Opinión

Hacia una nueva relación

El enrumbamiento de las aspiraciones generales hacia un modelo determinado por un sector del quehacer político constituye una traición a dichas aspiraciones.

Una revolución usualmente es el rechazo a las formas que se han venido utilizando de hacer política, administración publica, manejo de la cosa pública, pero esta no constituye una patente de corzo para que quien hace de líder tome el rumbo que el considera apropiado, ese es un tema antiguo, el líder debe de lograr en primer lugar la aspiración popular de romper el cerco de corrupción administrativa e inmediatamente, mediante los mecanismos democráticos (en sentido amplio, no en el sentido marxista leninista) lograr la consulta popular en beneficio de perfilar la aspiración de cambio al alcance de todos.

El tomar el poder político como cosa propia por los que hacen gobierno es común, especialmente en Latinoamérica. Esto es producto de la falta de madurez intelectual y política del pueblo, porque este elige por emoción, no por conveniencia. Los lideres que buscan esencialmente la emoción popular como motor de su elección son aquellos que van a gobernar en la misma forma, sin detenerse en las conveniencias generales, afincándose solamente en los hechos que van a avivar esa emoción, sin importar los costos, que los pagará el mismo pueblo.

La aparente objetividad del marxismo en la forma como se planteo a raíz de la realidad socio política de la primera mitad del siglo 19, ha dejado de tener sentido, el frenético avance tecnológico lleva hacia otros conceptos en las relaciones de producción, en las relaciones de consumo. Los descubrimientos técnicos y el avance de la legislación social cambian las formas de relación económica entre los seres del planeta, porque la globalización al avanzar nos lleva a ser parte de un todo. Esta globalización vista en esa misma óptica fue duramente atacada al ser considerada una de las formas de lograr la opresión del proletariado por parte de la burguesía, pero inducía al mismo tiempo a la globalización del conflicto proletario por hacer patente la lucha de clases (¡proletarios del mundo, uníos!).

Las clases (apelativo que considero inapropiado) ahora se sustentan en conceptos diferentes, ya no podemos hablar de proletarios y burgueses, podemos hablar de varios tipos de trabajadores, de varias formas de producción, de varios tipos de relación laboral, entonces ya no estamos en lucha de una clase contra otra, estamos en la ínter relación de condiciones socio económicas entre grupos sociales y de producción, porque todo deriva hacia una mayor y mejor producción.

El salto productivo de China lleva a cuestionar la universalidad de la idea política del dragón asiático, la estabilidad y utilidad del obrero chino de la revolución de Mao, esta dejando sin trabajo a los obreros de nuestros países, sin capital a nuestros burgueses, llevando a que los hijos de nuestra tierra tengan que irse a servir de obreros, meseros, ejecutivos, médicos, ingenieros, a los países del primer mundo, en los que la producción del obrero chino esta controlada y limitada a un control de calidad y sanitario.

El camino a seguir es uno de producción. Debemos encontrar una forma acelerada de producción y mejoramiento tecnológico con planes a largo plazo, fundamentados en una relación socio económica y política que mantenga el principio de igualdad de oportunidades a través de la educación para todos los habitantes del país. Esto es, poner los medios educativos al alcance de todos. Es importante mirar a esa clase media producto de hogares de profesionales sin mayores ingresos; que por su relación social e intelectual se ven obligados, por el cinturón social a limitar sus acciones, servirlos de modo apropiado, el profesor, el medico, el ingeniero que no tienen trabajo o lo tienen escaso, no pueden pararse en la cola del bono. La ayuda es diferente, tiene que haber un seguro de desempleo, que la obra pública se abra en abanico y no solamente accedan militantes del partido, hacer efectiva la meritocracia y dejar de lado la política de discrimen, uno de los grandes afectados es el adulto mayor. No se reciben solicitudes de empleo para quien paso de los 45 años, estos junto a los profesionales medios, han pasado a ser los grandes discriminados de las revoluciones del siglo 21.

Esta nueva relación de producción deberá sustentarse en la equidad de los ingresos y en una acción productiva no especulativa del capital que debe de cumplir así una función social, perfilando a los medios de producción no como formas de explotación sino de crecimiento económico y social, aceptando que los medios de producción son ahora incluso incorporales, unitarios, colectivos, etc, dependiendo de la visión tecnológica del conceptualizador de estos.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *