Opinión

El probable zarpazo a la Junta de Beneficencia de Guayaquil

Hasta un ciego puede ver la clara intensión dictatorial del presidente de la república para terminar con todas las instituciones autónomas y administrativamente exitosas de la ciudad de Guayaquil.

Ningún Guayaquileño que quiera a la ciudad y aún los más recalcitrantes Correistas, pueden negar que existe un plan maquiavélicamente preconcebido y fríamente ejecutado para atacar a Guayaquil.

Para ello, el totalitarismo del siglo XXI primero crea la polémica con declaraciones presidenciales. Luego propicia el enfrentamiento entre los mismos conciudadanos y al final recurre a una serie de artimañas legales que son elevadas a dirimencia en los tribunales timoratos y subyugados al poder, para que agachando la cabeza concedan sumisamente todas las órdenes del ejecutivo, con lo que queda legalizada la ilegalidad consumada.

Ahora, la Junta de Beneficencia de Guayaquil está en la mira del voraz apetito de los enemigos de la ciudad.

Esta horda de envidiosos sometidos al liderazgo del principal antiguayaquileño de la patria, pretenden meter sus garras en una de las instituciones más autónomas y representativas de la auto suficiencia y el espíritu cívico de los Guayaquileños.

Para ello se ha dicho que la Junta está compuesta por cuarenta pelucones que no representan al pueblo de Guayaquil. Se dice que la clase pobre no está representada en su directorio. También se ha dicho que esta institución maneja millones de dólares a través del monopolio de la Lotería Nacional. Igualmente se ha dicho que recibe recursos de los que menos tienen al cobrar dinero público a través de los guachitos, por lo que la contraloría debería intervenirla. Dicen también que una institución que genera tantos recursos económicos a través de la lotería, debería por lo menos dar la mitad de sus ganancias al estado, para que exista una nueva redistribución de la riqueza para el pueblo pobre, etc. Bla, bla bla.

Para esto se valdrán de la leguleyada de que la junta es una entidad de servicio público, pero de derecho privado.

Y siendo constituida legalmente de esta manera, de servicio y beneficio público, tiene que ser manejada por el estado e intervenida por ello.

Todas estas mentiras demagógicas se configurarán en una reforma constitucional ya preparada y que se convertirá en ley mediante la asamblea, con lo que jurídicamente será legalizado este robo y se justificará la intervención estatal dentro de la institución Guayaquileña.

Lo que estos enemigos de Guayaquil no se han puesto a pensar es en la forma, en que la junta ayuda a la patria, cuando suple las deficiencias hospitalarias y educativas que tiene el gobierno nacional.

Así por ejemplo, el conjunto de Hospitales generales, la maternidad, el pediátrico, el psiquiátrico, los colegios, el hospicio, los cementerios y tantas otras unidades, suplen la terrible deficiencia que el ejecutivo tiene en estas obligaciones que deberían ser de exclusiva responsabilidad del estado, pero que gracias a adjudicación voluntaria de los Guayaquileños a través de la junta, la misma ciudad atiende sus propias demandas, así como la del resto de los ecuatorianos que acuden a sus puertas.

Les hago una pregunta: ¿Cuántos hospitales psiquiátricos tiene el gobierno nacional en todo el Ecuador?….La respuesta es simple:

La junta de beneficencia no le pide dinero a nadie, ni tiene que depender de la caridad del estado y peor aún de los caprichos del transitorio mandatario de turno. La junta es administrada por Guayaquileños, con dinero Guayaquileño, pero para beneficio de todos los ecuatorianos.

Como nacido en esta ciudad, le advierto al presidente de la república que no podrá meter la mano estatisadora en nuestra institución.

Desde ya le digo al mandatario que pelaremos por la junta para impedir que nuestros recursos pasen a saciar los voraces apetitos centralistas.

Desde ya, el economista deberá entender que para intervenir a nuestra institución tendrá que pasar por encima de los cadáveres de aquellos que peleando por ella, estamos dispuestos a entregar nuestra vida para impedírselo.

¡Que linda concha tiene el gobierno!… solo las instituciones solventes y administradas con eficiencia son las que le interesa. Solo lo que está bien es lo reclamado por el estado. ¿Por que en lugar de tratar de lesionar a los guayaquileños y a la ciudad de Guayaquil no se dedica a trabajar?

Como Guayaquileño no permitiré que se consume este nuevo atraco. No me atemorizan las amenazas, ni la cárcel o las consecuencias. Tenemos que luchar contra la tiranía y morir si es necesario para evitar la estatización de las instituciones de Guayaquil.

Solo en el precio pagado por una muerte digna, se encontrará el sentido a la razón de la existencia.

0 Comentarios

  1. Avatar
    Fabrizzio Jara

    Apreciado Dr.:

    He leído sus tan acertados editoriales y concuerdo con usted en gran medida…
    Mi pregunta es para Usted, porque yo no sé qué responderme…
    ¿Piensa Ud. que el Gobierno esté empujándonos a una guerra civil cuyo escenario podría ser nuestra ciudad?
    Afirmo esto, en virtud de que incluso aquí, en Guayaquil, están sumamente polarizadas las posiciones en torno al Gobierno, hecho que nos pudiera llevar a una lucha fratricida.
    Incluso, con riesgo de una secesión de Guayaquil, junto a quienes quieran adherirse a ese movimiento de progreso y libertad cuyo portaestandarte principal siempre ha sido nuestra urbe…
    Recuerde Ud. la frase en nuestro escudo…
    Por Guayaquil Independiente…
    ¿No será que la historia, desde siempre, nos está llevando, y cada vez más, hacia allá?

    Cordiales saludos,
    Fabrizzio.

  2. Avatar
    miguel j solano

    vivo en Guayaquil hace 35 años, de paso conoci a rafael correa en el coelgio san jose la salle, todavia no entiendo siendo guayaquileño, cual es el plan para desarmar entidades que funcionan eficientemente, pero esta claro el proposito, yo me anoto a defender a guayaquil y sus entidades que le han dado prosperidad.

  3. Avatar

    Me ha llenado de indignación lo que se ha dicho de la junta y pienso igual que usted. Pero de usted es de la primera persona que lo he escuchado. Cuando se dijo semejante barbaridad de la junta?

  4. Avatar
    ernesto gomez

    yo no soy pelucon,soy cholo y pobre, estoy estudiando la universidad para salir adelante,pero estoy dispuesto a defender a mi ciudad guayaquil al igual que ustedes,y disculpen el mal lenguaje,pero ya estoy cabreado de que los centralistas se quieran llevar todas nuestras instituciones, segun ellos para manejarlas mejor pero en realidad son una manada de hienas que estan al asecho para agarrar lo que pueda y dejar a nuestra ciudad sin nada.
    el puerto y los malecones no se los llevan porque no pueden,pero no me sorprenderia que los quisieran ver destruidos.
    abajo el centralismo, viva guayaquil y recuerden,estoy dispuesto a defender a mi ciudad porque yo soy 100% hauncavilca.

  5. Avatar
    Margarita Arosemena G.L.

    Sobre la Defensa a la Junta de Beneficencia pienso que es una de las instituciones guayaquilenas que debe ser defendida e intocada por el gobierno central, acaparador, despota y autoritario. La Junta y todas las insituciones guayaquilenas creadas por guayasenses para los guayasenses y los ecuatorianos deben ser preservads del zarpazo del Centralismo del Siglo XXI. Nuestras instituciones las hacemos con trabajo tezon y esfuerzo para beneficio de todos, por lo tanto en vez de merecer envidia y odio lo que merecen es el aplauso de todos. La Junta de Beneficencia ha sido galardonada internacionalmente por su excelente gestion. Esto hay que hacerlo publico.No podemos esperar que pase lo que con la Peninsula para reaccion a favor de nuestras instituciones, de Guayaquil y del Ecuador. Reformulo la invitacion a los Plantones Civicos en la Plaza Rocafuerte cada jueves a las 17h30.

  6. Avatar
    Diana Moreno

    la Junta se ha comportado monopólicamente:

    * una ley obliga a tener permiso antes de hacer una rifa. cada vez que alguien pide permiso, la junta saca la ley de 1894 y se opone.

    * cuando no le dan la razón a la junta y autorizan el sorteo, la junta les obliga a los vendedores a no coger cartones de otros sorteos, so pena de retirarles la venta de lotería y sus juegos.

    * la junta impidió que el d. quito use la marca ?la gorda? para su sorteo anual, a través de sacar la raspadita ?el gordo?.

    * ejemplos, sorteos que fracasaron: telebingo, la del D. Quito, la del consejo provincial de pichincha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *