Opinión

La partidocracia

Acusar a la Partidocracia del pasado, (agrupación de varios partidos políticos) de todos los males del país, ha sido el caballo de batalla del gobierno actual, queriendo justificar su inoperancia e inacción en las obras contratadas y ordenada su ejecución en forma directa con el amparo de emergencia, sin concurso ni licitación, como el caso de la rehabilitación de la red vial nacional la que el Sr. Ministro de Transporte y Obras Publicas ofreció estaría lista hasta fines de este año, incluyendo la construcción de 7 puentes similares al 4to puente sobre el río Guayas y que ahora se rectifica señalando que la rehabilitación de la red vial nacional estará lista en 2 o 3 años, lo cual si es lógico técnicamente, pues la primera aseveración era pura demagogia política. Imposible de cumplir.

La reina de los males, la partidocracia del pasado, remplazada ahora por la nueva partidocracia manejada desde Carondelet, la que realiza los cambios y toma las decisiones de acuerdo con el libreto presidencial que efectúa los cambios que señalan como transformaran el país en beneficio de todos, cuidado ese slogan de que la Patria ya es de todos, se transforma en la Patria ya no es de nadie, por el desorden y abuso centralista que es lo que propicia el libreto constitucional publicado el domingo 27 de Julio/08, en diario EXPRESO. En la práctica, la historia se repite, solo lo bueno esta del lado que señala el mandante en el ejercicio del poder y todo lo malo cae del lado de los que opinan diferente.

La nueva partidocracia es la nueva mayoría de partidos políticos, que la conforman: Alianza País, en el ejercicio del poder y con mayoría absoluta en todos los estratos del poder, ejecutivo, legal, electoral y legislativo, y Socialismo, Comunismo, MPD, Pachacutic, RED e Izquierda Democrática, quienes han asumido la responsabilidad del cambio, pero no del cambio que todos deseamos, cambio de estructuras caducas que ya fracasaron en el camino del tiempo, que ya quedó atrás, nadie quiere volver a mirar ni a pensar en el pasado. No más Congresos manejados por teléfonos. No más Asambleas ordenadas por 15 Asesores convertidos en Bureau Político, haciendo cumplir las órdenes impartidas desde Carondelet.

No se quiere el cambio de dueño o patrón del país, se quiere un Presidente que guíe y oriente el destino del país, hacia la inversión que genere trabajo, desarrollo y prosperidad, que permita que todos los ecuatorianos tengan una buena educación, acceso a un adecuado sistema de control de salud, a una plaza de trabajo estable que posibilite el desarrollo económico de la familia, para eliminar la droga y el delito que esta creciendo y minando el crecimiento armónico y social de la juventud. NO queremos mas atropello a la dignidad de quienes no piensan igual que el Sr. Presidente, basta de ofensas y calumnias con apelativos de pelucones, como la que el sábado 26 expreso despectivamente del Rvdo. Padre Federico Gagliardo, Párroco de la Iglesia de los Ceibos. Si el Sr. Presidente conociera la extraordinaria trayectoria de servicio social que desarrolla permanentemente y desde hace muchos años el Padre Federico, por lo que se ha hecho acreedor del respeto y cariño de mucha gente de dentro y fuera de la Parroquia, con seguridad que recriminaría a su pariente chismoso por el cuento que debe haberle hecho y buscaría el perdón de Dios, en la bendición del Padre Federico.

Se termina el mes de Julio, el mes de la fundación de Guayaquil y con él ojala se vaya la farsa y la mentira hecha canción Patria, para seguir con la planificación, contratación y ejecución de las obras Municipales, que marcan el extraordinario desarrollo y progreso de Guayaquil, lo que la ha convertido en un ejemplo nacional e internacional, para orgullo de todos los que realmente se sienten orgullosos de vivir y compartir diariamente la solidaridad y ese calido y fraterno calor guayaquileño.

Mantengamos en alto nuestra acción y decisión de exigir el respeto a toda forma democrática de vivir que nos conduzca hacia una ordenada y autentica autonomía, para alentar y cristalizar el anhelo de ser autónomos con solidaridad nacional.

Lo que queda de Julio y el mes de Agosto servirá para el análisis y revisión de todos los cambios, arreglos y acomodos realizados en el amanecer de las últimas sesiones de la partidocracia, mayoría Asambleísta, para concretar los cambios que NO deseamos y que nos quiere imponer la partidocracia Asambleísta.

Agosto debe ser el mes de “La Democracia y de la Autonomía” como camino hacia el verdadero cambio positivo, hacia el desarrollo permanente de Guayaquil y del país entero, por eso nuestro slogan de Agosto debe ser “Democracia y Autonomía”, con el fin de lograr el verdadero cambio que todos deseamos.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *