica los hechos del pasado con conceptos del presente o con visceralidades más que con frío seso.

    Peor aún es cuando el historiador (profesional o por vocación) pone como base de sus investigaciones un ideal o una ideología. Ahí se tiende a interpretar lo hechos en función de ese ideal o esa ideología, en lugar de buscar esa aproximación a la verdad que no tiene bandera alguna.

    Lo que debe hacer un historiador de verdad (profesional, aficionado o por vocación) es plantearse una hipótesis… y tratar de ser objetivo, cosa que no cumplen aquellos que no han recibido la formación académica adecuada, sino sólo los bríos y los ímpetus “de los ancestros”.

    Enviar Respuesta
  6. Excelente articulo Arq. Hoyos ( eso de Arq. no lo sabia).
    La historia es una sola, es la ciencia que estudia el pasado del hombre y el desarrollo fiel y ordenado de los acontecimientos pasados.
    Que hoy en dia Sr. Proanio,debido a los nuevos conocimientos tecnicos, los historiadores puedan NARRAR los acontecimientos inmediatos pasado mas transparente a la realidad, estoy de acuerdo. Pero jamas se podra analizar para NARRAR con mentalidad del siglo 21 acontecimientos que pasaron hace 100 anios y peor hace 400 anios atras, aplicar metodos filosoficos de epistemologia y fenomenologia para narrar hechos de hace 100 anios atras, es incorrecto porque se esta tergiversando la historia, lo que se esta haciendo es analizando, que es otra cosa totalmente diferente.
    El Dr. Paz y Mino pueda que tenga los requisitos para ser un buen historiador, pero sus tintes ideologicos-regionalistas no lo hacen una persona imparcial, y esto lo descalifica por completo.

    Enviar Respuesta
  7. Excelente Arquitecto, felicitaciones, no hay verdad mejor dicha de Guayaquil que la que publicada en El Libro por usted publicado junto a Don Efrén Aviles Pino.
    Los que la niegan son aquellos que resisten todavía en manipular la historia a su manera desde el centralismo de Quito

    Enviar Respuesta
  8. Hace unos dias envie un email al Sr. Paz y Mino,preguntandole si sabia cuando se independizo Haiti. No me contesto. La respuesta es 1804. El protagonista fue el General Dessalines. Saludos.

    Enviar Respuesta
  9. Buenos días, estamos interesados en contactarnos cn el historiador Fernando Jurado, por favor podrían indicarle que me escriba a mi correo electrónico: sjativa@casabaca.com
    Muchas gracias su gentileza
    Atentamente
    Sandra Játiva

    Enviar Respuesta
  10. Buenas tardes, por favor para realizar una entrevista para un programa en televisión, me podrían ayudar con el número de teléfono de Francisco Campos Coello. Muchas gracias.

    Att,
    Andrea Ruiz

    Enviar Respuesta
  11. ARQ. HOYOS Ante todo permitame felicitarlo por su labor, para terminar con la ignorancia que la mayoria tenemos sobre nuestra historia, en mi caso algo se pero sin la ayuda de personas como usted, seguiriamos viviendo una mentira, una historia plagada de mañoserias y armada al gusto y conveniencia de algunos, que lo unico que les interesa es mantener a la mayoria atontados con historias irreales e inciertas sobre lo importante y relevante que es a sido y sera el guayaquileño a lo largo de la historia, nuevamente felicitacioes.
    A la srta ANDREA RUIZ le informo que no va a poder hablar con el DR:FRANCISCO CAMPOS COELLO YA QUE FALLECIO EN EN EL SIGLO PASADO, SOY SU TATARANIETO. saludos
    att.FRANCISCO CAMPOS GUTIERREZ

    Enviar Respuesta
  12. Desde cuando es historiador Melvin Hoyos? ni siquiera tendría titulo de arquitecto si no me hubiera copiado en la U. es un pillo, no se dejen sorprender!

    Enviar Respuesta
  13. FAVOR LEER EL ARTICULO DEL LINK QUE ADJUNTO Y SOLICITO SU CORREO PARA INFORMARLE LO QUE ESTA PASANDO EN ESTE IMPORTANTE DESCUBRIMIENTO ARQUEOLOGICO Y PARQUE NATURAL DE LOS SAMANES.Link: http://ecuadorunplugged.com/samanes-park-a-call-to-action/ (sent via Shareaholic-Publishers)
    NECESITAMOS SU AYUDA
    AGRADEZCO SU ATENCION.

    Enviar Respuesta
  14. Que pena me da el Sr. Fernando, quien ni siquiera da su apellido o quiza ni ese sea su nombre..pero se nota que se quedo en el anonimato tanto asi que quizà ni llego a ser arquitecto y peor aun conoce el concepto de HISTORIA llamando a una persona honorable como el Arquitecto Hoyos con ese calificativo, seguramente es una persona frustrada que nunca llego a ninguna parte, y ademas para que a una persona le guste la historia sin haberla estudiado o haber sido esa su carrera debe ser un apasionado de los libros y no hace falta aplicar ni la Filosofia, ni la epistemologia o la fenomenologia xq esas ciencias explican cosas diferentes sobre la Historia.
    Debo felicitar al Sr. Hoyos por ser una persona que se dedica a la Cultura y a la formaciòn der nuestros jòvenes con las distintas actividades que realiza el MUSEO MUNICIPAL DE GUAYAQUIL..ya no existen muchas personas que cumplan con ingeniarse distintas actividades para ayudar a una sociedad que se ha venido un poco a menos en cuanto a la Cultura tratando de rescatar no como algunos que en vez de ayudar solo se dedican a menospreciar a las personas y criticar lo positivo por el simple hecho de no haber podido salir adelante en ninguna formacion academica..SER AUTODIDACTA ES LA MEJOR UNIVERSIDAD A LA CUAL PUEDES ASISTIR..nadie te obliga, solo tu vocacion y tu pasion hacia los libros te ayudan a surgir como persona a pesar de las crìticas mal intencionadas de gente pequeña de cerebro..Enrika

    Enviar Respuesta
  15. Estimado Sr. Hoyos.

    Desde pequeña mi padre hizo que sintiera un gran amor por la historia, enseñándome cuanta fecha cívica su memoria y sus libros pudieran vislumbrar. Y no sólo me contaba los hechos. El hombre ideaba formas interesantes para que las historias que me enseñaba, sonaran más emocionantes que un cuento de hadas. Hoy, a mis 22 años, egresada de Comunicación Social, siento que debo encaminar mi carrera hacia el amor de toda mi vida: la historia. Buscando información me encuentro con este escrito suyo, que me alienta a seguir con mi propósito. Considero que mi padre tiene el espíritu de un historiador, porque sigue atesorando recortes y libros que muestra con infantil fervor a quien visita la casa. Y sin duda, también es una forma de multiplicar información. Gracias a usted por su artículo.

    Enviar Respuesta

Envíar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>