Opinión

Campaña Calmosa

Por todos es conocido que el Gobierno de Correa desde que asumió el poder el 15 de Enero del 2007 se ha mantenido en una permanente campaña electoral cuyo financiamiento ha salido de los bolsillos de los propios ecuatorianos.

Luego de descabezar al Congreso Nacional y a otras Instituciones como el Tribunal Constitucional, el Supremo Electoral, etc, se volcó de lleno a conseguir que la mayoría de los Asambleístas que elaborarían el Proyecto de Nueva Constitución pertenezcan a su partido o movimiento político y, que aquellos que tenían alguna afinidad con su Socialismo del Siglo XXI, como el MPD, Pachacutick, Comunistas, etc, conformen alianzas de forma tal de obtener un gran bloque que logre confeccionar una Constitución a su medida; hay que reconocer que lo logró.

Aprobado el Proyecto de Nueva Carta Política por el bloque mayoritario de alzamanos, y con el rechazo de la oposición integrado por las minorías, la nueva tarea del Presidente Correa es conseguir que gane el SI, para lo cual continúa utilizando todos los medios económicos que tiene a su alcance incluyéndole hoy el lanzamiento de planes como “ Socio Siembra” dirigido a los ingenuos Agricultores y cuyo real trasfondo es el empadronarlos para tenerlos como futuros militantes de su movimiento que en nada difiere con el chavismo venezolano.

La campaña del Gobierno ha sido solitaria, sin oponente, galopando, sin necesidad de mayor apresuramiento; la oposición ha brillado por su ausencia. Los únicos que realmente han tratado de excitar la gran cantidad de barbaridades que contiene el Texto Constitucional, ha sido la prensa y aquellos que desde sus columnas tratan de hacer corriente de opinión. No se puede desconocer a otro gran opositor que reclama por la pérdida de la Autonomía Municipal y la Centralización de los servicios, Nebot. Las Iglesias Católica y Evangélica hicieron oír sus voces recién cuando el texto de la Nueva Constitución ya estuvo corregido y aumentado, permitiendo el aborto, la unión homosexual, las restricciones en la educación, etc. Los pataleos de quienes hicieron la oposición en la Asamblea cesaron y, se ha circunscrito a no más de 6 ó 7 Asambleístas que siguen refutando, mientras el resto mantiene un silencio cómplice.

Las reacciones al texto elaborado en Montecristi plagado de errores e ilegalidades y auspiciado con los dineros de los ecuatorianos, recién se empiezan a oír. La campaña por el NO ha sido nula o muy tibia y prácticamente manejada a través de correos electrónicos, noticieros de TV, cuya llegada al pueblo, es bastante escasa. Es recién con el problema de la Universidad Católica y la agresión a los jóvenes estudiantes que el NO se empieza a sentir como una corriente más fuerte y los espacios de reflexión ganan importancia. Mientras tanto LA CAMPAÑA HA SIDO CALMOSA.

La corriente por el NO debería centrarse en aquello que ha sido reconocido por todos los Asambleístas sin excepción, el texto ha sido cambiado introduciéndole reformas importantísimas y suprimiendo principios fundamentales que tornan la Carta Política en inaplicable. Correa reconoció públicamente que existen barbaridades en su contenido; pero lo peor es que se pretenda hacer modificaciones al articulado a través del llamado “Congresillo”, bestialidad jurídica introducida en el Régimen de Transición que no debe ser aprobado en el Referendum.

0 Comentarios

Responder a daniela garziani Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *