Opinión

Ese no fue el trato que hicimos en las urnas

A veces me parece que los ecuatorianos estamos pasando por un “proceso de negación”, más o menos como el que le ocurre a una persona cuando repentinamente pierde a un ser querido en un accidente y lo primero que hace es decir…

“¡No – No – No”… ¡No es verdad!…

Digo esto porque algunos ciudadanos aparentemente no creen que una catástrofe esté tocando a las puertas de nuestra Democracia… Y porque no me acabo de convencer que oí, al presidente Correa decir que el Congreso se tiene que ir a su casa…

También lo digo porque resulta increíble, que el presidente afirme que la Asamblea Constituyente, ya tiene poderes absolutos para hacer los cambios e implementar, crear y hacer; todo lo que considere pertinente. (¿…?).

El proyecto de restarle poder al pueblo y querer fomentar el fraccionamiento paulatino del país, es motivo de honda preocupación entre los Guayaquileños, porque parecería que el presidente también pretende dividir a la ciudadanía.

La apreciación es que el presidente está sembrando cizaña y odio, no solo entre los pelucones y los “chiros” si no también entre regiones, etnias, razas y clases sociales… Lo cual resulta ser más peligroso que jugar con candela…

El presidente aparentemente tiene una opinión muy pobre de la gente que lo eligió, y parece desconocer la arrolladora verdad que contiene aquella frase de Abraham Lincoln, que traduciéndola diría así:

"Se puede engañar a toda la gente por parte del tiempo y a parte de la gente por todo el tiempo… Pero no se puede engañar a toda la gente – todo el tiempo…"

Incluyo ese axioma en el artículo, porque es evidente que un gran sector de la patria empieza a dudar de la sinceridad de las palabras del presidente Rafael Correa, y ese es un mal presagio para quién después de casi un año, apenas si ha empezado a gobernar…

En el convencimiento de que aún estamos a tiempo para expresar pacíficamente nuestro descontento por los abusos que a corto plazo el gobierno pudiese cometer…

Les propongo un análisis basado en la franqueza y en la verdad…

Siendo testigos de lo que está ocurriendo en Bolivia y en Venezuela, resulta indispensable evitar a tiempo los problemas que hoy están viviendo los ciudadanos de esos dos países hermanos. Y considerando que las circunstancias que han causado esos disturbios, son demasiado parecidas a las nuestras…

Resulta imperativo que todos tratemos de evitar más descontentos, a consecuencia de los cuales, pudiésemos tener – a muy corto plazo – tragedias similares que lamentar cuando el pueblo ecuatoriano; también salga a las calles a demostrar su descontento con el gobierno…

Para evitar mayores males… Talvez convendría que los medios de comunicación colectiva presenten – por lo menos durante una semana – el texto del reglamento que se nos presentó para ser aprobado en la más reciente consulta popular…

Porque la ciudadanía, tiene que volverlo a leer y analizar la posibilidad de pedirles – de la manera más comedida – al “Presidente” y a los miembros de “La Asamblea”…

Que se abstengan de exceder los límites de su mandato.

Presento esta pequeñísima rama de olivo motivado por la preocupación que causa entre nosotros lo que el presidente Correa reiteradamente afirma: Que “La Asamblea” ya tiene plenos poderes para hacer todo lo que se le antoje…

Considero, que el presidente Correa está en un gravísimo error, porque la Asamblea Constituyente aún no tiene esos “Plenos Poderes” para hacer cambio alguno sin la previa aprobación del pueblo ecuatoriano.

Es menester recordar que el voto mayoritario del pueblo solo “autorizó” la creación de una asamblea constituyente y que ésta solo tiene poder para redactar el texto de una nueva constitución y para proponer cambios en la estructura general del estado. Y que el trato sigue siendo…

“QUE EL PUEBLO SE RESERVÓ EL DERECHO DE APROBAR O RECHAZAR TALES “PROPUESTAS” EN LAS URNAS DE UN PLEBISCITO”…

En todo caso, si el presidente Correa aspira algún día a tener transparencia y legitimidad en su gobierno, tendrá que respetar y exigir que se respete la voluntad que el pueblo claramente expresó en las urnas de la “Consulta Popular”…

0 Comentarios

  1. Avatar
    liliana guerrero aguirre

    Excelente editorial, lo que ud. ha escrito es la triste historia del Ecuador, que estamos viviendo.

  2. Avatar
    Eduardo Roura

    Estoy seguro que el dia que se voto para que se realice la asamblea constituyente, es decir en la primera consulta. En la rueda de prensa que dio el presidente dijo casi textualmente.
    «Todo lo que se apruebe en la asamblea debera ser sometido al referendum para su aprobacion y aplicacion»
    Soliciten a los canales copias de esa rueda de prensa, seria un arma contundente para defender nuestro derecho y que se respete el estatuto que es «mandatorio» obedecerlo porque eso fue lo que se aprobo.

  3. Avatar
    Eduardo Roura

    Los Asambleistas de «minoria» deberan luchar por que se respete el estatuto, no pueden violar lo establecido. El argumento de que los cambios en el «marco Institucional» no necesitan referendum aprobatorio es una falacia, que me digan si esos «cambios» estaran escritos «fuera» de la constituion o son «parte» de la constitucion. De hecho son parte del texto constitucional, inclusive si fueran articulos transitorios. Los plenos poderes fueron concedidos «para» un objetivo especifico, cuya aplicacion «solo» entrara en vigencia «si el mandante lo aprueba en un referendum»

  4. Avatar
    Guillermo Franco

    NADIE PODRA CONTROLAR A LA ASAMBLEA.

    Ningun asambleista que no sea de izquierda podra conformar ningun cargo
    en la directiva de la asamblea ni vocalias.

    Para ejercer los plenos poderes, los asambleístas emitirán mandatos constituyentes. Ayer también quedó claro que, una vez conocidos los contenidos del reglamento interno, propuesto por el mayoritario Acuerdo PAIS, las decisiones de la Asamblea no podrán ser impugnadas ni controladas por cualquier poder constituido, y que las resoluciones que surjan del ejercicio de su soberanía no irán al referendo aprobatorio.

    YO CREO QUE YA ES DEMASIADO TARDE ESTAMOS EN LAS MANOS DE CORREA Y DE LOS 80 ASAMBLEISTAS DEL GOBIERNO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *