Opinión

Forajidos y Majaderos

Me alegró oír al Presidente, en relación con el caso Isaías, decir que el Gobierno no es de revanchas y que está dispuesto a escuchar propuestas, porque me preocupa ver la cantidad de pérdidas económicas que se producen en el país cada vez que el Gobierno toma Empresas o administra cualquier bien. La forma de ganar votos ofreciendo puestos a los afiliados al Partido del Gobernante, método criticado a Guevara Moreno, Bucaram y Lucio, está siendo la manera de hacer política de nuevo.

Por otro lado, uno no sabe qué creer cuando el Presidente asegura que eran 50 majaderos a los cuales la mayoría aplastante de 400 debía “enseñarles a ser democráticos” y lo vimos salir protegido y escondido de esos 50 majaderos que mostraban sus manos abiertas con papeles de NO, pegados en sus palmas (al menos esto es lo que se vio en la cadena presidencial). No veo diferencia entre los majaderos de hoy y los forajidos de hace 4 años (quizás, los forajidos sí portaban palos y piedras). El Presidente estuvo en ambos lados de la medalla. Como forajido, insultaba a Lucio y ahora se siente ofendido cuando majaderos gritan en su contra. Entre los forajidos hubo varios pelucones también. Lo que fue bueno ayer, ¿es malo ahora? ¿Qué hace la diferencia?

Espero que depongamos las actitudes negativas, que dejemos de actuar como gallitos de pelea. No se debe imponer las cosas por la fuerza, sino por la razón. Si la Constitución no es lo que se critica (abortista, etc.), ¿Por qué no se cambia el texto y se corrige? Después de todo, ya ha sido manipulada y cambios positivos, serían bien vistos por todos (menos por los que desean lo malo). El diálogo, pero escuchando al otro, es la base de la comprensión. Es necesario empezar a dialogar con empatía, buscando el bien del país.

Para ser un presidente amado, respetado y bien recordado:

No hay que ser violento, hay que ser firme.

No hay que ser blando, hay que ser respetuoso.

No hay que saber responder, hay que saber oír.

No hay que prometer, hay que cumplir.

No hay que desafiar, hay que armonizar.

No hay que decir, hay que hacer.

No hay que mentir, hay que afrontar la verdad.

No hay que dar caridad, hay que dar empleo digno.

No hay que exigir, hay que dar ejemplo.

No hay que ser vengativo, hay que ser magnánimo.

No hay que crear más leyes, hay que cumplirlas y hacerlas cumplir.

No hay que crear más impuestos, hay que fomentar la producción.

No hay que perseguir a los enemigos, hay que asegurarse de que los amigos no roben ni abusen.

No hay que buscar el cargo para Fulano, hay que buscar al mejor para ese cargo.

No hay que imponer, hay que convencer.

No hay que pensar en el partido, hay que pensar en la Patria.

No hay que ejercer poder, hay que tener autoridad.

Firmeza, Prudencia, Honestidad y Sabiduría son los 4 pilares sobre los que se debe levantar la plataforma de la Integridad de un gobernante. Verdad, Modestia, Justicia y Buenas maneras, son las 4 paredes que deben cobijarlo en esa plataforma y el techo de esa vivienda es el Respeto. Bendito el país al que Dios le asigna una persona con esos atributos para que gobierne a su pueblo.

José Fernando Gómez

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

0 Comentarios

  1. Avatar

    Cuanta razon en sus palabras.
    Leyendolas inmediatamente viene a mi mente el por que esta Guayaquil como esta, y no hay que ser muy listo para darse cuenta de que aqui contamos con una autoridad que tiene exactamente lo que Ud. pide para gobernar.
    Que pena por el Ecuador, que ni remotamente tiene en su mandatario esas cualidades.
    Disfrutemos aqui lo que hasta ahora tenemos, mañana no sabemos que pasara.

  2. Juan Pablo Neira
    Juan Pablo Neira

    Excelente José Fernando, sobre todo la comparación entre los majaderos de hoy y los forajidos del ayer, lamentablemente creo que estamos condenados a la repetición continua de estos hechos, porque simplemente no les hemos dado la importancia, la relevancia, el peso que le corresponde y el Presidente es el último que debería tomar estos hechos con la insoportable levedad que los toma.

    No se puede llegar a la prosperidad desalentando la empresa, no se puede reforzar al débil debilitando al más fuerte, no se puede ayudar al pequeño abatiendo al más grande, no se puede ayudar al pobre destruyendo al rico, no se puede aumentar la paga arruinando al que da trabajo, no se puede progresar serenamente gastando más de lo que se gana, no se puede promover la hermandad humana predicando el odio de clases, no se puede instaurar la seguridad social usando dinero prestado, no se puede ayudar continuamente a la gente haciendo en su lugar aquello que puede y debe hacer sola.

    No lo digo yo, lo dijo hace más de 120 años Abraham Lincoln, tal vez por eso Estados Unidos es un verdadero imperio y ecuador solo ha tenido emperadores de pacotilla.

  3. Avatar
    Mauro Cerbino

    Es indudable que la decisión del voto en el referéndum aprobatorio de la nueva constitución representa al mismo tiempo el apoyo o no a la acción gubernamental. Aunque sería deseable que nos concentremos en el análisis de los contenidos del nuevo marco constitucional, comparándolo con el que está vigente, también puede ser útil dibujar unos escenarios postreferéndum.

    La victoria del sí significaría la continuidad de un proyecto que se viene consolidando desde al menos los últimos dos años, con una ideología reconocible como progresista no obstante la heterogeneidad de posiciones que aglutina.

    La aprobación del texto constitucional estaría en sintonía con la voluntad de cambio que ha sido expresada claramente en cuatro ocasiones electorales, y que de algún modo ha ido configurando una hegemonía aunque sea sólo de tipo electoral. No me parece que haya habido nada de particularmente problemático en la actuación de la mayoría de la Asamblea Constituyente que pudiera producir un repensamiento significativo en el electorado que ha votado para ella.

    Por otra parte, una victoria del no, a la que contribuya el voto nulo y blanco, obliga a plantear una pregunta: ¿Sería una opción o alternativa ideológica al proceso en curso? Lo dudo. Es tan amplio y diverso el espectro de posiciones que se plasman en las decisiones de votar no, nulo y blanco, que resulta muy complicado si no imposible poder vislumbrar minimamente una alternativa viable.

    Esto querría decir que una victoria del no sería la entrada a un espacio muy confuso en cuanto a gobernabilidad. No es sólo por el hecho de que vuelve un Congreso cesado por la Asamblea de plenos poderes y que perdió legitimidad en el referendum que abrumadoramente se decidió por el proceso constituyente.

    También se puede prever una muy difícil relación del Congreso con el Ejecutivo si podemos razonablemente imaginarnos que éste último no actuaría replegándose o abandonando su proyecto, a pesar de la debilidad en la que se encontraría por la negativa expresada en las urnas.

    No sabría decir qué consecuencias produciría la interrupción de un proceso constituyente en el cual el país ha confiado. Si bien ha sido un proceso muy rápido, podría pensarse que la velocidad requerida es directamente proporcional a la exigencia de superar las múltiples crisis políticas que el Ecuador ha vivido en los últimos doce años – crisis institucionales y especialmente de legitimidad política ? y a la imperante necesidad, desatendida históricamente, de construir un país más justo e incluyente.

    Las opciones del no y del nulo tienen en común, políticamente hablando y más allá de las motivaciones individuales, que son la expresión de una actitud de histerismo, de un cuestionamiento per se, con el que esgrimen argumentos que van desde moralizar la política hasta generar el miedo, intentando desalentar el afán de cambio. El cual, a su vez, no debería en absoluto traducirse en la entrega de un cheque en blanco a la mayoría del momento.

    Es la ciudadanía y no sólo los medios, los analistas, los leguleyos, los líderes políticos, que debe ejercer el control necesario para que ello no suceda

  4. Juan Pablo Neira
    Juan Pablo Neira

    Señor Cerbino, con el respeto que se merece, me parece lo escrito por usted, mucha, demasiada palabrería, un intento en extremo fútil de defender lo indefendible, sobre todo si sabemos que el gobierno de la revolución ciudadana tiene un deficit de U$3,500 millones de dólares en un presupuesto que supera los 11.000 millones. Y que sabemos que esos 3.500 millones de dólares serán financiados con deuda externa, eso quiere decir que vamos a pagarla todos, incluso usted. El gobierno del socialismo del siglo 21 se lo ha gastado todo y le pregunto a usted señor Cerbino ¿en qué se ha gastado tanta plata? ¿talvez en la arrolladora campaña por el sí? Claro!!! para eso hay bastante dinero, vamos a ver que es lo que hace este genio de la economía cuando el precio del petróleo siga bajando. Viva el socialismo carajo! La pobreza ya es de todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *