Camino a la Servidumbre – Desde mi Trinchera
Opinión

Camino a la Servidumbre

Así titula Friedrich Hayek, premio nobel de economía, su famoso libro donde demuestra porque el socialismo está condenado al fracaso. Y me parece conveniente citarlo porque nuevamente escuché al presidente Correa argumentar a favor de un socialismo renovado.

Quiero reconocer que en el bando socialista hay al menos dos grupos: el ideológico y el idealista. Al bando ideológico, lo único que les referiré es que su tan renovada visón respecto a su interés en el hombre ni es nueva, ni es suya. Es una idea de la Doctrina Social de la Iglesia, como sabrán los que han leído la encíclica de Juan Pablo II (Labor Exercem) o de Leon XII (Rerum Novarum). Y que por obvias razones, nada tiene que ver con el socialismo, con el que ahora nos tratan de confundir.

Le escribo más bien al bando de los idealistas. Que se vinculan con una preocupación legítima de los resultados de los modelos de Estado que no han acabado con problemas humanos dramáticos de la pobreza que atentan contra la dignidad del hombre. Yo siento que hay una obligación hacia ellos, porque el problema no es de diferencias en los ideales sino de diferencias en los medios para conseguir esos ideales. Con el único agravante que las políticas socialistas ya han sido probadas y lastimosamente han fracasado y seguirán fracasando.

En debate económico de principios del s. XX el socialismo proponía que un planificador central podía emular a una economía de mercado. De manera semejante a un subastador que ayuda a determinar los precios, un planificador central podría determinar los precios y equilibrar los mercados según los socialistas. Un economista austriaco, Von Mises, los atacó aduciendo la imposibilidad de los sistemas socialistas para reproducir la información y los incentivos que generan los mercados para generar un cálculo económico. Más adelante, un economista socialista llamado Lange, presenta una demostración formal (a través de un modelo matemático) de que es posible replicar la eficiencia del sistema de precios por la vía de un sistema de planificación central toda vez que este actúe subiendo los precios ante un exceso de demanda o bajándolos ante un exceso de oferta. Quedo así en la historia del pensamiento económico la idea de que el cálculo socialista si era posible, aunque Von Mises y su discípulo Hayek, insistieron en que esto era equivocado; ellos fueron desestimados durante mucho tiempo por no tener una visión conforme al avance que aparentemente había demostrado Lange (luego se probó que si bien era verdadera la conclusión, su análisis era incompleto y no contemplaba los problemas que tienen los sistemas socialistas en la práctica).

Lange se atrevió a sostener, no solo que era posible el cálculo económico en el socialismo, sino que reduciría la desigualdad en el ingreso, la escasez y los problemas de contaminación en el medio ambiente que se producen en las economías capitalistas. Luego de la caída del muro de Berlin, la reversión hacia la economía de mercado de India y China, los resultados han sido contundentes en contra de los distintos socialismos y por supuesto los comunismos. Las peores historias de desigualdad de ingresos se han producido en países socialistas donde en el auge de estos sistemas ha habido más muertos por hambruna, que los que hubo en el Holocausto nazi. Sobre la escasez, en Rusia y ahora en Venezuela, la escasez obligaba a los rusos a comer muy pocas proteínas diariamente llegando algunos a pasar años sin consumir ciertos alimentos. Finalmente, si ha habido un campeón de contaminación del medio ambiente, ese ha sido China, allá entre una mezcla de socialismo y capitalismo han deplorado los ríos, las tierras, aire, los bosques y el mar como tierra sin Dios ni ley. Sin embargo, acá nos vienen a contar otras historias.

La profesión económica posteriormente les dio la razón a Von Mises y Hayek y les añadió otras limitaciones al sistema socialista. Hoy entendemos el problema del socialismo no solo como una imposibilidad de cálculo en términos de eficiencia; sino en que el objetivo de los gobiernos socialistas nunca es el que dice ser. La idea dictador benevolente es una mentira, como históricamente lo probaron primero las monarquías europeas y luego el nacional-socialismo y el fascismo. El socialismo por su naturaleza política deviene en sistemas totalitarios que atentan contra la dignidad humana ya no solo por su incapacidad de resolver los problemas económicos de la pobreza, sino que además subyugan al hombre a seguir ideología impuestas por el dictador de turno. Por ahora baste decir que el socialismo es genuinamente un camino a la servidumbre y no nos dejemos engañar con ideales de socialismo renovado.

Nota: una persona me ha comentado respecto del caso de éxito de Suecia. Para ella hare una próxima entrega en que se distingue el éxito de ese país. ¿Está usted de acuerdo conmigo si o no? No deje de enviarme su opinión.

0 Comentarios

  1. Carlos Rivadeneira

    Francisco, me parece muy interesante su análisis. En mi opinión todo extremo es malo. Todo se consigue con un balance adecuado de esquemas / metodos / ideologías.

    Lastimosamente en este país, todo se ha polarizado. Si no es Blanco, es Negro.

  2. Macarena Brañas Barredo

    Sr. Rumbea,
    El solo hecho de haber comentado su anterior artículo me ha obligado a revisar conceptos y teorías que hace mucho tiempo no tocaba ? solo por eso ya vale la pena el haber intervenido! Gracias!
    Ahora, con respecto a su actual artículo? El socialismo es una doctrina política que, como Ud sabrá, ha evolucionado mucho a lo largo del siglo XX? Lo que hoy llamamos ?socialismo? ? doctrina vigente en Europa ? no tiene mucho (o más bien nada) que ver con la economía social de mercado de sus inicios. Tal vez esté equivocada, pero cuando hablo de gobiernos socialistas (o socialdemócratas) hago referencia – entre otras cosas – a gobiernos que hacen hincapié en una distribución mayor de la riqueza: impuestos escalonados que dependerán de los ingresos de cada ciudadano y que luego se redistribuirán a través de la educación, la salud, el desempleo, etc. A pesar de que hoy en día la tendencia en Europa sea la de elegir gobiernos de derecha, no se puede negar la influencia de medio siglo de políticas sociales que han creado Estados (en tanto que instituciones) sociales que están ahí para quedarse. Nadie en Europa Occidental podría concebir la desaparición de la salud pública, de la educación pública, etc. y no solo porque son ?gratuitas? ? y de excelente calidad ? sino porque son una respuesta a derechos que los ciudadanos han ido adquiriendo a pulso en estos países.
    Me encanta que haya citado a Friedrich von Hayek ? para serle sincera es uno de mis autores favoritos, admiro su lógica aplastante ? es absolutamente genial? sin embargo no estoy en lo absoluto de acuerdo con sus postulados? ¿ha leído Derecho, Legislación y Libertad? Es fascinante y aterrador al mismo tiempo: la justicia social no existe ? el éxito lo justifica todo ? liberalismo absoluto ? sálvese quien pueda? y los que no puedan salvarse, que mueran aplastados?
    Tal vez sea idealista ? como Ud. afirma en su artículo -, ninguno de los países que han adoptado el socialismo son perfectos, la pobreza existe incluso en los países más ricos ? sin embargo no puedo evitar pensar que, a pesar de todos sus defectos, moralmente es una doctrina que respeta mis valores e intenta preocuparse un poco más por nuestro prójimo.
    Ahora, esta ?defensa? que he hecho del socialismo NADA tiene que ver con las políticas del Sr. Correa o del Sr. Chávez ? son verdaderas aves de rapiña que se han servido de una doctrina que podía atrapar la imaginación del pueblo para manipularlo y lograr sus propios fines… es vergonzoso – y sin embargo es lo de siempre? solo que con disfraz nuevo.

  3. Francisco Rumbea Pavisic

    Segun Wikipedia

    Economia Social de Mercado: «Los defensores del modelo de Economía Social de Mercado sostienen que el sistema económico más eficiente y que genera mayores niveles de riqueza es la economía de libre mercado, pero para que esta funcione bien, necesitaría mantener un alto nivel de competitividad, de tal manera que toda la sociedad resulte beneficiada del libre comercio; para cumplir con ese rol, el Estado debería tener una activa política contra los cárteles, monopolios y oligopolios, ya que esas deficiencias del mercado atentarían contra la economía libre, y por ende contra el bienestar y la estabilidad social»

    Socialismo: «El socialismo es una ideología política que designa aquellas teorías y acciones políticas que defienden en principio un sistema económico y político, basado en la propiedad o posesión democrática de los sistemas de producción, su control administrativo por parte de los mismos productores o trabajadores y del control democrático de las estructuras políticas civiles por parte de los ciudadanos, en muchas ocasiones a través de los métodos de propiedad colectiva o la propiedad estatal»

  4. Francisco Rumbea Pavisic

    Querida Lectora:

    Antes que nada muchas gracias por sus comentarios, siempre es grato este intercambio con los que leen nuestros articulos.

    Como vera de las definiciones anteriores socialismo y economia social de mercado son conceptos muy distintos. Sin embargo, son ilustrativos de lo que generalmente tiene los nuevos socialistas: una preocupacion por la cuestion social.Cuestion social que tambien me preocupa a mi (este es un buen tema para un proximo articulo).

    El socialismo al que me refiero es el socialismo de mercado. Una economia donde las empresas son de propiedad y estan controladas por el Estado pero venden sus productos en un mercado competitivo. Este socialismo es distinto al socialismo totalitario y se parece un poco mas al capitalismo democratico.

    No obstante, mi argumento en resumen es el siguiente: (1) el socialismo de mercado tiene una tendencia al totalitarismo (e.g. nazismo y fascismo), (2) el Estado interventor del socialismo de mercado es un mal proveedor de bienes, (3) el socialismo de mercado burocratiza el problema economico y busca los objetivos de los politicos de turno enajenando sus ideales iniciales.

    Este ultimo punto no es menor, porque aunque se pudiera salvar el primero y reducir el impacto del segundo; finalmente, el tercer elemento siempre lo termina ahorcando al sistema. Por eso es que lo idealistas socialistas terminan frustrados con sus encarnaciones locales de su ideologia y siempre suenan que se puede hacer mejor.

    Pero en otros paises del mundo se ha vivido mas bien tranquilo porque el socialismo es moderado. Creo que Ud. compartira conmigo que este gobierno propone un esquema socialista con inclinacion totalitaria, aunque a muchos no les guste reconocerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *